Todo el arco político salió este mipercoles en repudo a la actitud del fiscal de la ciudad chubutense de Rawson, Fernando Rivarola, que aceptó el pedido de la defensa de los cinco imputados de la violación en grupo de una chica de 16 años y ninguno de ellos, con la nueva calificación, será encarcelado.

Rivarola disminuyó la calificación de «abuso con acceso carnal» a «abuso sexual simple» y consideró que se trató de un «accionar doloso de desahogo sexual».

«No toleramos más que se le dé la espalda a las víctimas. Es necesaria una reforma de la Justicia y que se investigue a fondo el accionar del fiscal en esta causa», sostuvo el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro. 

La ministra de las Mujeres, Elizabeth Gómez Alcorta, consideró que «llamar “desahogo sexual” al “abuso sexual” en el marco de una causa judicial es absolutamente repudiable» y consideró que «es la clara evidencia de la falta de perspectiva de género en la administración de justicia y de la ausencia de capacitación de muchxs integrantes del Poder Judicial».

Ambos cuestionaron la decisión a través de redes sociales mientras que los hashtags #DesahogoSexual y #ViolaciónEnManada escalaban en Twitter. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La investigadora, socióloga, historiadora y feminista argentina Dora Barrancos dijo a Télam: «Es un desquicio esa decisión del fiscal, es totalmente desapegado del sentido común que se va construyendo en la mentalidad de buena parte de operadores de la justicia, y seguramente va a prosperar un pedido de juicio político para este funcionario». «Ni lo más articulado y resistente del patriarcado de hoy en las canteras del poder judicial puede estar de acuerdo con este fallo, es absolutamente contrario a derecho», aseguró.

La diputada del Frente de Izquierda, Romina del Plá, declaró que «el fiscal Fernando Rivarola viene a sellar la impunidad de este aberrante crimen de los «hijos del poder. Chubut es la cuarta provincia con más femicidios de país. Los Rivarola son la cobertura política, estatal e ideológica, que garantiza que esta barbarie se siga extendiendo», completó.

La senadora del Frente de Todos por la provincia de Chubut, Nancy González, expresó su «enérgico repudio» a la decisión y exigió que «se dejen de vulnerar de una vez por todas los derechos de las mujeres y se piense en la víctima a la que le arruinaron parte de su vida».

La senadora del Frente de Todos por la provincia de Río Negro, Silvina García Larraburu, afirmó en diálogo con Télam que «Fernando Rivarola no puede formar parte del sistema judicial argentino, además de carecer de perspectiva de género, carece de humanidad; considerar que la violación que perpetra un criminal es un «desahogo sexual» parece salido del medioevo o de un régimen no democrático».

La diputada de Consenso Federal, Graciela Camaño, dijo que «es increíble. No pueden integrar el servicio de justicia cavernícolas. Argentina tiene ley de víctimas, ley Micaela, el femicidio como delito agravado. No se puede desconocer el sentido de las normas y seguir siendo parte del servicio de justicia».

La diputada del Pro, Karina Banfi, señaló que «es un día de reflexión para todas las argentinas, es un año más de Ni Una Menos, llevamos más de 1.500 femicidios a manos de violencia machista y hoy nos tenemos que enterar que el fiscal Rivarola quiere atenuar una violación en manada hablando de ‘desahogo sexual’, así no hay justicia y nos vuelven a violentar o a revictimizar ante episodios como este».