En Télam, los trabajadores recibieron el Día del Periodista con temor a perder su trabajo en medio de despidos y una persecución política por parte de las autoridades de la agencia estatal.

Tras el despido de Andrea Holgado, trabajadora del área Audiovisual, esta semana fueron echados otros tres empleados, esta vez del área administrativa.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Frente a los nuevos despidos, el martes por la tarde la Asamblea General de Télam declaró, por unanimidad, el cese de tareas desde el mediodía hasta las 18.30.

También anunciaron que el jueves habrá otro cese de tareas entre las 13 y las 17 para permitir la participación en la movilización de todos los trabajadores de prensa del país desde el Obelisco al Ministerio de Trabajo de la Nación.

Los trabajadores denunciaron que estos despidos se dieron en el marco de una persecución política e ideológica dentro de la agencia, conducida por Rodolfo Pousá bajo la órbita del titular de Medios Públicos, Hernán Lombard, y destacaron una nota publicada en el diario Clarín sobre «200 trabajadores kirchneristas que aún se desempeñan en la agencia».

«Hoy fui formalmente despedida de TelAm con 6 años de planta después de dos semanas de acoso laboral y persecución política por parte del gerente de contenidos audiovisuales Pablo Pla (ex notero de Crónica) y la subgerenta de nuevas tecnologías Magdalena Cash. El argumento es » conducta inapropiada» lease: negarme al cambio compulsivo de tareas”, contó Holgado en redes sociales.

Tras su despido, el Sindicato de Trabajadores de Prensa (SITRAPREN) consideró que «es evidente que se trata de un claro caso de persecución ideológica, que debe tener un tratamiento urgente”.