La gobernadora María Eugenia Vidal parte hacia Estados Unidos como parte de un viaje exprés organizado para disertar en un seminario de marketing electoral, de la mano del consultor macrista Jaime Duran Barba, y sondear posibles inversores para obras hidráulicas.

El viaje a Washington fue planeado para participar en el “Seminario Especial de Estrategia de Campañas Electorales” organizado por la Universidad George Washington en la que Duran Barba es profesor asociado desde hace 20 años. El evento se desarrollará del 7 al 9 de noviembre, en coincidencia con las elecciones presidenciales de ese país.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Vidal, que encabeza el listado de expositores, disertará el lunes sobre la estrategia electoral que la llevó a convertirse en la primera mujer en dirigir la provincia más importante de Argentina. Durán Barba, quien la aconsejó durante la campaña y también lo hace ahora, la pondrá así en la vidriera de la política internacional.

Durante la misma jornada, según confirmaron desde la Gobernación, la mandataria se reunirá con el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina, Jorge Familiar. El objetivo: agilizar un crédito de 380 millones de dólares para obras hidráulicas en la cuenca del Salado. También se encontrará con empresarios. Volverá el mismo lunes por la noche, antes de las elecciones.

El dato político es que Vidal irá a las reuniones acompañada por el subsecretario de Hidráulica, Rodrigo Silvosa. El funcionario suena como candidato para reemplazar al ministro de Infraestructura, Edgardo Cenzón, quien ya avisó que se va antes de fin de año.

La salida de Cenzón es un golpe para la Gobernadora ya que el eje central de la gestión y de la campaña 2017 pasa por la obra pública. Por eso, ahora analiza dividir en dos la cartera que dejará vacante el economista cordobés: por un lado, Infraestructura y, por otro, Servicios Públicos. Silvosa quedaría a cargo de la primera, mientras que otro funcionario de Cenzón, Edgardo Volosín, podría ocupar la segunda. En La Plata, sin embargo, niegan que la sucesión y la división estén definidas.