El intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, de Juntos por el Cambio, firmó el decreto 342/20 que “reduce el monto en concepto de honorarios mensuales al personal contratado, un 5% para quienes perciban menos de 30 mil pesos y un 10% a quienes perciban más de 30 mil pesos”. La medida llegó el 23 de abril, después de que el Ministerio de Desarrollo Productivo tomara la decisión de hacerse cargo del pago del 50% de los salarios de las empresas afectadas por la cuarentena.

A contramano de las políticas nacionales y provinciales, el ajuste anunciado por Valenzuela también abarca a quienes forman parte de la planta permanente ya que “suspende el pago de bonificaciones a las jornadas de 10, 15 y 18 horas”, e incluso elimina el concepto de presentismo y puntualidad establecido en el régimen municipal.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Gran parte de los afectados son los trabajadores precarizados que facturan bajo la modalidad de monotributo y perciben salarios en torno a los quince mil pesos.

Pero en el caso de quienes tienen mayor estabilidad, la reducción podría escalar incluso hasta un 50%, debido a la eliminación de ítems que son fundamentales en el salario de bolsillo, según sostuvo un referente del Sindicato de Trabajadores Municipales de Tres de Febrero, en diálogo con este medio.

“He decidido una baja de mi sueldo y del de los secretarios, como esfuerzo para ayudar a salir de la crisis que estamos viviendo”, anunció públicamente Valenzuela el 12 de abril, mediante una transmisión en las redes sociales, en la cual omitió adelantar el recorte que sufrirían los empleados que perciben los haberes más bajos.

El gobierno municipal argumentó el ajuste en la caída de la recaudación producto de la pandemia. Pero, frente a esta situación la Provincia ya había anunciado una asistencia financiera inmediata de mil millones de pesos para que sean distribuidos a los municipios, a través de la coparticipación y el Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la contención Fiscal Municipal, que consta de ocho mil millones de pesos y podrá ampliarse hasta doce mil millones de pesos para contribuir con el pago de salarios.

Luego de las presentaciones formales por parte de los representantes gremiales, el gobierno de la Provincia tomó intervención y dictó la conciliación obligatoria con fecha para el miércoles 29 de abril, esperando arribar a un acuerdo.

En caso de que no haya una marcha atrás, estas disposiciones se harán efectivas de forma retroactiva desde el 1 de abril, es decir que se verán reflejadas en el próximo recibo de sueldo que perciban los trabajadores del municipio.

El caso de Tres de Febrero además podría sentar un precedente para que esta política sea replicada en otros distritos que están bajo la conducción de Cambiemos. Tanto es así, que este lunes la diputada nacional Myriam Bregman anticipó a través de su cuenta de twitter que funcionarios de Horacio Rodríguez Larreta están pidiendo en la Legislatura porteña que los autoricen a escalonar el pago de salarios.