Los veedores designados por la jueza electoral María Servini para evaluar el funcionamiento de los sistemas informáticos en las recientes elecciones confirmó que la empresa venezolana Smartmatic desarrolló su tarea “de forma totalmente defectuosa”. Las conclusiones indican que a las 21.15 existía “información suficiente” sobre los resultados de los comicios, pese a lo cual “no se pudo dar información hasta las 22.30”.

Juan Franchino, el director general de Tecnología del Consejo de la Magistratura, remitió este lunes el resultado de la veeduría al secretario electoral, Martín Seguí, en el marco de la acción judicial caratulada “Frente de Todos — Nacional c/ Estado Nacional — Ministerio del Interior Obras y Vivienda de la Nación y otros s/  amparo — Medida Cautelar”

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según las conclusiones de ese reporte, “el Recuento provisional de resultados funcionó de forma totalmente defectuosa”, a punto tal que “no se pudo poner a funcionar en la sala de veedores, funcionó sólo un rato en las terminales de los fiscales, tuvieron que bajar la aplicación de fiscales y a pesar de tener información suficiente a las 21.15, no pudo dar información hasta las 22.30”.

El reporte indica que “durante el escrutinio provisorio se pudo observar que el primer sistema, el de transmisión de telegramas (SDT), que consistía en la novedad en este escrutinio y que había generado dudas, funcionó adecuadamente y en forma segura”.

Sin embargo, los problemas se focalizaron en la parte del operativo que fue exclusiva responsabilidad de la empresa venezolana contratada por primera  vez para este acto comicial, Smartmatic.

El trabajo recomendó que “para el próximo acto eleccionario sería necesario que la empresa Smartmatic mejore substancialmente la aplicación de consulta y la Dirección Nacional Electoral (DINE) haga pruebas intensivas sobre la misma”.

Los resultados del estudio ya fueron notificados al Frente de Todos, a la Dirección Nacional Electoral del Ministerio del Interior, al Correo oficial de la República Argentina y al representante de la Empresa Smartmatic.

También podés leer:

El gobierno y Smartmatic no pudieron explicar los problemas del escrutinio

El negocio detrás del escrutinio: la trama de relaciones entre el gobierno y SmartMatic