Un relevamiento realizado por la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) en 80 escuelas indica que casi el 45% de las burbujas estuvieron aisladas esta semana. El gremio docente constató que durante los últimos días solo se registró un 20,6% del presentismo por parte de alumnos y alumnas de los niveles Inicial, primaria y especial. Hay escuelas que tienen casi la mitad de los cursos cerrados.

Uno de esos casos es el de la Escuela 23 Distrito Escolar 20. Hay dos auxiliares y tres docentes contagiados por lo que tres de los siete cursos no están activos. Una de las personas enfermas es Gustavo Cañete, que estuvo de paro durante dos semanas pero suspendió la medida después que le descontaron 16.000 pesos de su sueldo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

 “Me contagié Covid-19 y ahora estoy aislado en mi casa, transitando la enfermedad. Yo me adhería a los paros que habían convocado Ademys y UTE- Ctera. Me descontaron 16.000 pesos y volví a la escuela porque era una suma grandísima en proporción a mi sueldo. Estuve una semana dando clases y a la siguiente empecé con síntomas, me contagié yendo a trabajar o dentro de la escuela misma. Yo tomo dos colectivos en horario pico, siempre están llenos y en la escuela tenemos cinco casos más aparte del mío”, le dijo el maestro a Tiempo Argentino.

Otros casos similares se dan en las escuelas primaria 19, Provincia de Formosa, en Parque Patricios, donde hay cinco casos positivos, y en la infantil 12, Ramón J Gené, en Villa Luro. Allí el personal auxiliar también contrajo el virus. El secretario de Condiciones y Medio Ambiente del Trabajo de UTE, Pablo Francisco, indicó que no están dadas las garantías para las clases presenciales en varios de los establecimientos educativos.  “Hay escuelas que están funcionando de manera parcial. No se puede garantizar la presencialidad por la gran cantidad de aislamiento y el cierre de grados. Está pasando en todas las escuelas. Hay algunas que por algunas semanas tiene pocos aislamientos o no tienen y por ahí no pasan más de diez días que ya tienen casos de vuelta. Es una presencialidad ficticia porque no se puede sostener en el tiempo”, le dijo a este diario.

Además, sostuvo que según indica el Consejo Federal de Educación es necesario  hacer una evaluación epidemiológica en situaciones de este tipo. “Hay una normativa que establece que aquellas escuelas que tengan tres o más casos en menos de catorce días se tiene que hacer una evaluación epidemiológica para detectar la posible transmisión intrainstitucional. Estamos exigiendo que en las escuelas donde hay muchos casos en pocos días se realicen evaluaciones epidemiológicas. Dan la pauta de que puede haber una posible transmisión dentro de la escuela. Hay aulas que tienen pocos alumnos porque las familias están decidiendo no mandar a los estudiantes. Los aislamientos son constantes”, indicó.

Según las cifras oficiales, hasta el 2 de mayo se registraron 3220 burbujas aisladas que involucraron a un total de 48.300 personas afectadas, la mayoría de ellas alumnos y alumnas. Durante los 74 días de clases desde que se volvió a la presencialidad el 17 de febrero, se contabilizaron 10.763 casos positivos entre personal y estudiantes.

Desde UTE indicaron que hay casos de grados en nivel primario en el que asiste un solo alumno. Otros en los que a través de la virtualidad, se conectaron más de 70, a los que se le suman 80 con actividades remotas a través de mails o WhastApp.