La visita a Buenos Aires del consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, dejó abierta la posibilidad de una próxima reunión entre el presidente Alberto Fernandez y su par norteamericano Joe Biden. En la Cancillería estiman tres posibles escenarios de una cumbre entre ambos antes de fin de año, como parte de los gestos con la nueva administración demócrata, desde que Donald Trump dejó el poder en enero de este año.

La primera opción que bajaran surge el 20 de septiembre en Nueva York. Ese día comienza el debate general de la 76a Asamblea General de las Organización de Naciones Unidad (ONU). Allí Fernández ofrecerá su segundo discurso ante el organismo desde que asumió la presidencia. Podría encontrarse con Biden en el marco de la Asamblea. También existe la posibilidad de que sea recibido en Washington durante los días siguientes, pero el nuevo inquilino de la Casa Blanca casi no ha recibido mandatarios extranjeros desde que asumió por razones sanitarias.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Para el mismo mes, el gobierno argentino planifica una cumbre sobre el clima para América Latina y el Caribe, que podría contar con la participación del enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry. Según la agencia Bloomberg, el excanciller del gobierno de Obama está entre los invitados por Fernández, calzado en su candidatura como presidente pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y el Caribe (Celac), que actualmente encabeza el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

La 76a Asamblea de la ONU puede ser el escenario de la primera foto entre Fernández y Biden, como la previa de una reunión bilateral que, si no se concreta en septiembre, tendrá una segunda posibilidad en la 16a cumbre del G-20, que se realizará en Roma, Italia. La reunión de jefes de Estado está prevista para el 30 y 31 de octubre.

La escala romana puede ser una escena propicia para que se concrete una primera reunión bilateral. Tiene un condimento adicional para ambos presidentes: la cercanía del Vaticano, donde el papa Jorge Mario Bergoglio podría recibir a Biden en un primer encuentro cara a cara. Se trata del segundo presidente católico de los Estados Unidos y hasta ahora no hubo precisiones sobre una eventual reunión, aunque la cercanía de la próxima edición del G-20 con la Santa Sede aumenta las incógnitas. Ante el escenario electoral argentino, que concluirá después de las elecciones generales del 14 de noviembre, es poco probable que Fernández sea recibido por Bergoglio en esa cumbre.

También hay una opción no presencial en diciembre. El 9 y 10 la Casa Blanca prepara una “cumbre por la democracia” que reunirá a presidentes de distintas partes del mundo en una videoconferencia. El encuentro es considerado como una alternativa al G-20 en el marco de la disputa estratégica con China, pero el Palacio San Martín no aportó precisiones sobre la participación de Argentina en ese evento que encabezará Biden.

La visita que Sullivan concretó la semana pasada fue la tercera de un enviado de la nueva administración demócrata. Las dos primeras, a principios de abril, fueron  con la llegada del entonces jefe del Comando Sur, Craig Faller, y después aterrizó el director para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional Juan Fernández, que también formó parte de última comitiva que estuvo en el país. «