Los trabajadores del Bar Plaza Dorrego, en San Telmo, permanecen en las instalaciones de la calle Defensa 1098 en forma de reclamo por salarios adeudados. Denuncian que hace más de dos años los patrones no realizan los aportes y contribuciones a la obra social y jubilatoria. Y que cierran el bar en horarios y días de mayor afluencia de público, que en su gran mayoría es turista.

“La situación actual del conflicto es que los trabajadores vienen sufriendo un retraso en el pago de salarios. También de los aportes, obra social y jubilación. Están sin cobertura de salud. Tampoco cobran asignaciones familiares. El último pago que se hizo fue en cuotas, además, no cobraron el mes de agosto y la empresa está haciendo un cierre del lugar en forma paulatina”, explica a Tiempo el abogado Luis Palmeiro.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Y continúa: “Cierran el local los días que más se labura, por lo cual los trabadores corren el riesgo de perder sus ingresos y la fuente de trabajo. Los domingos es cuando concurre más gente, sobre todo turistas. Los trabajadores ya plantearon esta situación ante la patronal, que argumenta que la situación se debe a que unos de los dueños está enfermo”.

“Las personas del turno noche no pueden trabajar porque los dueños cierran el local temprano. Es por todo esto que están realizando una permanencia pacifica para cuidar la fuente de trabajo. Esperamos que la negociación con los patrones sea razonable, no queremos que este conflicto pase a mayores, solo necesitamos una solución. Hay personas que tienen entre 25 y 30 años de antigüedad, si un día vienen al local y se encuentran con las persianas bajas automáticamente pierden todo. A ellos les costará volver a integrarse en el mercado laboral”, asevera Palmeiro.

Por esta situación han decidido permanecer en el cuidado de su lugar de trabajo y de sus ingresos. Según sospechan los trabajadores, los empresarios Rubén y Claudio Yuffera se proponen cerrar el local y dejarlos en la calle. Pero ellos están de pie y con las manos en alto para defender sus derechos y plantear el conflicto ente las autoridades pertinentes con el fin de evitar que más de diez familias pierdan sus ingresos.

Los trabajadores del Bar Plaza Dorrego no analizan la situación como un hecho aislado. Lo hacen en forma conjunta con el desguace que está ejecutando el Gobierno Nacional, que pone a los trabajadores en un estado de absoluta desprotección y abandono laboral.

“Convocamos a todos los compañeros, vecinos de San Telmo, sectores autogestionados a concentrarnos en el Bar con el objetivo de llenarlo para que los trabajadores puedan recaudar dinero. Es la forma que encontramos para generar el ingreso para éstas personas. La verdad es que la están pasando muy mal. Es un gesto solidario para con los compañeros”, concluye, Eduardo Montes, presidente de la Federación de los Trabajadores de la Economía Social (FETRAES).