Mientras la noticia de su designación al frente de la cartera económica fuera recibida con unánime aceptación por todos los sectores del Frente de Todos, Silvina Batakis se reunió este lunes por la mañana con Alberto Fernández en la residencia de presidencial. La flamante ministra de Economía llegó a Olivos a las 8:30, en un Toyota Corolla gris con vidrios polarizados. Se estima que en el transcurso de la mañana se conocerán los detalles de su asunción.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, destacó que «es unánime» en el seno de la coalición oficialista la aceptación de Silvina Batakais para asumir al frente del Ministerio de Economía en reemplazo de Martín Guzmán, y aseguró que se trata de una «economista de excelencia y de una gran experiencia, que ha tenido enormes responsabilidades a lo largo de su vida profesional». En declaraciones formuladas esta mañana a la prensa al ingresar a la Casa de Gobierno, Manzur consignó que Batakis asumiría su cargo «probablemente en el transcurso de la tarde», una vez que se finalicen los trámites para poder oficializar el nombramiento.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En tanto, al ser consultado sobre si habrá otros cambios en el gabinete, el funcionario respondió: «Por ahora el Presidente no ha tomado esa decisión, cada uno de los ministros sigue en su área del trabajo». En ese marco, afirmó que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, a quien definió como un dirigente de «de una larga trayectoria y un amigo en lo personal», hoy cumple «una tarea muy importante a cargo de la Presidencia de la Cámara de Diputados» y seguirá «colaborando como lo viene haciendo hasta ahora» desde ese cargo.

Sobre Batakis, Manzur señaló que es una dirigente a la que «conoce hace hace mucho tiempo, economista de excelencia, con una gran experiencia y que ha tenido enormes responsabilidades a lo largo de toda su vida profesional». En esa línea, estimó que «probablemente en el transcurso de la tarde» de hoy Batakis «estaría haciéndose cargo del área de Economía», tras la renuncia de Martín Guzmán el último sábado.

Además, sostuvo que la incorporación de Batakis al Gabinete, al frente del Palacio de Hacienda, «tiene que ver con la dinámica propia del Gobierno y la gestión luego de la partida de Guzmán», dijo y añadió: «Cada uno de los ministros responsables de las carteras sigue en su área de trabajo».

También, Manzur destacó el «diálogo extenso» que ayer mantuvieron el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner para definir al sucesor de Guzmán en el Palacio de Hacienda. «Hablé con todos los gobernadores y muchos referentes de nuestro espacio, y la aceptación de Silvina Batakis es unánime», subrayó Manzur.

El camino de su designación

El presidente Alberto Fernández designó a Silvina Batakis como nueva ministra de Economía luego de mantener reuniones durante todo el domingo para afinar junto a sus colaboradores más estrechos y con referentes de los sectores del Frente de Todos (FdT) el rediseño del Gabinete nacional a partir de la renuncia que ayer presentara Martín Guzmán.

La gran duda es si la llegada de Batakis será el último cambio en el Gabinete. En las pocas horas transcurridas desde la salida de Guzmán y la confirmación de la flamante ministra de Economía hubo una danza de nombres que incluyó modificaciones en casi todo el organigrama ministerial. Pero ninguno se confirmó y habrá que esperar que sucede el lunes.

La designación de Batakis fue informada a Télam por fuentes oficiales en una jornada atravesada por llamados y encuentros que se aceleraron desde el domingo por la mañana y que tuvo un momento clave en un diálogo telefónico mantenido esta noche por el Jefe de Estado y la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Solo minutos después, la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, confirmaba que Batakis será la nueva encargada de la cartera de Economía a través de su cuenta de Twitter.

La renuncia de Guzmán a la conducción del Palacio de Hacienda se dio a conocer sorpresivamente ayer, en simultáneo con un acto en memoria de Juan Domingo Perón que encabezaba la titular del Senado en la localidad bonaerense de Ensenada.

Mientras la Vicepresidenta señalaba sus reparos a la intransigencia en las políticas de reducción del déficit fiscal, Guzmán -que en la semana había vuelto a insistir con la necesidad de reducirlo- daba un paso al costado a través de una extensa carta difundida al mismo tiempo desde su cuenta de Twitter.

Desde el sábado por la noche, la Quinta presidencial de Olivos se convirtió en el epicentro de la política nacional. Ya en la mañana del domingo, Alberto Fernández fue recibiendo a sus colaboradores y tuvo tiempo para compartir unas primeras impresiones antes de la llegada del titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien arribó minutos antes de las 11 en la camioneta Hyundai de color negro en la que suele desplazarse entre la Ciudad y el norte del conurbano bonaerense.

Hasta las 14, el jefe de Estado dialogó de manera extensa con el titular del Frente Renovador quien, además de ser uno de los socios «fundadores» de la coalición de Gobierno, sirvió de articulador con los restantes sectores involucrados.

Fue por esa hora que el exintendente de Tigre se retiró de Olivos para dialogar con personas de su confianza y, cerca de las 17, volvió a la Quinta para continuar con las negociaciones para la reorganización del Ejecutivo, que podrían incluir su ingreso al Gabinete en un rol central para la administración.

A las 17.30, ingresó a la residencia el jefe de Gabinete, Juan Manzur, quien a primera hora había llegado a Buenos Aires desde su natal Tucumán para sumarse al cónclave. Con él llegó el mensaje de los gobernadores y del peronismo: todos se encontraban expectantes de la redefinición, pidiendo el diálogo entre Fernández y Cristina Kirchner.

También la oposición se mostró preocupada por la situación y la mesa nacional de Juntos por el Cambio pidió «la máxima responsabilidad institucional» al Gobierno nacional.

Mientras tanto, fueron pocos los dirigentes del FdT que quisieron expresarse públicamente con las excepciones del diputado sanjuanino José Luis Gioja y el senador formoseño José Mayans, y, en general, primó la cautela a la espera de la definición.

En el caso de Mayans, jefe del bloque del FdT en la Cámara alta, pidió «bajar los desencuentros» en la coalición oficialista y consideró que el nombre del reemplazante del renunciante ministro de Economía, Martín Guzmán, debiera darse a conocer lo antes posible «para llevar tranquilidad a la población».

«Ahora es necesario bajar todos los desencuentros», exhortó Mayans en declaraciones a la emisora on line Futurock que luego difundieron sus voceros, y remarcó que, en el contexto actual, «lo más importante» es evitar «el sufrimiento de la gente» ya que Argentina se encuentra «ante una situación altamente compleja».