La Cámara de Senadores aprobó el miércoles a la noche la expropiación del edificio y los bienes muebles del Hotel Bauen, que se mantiene hace 14 años bajo gestión de sus trabajadores tras el abandono de los dueños originales de la empresa.

El proyecto, consensuado por varias fuerzas políticas basado en sobre un proyecto de ley del diputado Carlos Heller, declara de utilidad pública y sujeto a expropiación las instalaciones que componen el Hotel, ubicado sobre la avenida Callao casi esquina Corrientes.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También expropia todos los bienes muebles e inmateriales, las marcas y patentes, que tengan relación con la explotación turística, social y comunitaria que se desarrolla actualmente en el Bauen.

El Estado será el encargado de poner el dinero para la expropiación para luego ceder en comodato los bienes a la Cooperativa de Trabajo Buenos Aires una Empresa Nacional Limitada (BAUEN).

El proyecto no estaba incluido en el temario de la sesión, pero fue incorporado sobre tablas por pedido del senador Juan Manuel Irrazábal (FpV-PJ) para “que sea el sector político el que solucione este problema”.

El proyecto contó con 39 votos a favor y 17 en contra. La oposición al proyecto la encabezó el bloque de Cambiemos: “Estamos tratando un proyecto que implica 30 millones de dólares”, alertó la jefa del bloque PRO, Laura Rodríguez Machado, según consignó el portal Parlamentario.com.

En el mismo sentido, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, aseguró: “Dar una fortuna de plata a unos pocos señores es algo que nosotros no vamos a aceptar”.

El radical Luis Naidenoff también se quejó del proyecto, aprobado por los bloques de la oposición: “¿A quién se expropia? ¿Quién es el actual titular del inmueble? No tenemos certezas de la deuda”.

“El ejemplo del BAUEN es una referencia para la lucha de todos los trabajadores autogestionados”, expresó el diputado Carlos Heller, referente del cooperativismo, quien consideró que “es un acto de justicia la expropiación”.

“Desde que los trabajadores se hicieron cargo de la gestión del hotel abandonado por sus dueños, el BAUEN es un ámbito donde las organizaciones populares de distintos signos, sin discriminaciones de ninguna naturaleza, tuvieron un espacio cada vez que necesitaron un lugar para poder desarrollar sus actividades o para alojarse”, valoró el legislador.

“La crisis socio-económica como consecuencia de la implementación de políticas neoliberales, que tuvo su estallido en diciembre de 2001, dejó una enorme secuela de empresas cerradas o abandonadas por sus dueños”, explicó Heller. “Hoy existe un registro de más de 200 empresas recuperadas y gestionadas por sus trabajadores que tienen esta misma característica, que han logrado sobrevivir, sobreponiéndose a las enormes dificultades de llevar adelante empresas quebradas. Los que han logrado eso tienen un mérito que debe ser absolutamente reconocido y valorado”, concluyó Heller.

El texto del proyecto de expropiación: