El fin de semana pasado, y como se viene haciendo desde hace tiempo, desde Cambiemos organizaron un nuevo timbreo, pero las cosas no se dieron como lo esperaban, al menos en el municipio de General Ramírez, Entre Ríos.

Resulta que el intendente José Gustavo Vergara frenó en las calles 10 de junio y Arroyo de la China en una casa de una vecina que hacía unos días había sido despedida de ese mismo municipio y recibió al funcionario arrojándole el agua caliente del termo para el mate.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Su madre y su esposo también increparon a Vergara, quien recibió, además, el mate por la cabeza.

El intendente, que hizo la denuncia en la policía, tuvo que ser atendido por quemaduras y se estima que tendrá alrededor de tres semanas de recuperación.