Luego del rechazo del Presupuesto 2022 en la Cámara de Diputados, el presidente Alberto Fernández se reunió con trece gobernadores en Olivos para evaluar las partidas de cada distrito. El lunes, el ministro de Hacienda, Martin Guzmán, confirmó que no enviarán un nuevo proyecto al Congreso sino que se prorrogará el de este año. ¿Cómo impactan estos movimientos en la opinión pública?, ¿Qué valoración se hace del rol de la oposición?. Tiempo Argentino habló con consultores que coinciden en que son las consecuencias de las elecciones y que estos temas no resultan prioritarios en la agenda de la ciudadanía, a pesar del impacto político que conllevan.

Según un informe de Rouvier y Asociados, la sesión por el presupuesto mostró un reflejo de las elecciones y ante esto el gobierno tendrá que gestionar de manera diferente con las provincias que ya habían acordado su participación en la Ley de Leyes. El sociólogo y director de la consultora, Ricardo Rouvier, indicó que esto le “da poca capacidad de maniobra al Ejecutivo por un tema inflacionario y por los proyectos concretos en las provincias”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Con respecto al impacto en la opinión pública, indicó que no hay demasiado conocimiento sobre el tema. “La evaluación que hará la población es más bien sobre los resultados concretos. Es indudable que el gobierno algo tiene que hacer con la falta de presupuesto, pero va a tener el mismo que este año. Eso lo va a atar o limitar, pero no al punto de que pone en cuestión su relación con la opinión pública. No tiene relevancia para la opinión pública. No conoce cómo funciona el tema. Simplemente queda como un elemento más de la disputa de poder entre el oficialismo y la oposición, como un conflicto más”, le dijo a este diario.

En un sentido similar se expresó la directora de Comunicación de Analogías, Marina Acosta, que indicó que en los sondeos, la mayoría de las respuestas no son certeras. “En los temas relacionados al presupuesto o a la renegociación de la deuda contraída por el gobierno macrista, encontramos altos porcentajes de respuestas de ‘No sabe’. Atribuimos esos niveles a problemas de comunicación gubernamental. El gobierno no logra encontrar una narrativa que pueda hacerle comprender a la ciudadanía el basamento de esos temas. En el caso del Fondo Monetario Internacional (FMI), por ejemplo, llama la atención que cuando preguntamos a los encuestados ‘¿Quién cree usted que tomó la deuda?’, tanto el gobierno de Mauricio Macri como el del presidente Fernández tienen porcentajes similares. Y casi un 20% dice no saber sobre la cuestión. Estos datos revelan un problema muy importante de comunicación”, afirmó Acosta en diálogo con Tiempo.

Con respecto a la oposición, Acosta sostiene que la ciudadanía valora de manera positiva la colaboración con el Ejecutivo en momentos de crisis. “Las elecciones legislativas pasadas fueron un llamado de atención al sistema político en general. La ciudadanía reclamó tanto al gobierno como a la oposición. En nuestros estudios, los encuestados piden que haya consenso entre los actores políticos porque hay una conciencia social muy clara de que el país atraviesa una crisis económica grave. La opinión pública valoró el rol de la oposición en los primeros meses del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, pero fue muy crítica luego, cuando percibió sus movimientos electoralistas en plena pandemia. Desde ese entonces siempre ha criticado su falta de colaboración a la gestión de gobierno en momentos de crisis”, indicó.

El estudio de Rouvier sostiene que lo que pasó en la Cámara de Diputados demuestra que con tantos sub bloques dentro de Juntos será muy difícil desarrollar una política de oposición coherente: “Así como hay halcones y palomas en el PRO, también se expresa en el conjunto de legisladores”.

El analista opinó que la alianza “va a tener que lograr una mesa de acuerdo para poder funcionar en las cámaras porque sino va a tener problemas”. “Son muchos bloques y no sobra el tiempo para votar las cosas. Juntos va a tener que llegar a algún acuerdo de coordinación o administración de las diferencias. Es un tema en el cual las diferencias pueden ser más profundas o menos, pero el problema es la coordinación. Hay que evitarlas dentro de un mismo bloque. Está dividido y esto trae dificultades en la oposición”, dijo Rouvier.