“Basta de llamadas que se cortan, vamos a obligar a las compañías de telefonía celular a que te den un servicio de calidad”, prometió en octubre el entonces candidato presidencial Mauricio Macri durante su campaña proselitista. La concreción de esa apuesta electoral sigue en suspenso, aunque el jefe de Estado pretende arrancar su segundo semestre de gestión con el lanzamiento del “Plan Nacional de Acceso a Internet Móvil”, una iniciativa estatal que comenzó como un “plan canje” de celulares viejos por nuevos aparatos con servicio 4G. Finalmente no habrá canje. Sino la venta de unos 300 mil aparatos fabricados en Tierra del Fuego, por cinco empresas beneficiadas por su régimen provincial de promoción industrial. Según explicaron a Tiempo fuentes del sector, las cinco empresas que facturarán 420 millones de pesos a partir de este nuevo negocio son: Newsan, BGH, Brightstar, Solnic y Mirgor, esta última la planta fueguina que fundaron hace tres décadas el actual presidente Macri junto a su ex socio, ex compañero de colegio y amigo personal Nicolás Caputo. 

En la primera etapa del plan, las fábricas ensamblarán modelos LG, Huawei y Samsung. Esta última marca firmó en junio de 2014 un acuerdo de fabricación con la empresa Industria Austral de Tecnología (IATEC), una de las tres unidades de negocios que integran el Grupo Mirgor, que empezó con la producción de equipos de aire acondicionado para automóviles, una actividad que transformó a la empresa de Macri y “Nicky” en la mayor proveedora de esos aparatos en el país. Luego sumó la fabricación de cajas de dirección para autos, el desarrollo de artefactos electrónicos de consumo y luego vinieron los celulares. En todos los casos, tanto Mirgor, como las demás empresas radicadas en la provincia de Tierra del Fuego tienen un beneficio impositivo que rige desde 1972 y que les permite producir sin pagar IVA, Ganancias y Derechos de Importación, tres gravámenes federales que, sólo en 2016, le costarán al Estado nacional 30.114 millones de pesos, de acuerdo al monto de dinero que las arcas públicas dejarán de percibir. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE
El costo del régimen fiscal que lleva 40 años de vigencia fue una de las discusiones iniciales de Cambiemos al frente del gobierno nacional. Antes del lanzamiento del “plan canje de celulares”, el gabinete económico discutió “qué hacer con los beneficios fueguinos”, un tema que tuvo momentos álgidos, especialmente cuando el ministro de Comunicaciones de la Nación, Oscar Aguad, se topó con un obstáculo: el costo de los aparatos nacionales para cumplir con la promesa presidencial. Fuentes del sector confiaron que el inminente lanzamiento del plan es el resultado de una dura negociación en la que el gobierno amenazó con importar los aparatos desde China si no bajaban los valores.
 Amigo del alma
“IATEC es el último proyecto de nuestro grupo para utilizar adecuadamente las modificaciones del Régimen de Tierra del Fuego, y el fuerte impulso que el gobierno argentino ha dado a la industria electrónica”, explica la página institucional de Mirgor, una empresa que cotiza en la Bolsa de Valores desde 1994 y fue fundada 11 años antes por Macri y “Nicky”, ambos compañeros del Colegio Cardenal Newman. Por esa influyente institución también pasaron otros funcionarios de extrema confianza presidencial, como Pablo Clusellas, secretario Legal y Técnico de la Nación, que cumplió la misma función en la Ciudad durante los dos mandatos de su amigo como jefe de Gobierno. Su nombre apareció en las revelaciones de los Panamá Papers, como un contacto de alto nivel del estudio Mossack Fonseca.
Actualmente cada acción de la empresa de Caputo cotiza 1440 pesos, una cifra que la pone muy por encima de las acciones líderes del mercado. Gracias a esa misma empresa su actual y único dueño es el vicepresidente del Merval, por decisión de la asamblea de accionistas que integran esa sociedad anónima y nombraron como presidente a Ernesto Allaria. Mirgor no es la única empresa de “Nicky” que cotiza en Bolsa. También lo hace Caputo SA, una constructora con varias décadas en el mercado que fue fundada por el padre del amigo presidencial. Aun así “Nicky” posee el 21% del capital total de la empresa paterna y hasta hace poco controló a SES SA, una constructora que facturó más de 1600 millones de pesos en obras contratadas por el gobierno porteño entre 2007 y la actualidad. Según reveló este diario, fue vendida al Grupo RHUO. 
Respuesta de ministro
El negocio de los celulares que implicará una facturación inicial de 420 millones de pesos para el reemplazo permanente de celulares 2G y 3G por 4G (con el fin de alivianar la saturación de las líneas en funcionamiento), podría implicar la venta de “ocho millones de aparatos”, según informó este viernes La Nación, aunque la cifra fue considerada como “muy optimista”.La comercialización estará en manos de las telefónicas, pero la fabricación corre por cuenta de las ensambladoras fueguinas. 
Ante las consultas de este diario sobre los beneficios del nuevo plan para la empresa del amigo y ex socio del presidente Macri, el ministro Aguad contestó: “No sé el detalle, porque no intervienen todas las empresas, inicialmente se fabricarán las marcas Huawei, LG y Samsung”.

“Pero la empresa de Caputo fabrica Samsung desde 2014. ¿Cuál es su opiniónal respecto?”, repreguntó este diario. “Es un tema privado, todos los que están en el sur proveen al mercado y el Estado sólo intervino para articular al público con las empresas y los bancos”, remató el funcionario que esperará el regreso del presidente de su gira por Alemania para lanzar la iniciativa. «