Los gobernadores peronistas le pidieron al presidente Alberto Fernández suspender las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias de agosto de 2021 y formalizaron así una jugada que viene sobrevolando la agenda. En Buenos Aires, el distrito electoral más importante, el gobernador Axel Kicillof deberá negociar con la oposición cualquier modificación a la ley.

La solicitud a Fernández llegó luego de la firma del pacto fiscal de parte de los gobernadores peronistas y con el apoyo también de algunos opositores, bajo el argumento del riesgo epidemiológico pero también por una cuestión de costos. El presidente les puso una condición: que haya consenso total. Kicillof avaló el pedido, y aunque todavía es sólo una posibilidad, días atrás admitió que es un tema que viene charlando con los intendentes.

La ministra de Gobierno bonaerense, Teresa García, sostuvo que el tema comenzará a debatirse en el gabinete provincial el miércoles, pero admitió que el factor sanitario pesa. «En mi opinión, una elección en medio de una situación de pandemia es riesgosa», dijo a Tiempo y agregó que no se sabe aún cuánto tiempo llevará el plan de vacunación que el gobierno prevé iniciar en enero para los bonaerenses incluidos en los grupos de riesgo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La suspensión de las PASO a nivel nacional debería ir acompañada de un cambio a nivel provincial, ya que en Buenos Aires rige la ley 14.086 que regula las internas para los cargos provinciales y municipales. Cualquier modificación obligará a Kicillof a consensuar con Juntos por el Cambio, que tiene mayoría en el Senado provincial y puede trabar los proyectos. En este marco, la oposición podría insistir con un pedido recurrente del espacio que es el uso de la boleta única de papel, como parte de una reforma política más amplia.

El dato ya generó repercusiones en la oposición bonaerense. El presidente del bloque de diputados de Juntos por el Cambio, Maximiliano Abad, cuestionó la «intención permanente de cambiar las reglas de juego en forma intempestiva lo que genera incertidumbre en una Argentina que demanda previsibilidad». Y agregó que «la reforma del sistema electoral requiere un acuerdo y un consenso amplio de los distintos sectores políticos y no puede estar atado a las conveniencias coyunturales».

El jefe de la bancada de JxC en el Senado, Roberto Costa, admitió que «es una movida que complica a la oposición» y pidió saber los motivos por los que se suspenderían las primarias. «En principio, queremos saber el porqué, ponerse en contra de entrada es imposible. Mantenemos firme nuestra idea de que si no hay compulsa interna de los partidos es lógico suspender las elecciones primarias, pero si hay compulsa interna habría que mantenerla».

Kicillof debate hoy con la oposición su apoyo al proyecto de Presupuesto 2021 y la ley impositiva. El debate pasa por los recursos y las obras que llegarán a los municipios en el año electoral. Juntos por el Cambio hace pesar su mayoría y pide un fondo por 17 mil millones de pesos, más la condonación de los préstamos otorgados a las comunas para afrontar gastos de la pandemia, topes en el impuesto inmobiliario a las propiedades de mayor valuación, una baja en Ingresos Brutos para las financieras y también cargos en los organismos de control y empresas del Estado. La negociación está en marcha pero las posiciones todavía están lejos. El oficialismo trabaja para intentar sesionar el 17 de diciembre.

La aprobación de ambas leyes es clave para Kicillof que ya planifica cómo reactivar la provincia tras la pandemia, con la mira puesta en el año electoral. El eje de su plan es la obra pública. El mandatario prevé duplicar la inversión en infraestructura -que alcanzaría los 180 mil millones de pesos, según detalla el presupuesto- para construir 10 mil viviendas en 2021, y también rutas, obras hidráulicas, líneas de alta tensión, agua y cloacas, escuelas, cárceles e infraestructura hospitalaria.

El gobierno calcula que la inversión, entre las obras que se reactivarán y las que se harán de cero, generará casi 120 mil puestos de trabajo: 39 mil directos y 80 mil indirectos que impactarán fuerte en la economía provincial. El principal capital para las legislativas será mostrar gestión.