Organizaciones de izquierda nucleadas en Unidad Piquetera y gremios afines protestaron hoy en Plaza de Mayo en reclamo de salarios dignos y en contra de lo que calificaron de «ajuste» tarifario de servicios, en una jornada en la que buscaron diferenciarse de la masiva movilización realizada por la CGT y la CTA en apoyo al Gobierno y en rechazo a «los formadores de precios».

«Hace falta un paro nacional y un plan de lucha. El descontrol de la economía, la disparada del dólar, los aumentos del precio y la caída del poder adquisitivo son el escenario de la nueva crisis del Gabinete», fueron algunas de las frases de un documento leído en el acto final frente a la Casa Rosada.

Las columnas del Polo Obrero, del Nuevo MAS, del Frente de Izquierda (FIT), del MST y del MTR concentraron en las inmediaciones de Plaza de Mayo y algunas de ellas, incluso, avanzaron desde diversos puntos de la Avenida 9 de Julio, donde se cruzaron con los manifestantes de las centrales obreras que se dirigían hacia Plaza Congreso. A las 16.30, bajo el sonido de bombos y trompetas, todas las organizaciones rodearon el escenario que se colocó sobre la Plaza de Mayo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Al igual que en protestas anteriores, Unidad Piquetera (UP) cuestionó a la dirigencia de las centrales sindicales y rechazó la segmentación tarifaria de los servicios públicos dispuesta por el Gobierno.

También, reivindicó sus pedidos por un aumento para las jubilaciones mínimas, para el sector público y privado, por un salario mínimo, vital y móvil de 105 mil pesos y por nuevas sumas de emergencia para quienes cobran el programa Potenciar Trabajo y monotributistas.

«En vez de salir a rechazar estas medidas y organizar un paro nacional contra el ajuste, llaman a apoyar con fuerza a (el ministro de Economía Sergio) Massa; la CGT y la CTA siguen firmes con el Gobierno y en apoyo al pacto con el FMI», dijeron los referentes de UP en Plaza de Mayo.

Con todo, las organizaciones de izquierda reivindicaron las consignas que sostienen hace meses en cada una de sus jornadas de protesta: «Por un inmediato aumento de salarios, jubilaciones y ayuda social; paro general y plan de lucha».

«El salario está siendo destruido por la inflación y la primera obligación que tiene un trabajador, un dirigente sindical, es reclamar por el salario, por el trabajo genuino, por los jubilados; la CGT no tiene uno solo de los reclamos elementales que tiene hoy la clase obrera y por eso hemos venido a esta plaza», expresó a los medios Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero.

También fueron parte de la protesta los diputados del Frente de Izquierda Unidad (FIT-U) Nicolás del Caño, Myriam Bregman y Alejandro Vilca. «Estamos acá por la situación social-económica, donde la clase trabajadora está pagando el ajuste que está realizando el Gobierno. La CGT y la CTA hicieron lo posible para hacer una movilización para que no moleste al Gobierno y lo que han conseguido es demostrar que la clase trabajadora tiene voluntad de lucha», reflexionó Bregman en diálogo con Télam.

Por el lado sindical también estuvieron presentes la Unión Ferroviaria, la Asociación de Licenciados de Enfermería (ALE), la Comisión Interna del Hospital Italiano y la Asociación de Profesionales y Técnicos (APyT) del Hospital Garrahan. También fueron parte el SUTNA, la AGD-UBA y Ademys.