Volando a ciegas: los problemas de Flybondi y su impacto en la seguridad y el servicio aéreo

Por: Guido Jager / Rodrigo Borrás

La aerolínea de bajo costo ha vuelto a demostrar su incapacidad para cumplir con sus compromisos, ofreciendo un servicio deficiente y generando gastos excesivos a los pasajeros que se ven obligados a adquirir pasajes de última hora en otras aerolíneas.

Esta última Semana Santa más de doce mil pasajeros de Flybondi se vieron imposibilitados de realizar sus viajes debido a la cancelación de vuelos, mientras que otros siete mil experimentaron demoras de hasta trece horas. La aerolínea de bajo costo, que se presenta como la libertad de volar a precios bajos, ha vuelto a demostrar su incapacidad para cumplir con sus compromisos, ofreciendo un servicio deficiente y generando gastos excesivos a los pasajeros que se ven obligados a adquirir pasajes de última hora en otras aerolíneas.

Desde su vuelo inaugural en enero de 2018, que tuvo que aterrizar de emergencia en Ezeiza por un desperfecto técnico, Flybondi ha mantenido un patrón de irregularidades en su funcionamiento. Pero el Miércoles Santo alcanzó un triste récord al convertirse en la aerolínea con mayor proporción de vuelos cancelados del mundo, según el portal especializado en aviación FlightAware, con más del 30% de sus operaciones incumplidas. Esto es consecuencia de un modelo de negocios que lleva al límite la capacidad operativa para maximizar los ingresos: la «low-cost» amarilla mantiene en tierra a seis de sus quince aeronaves por cuestiones de mantenimiento, y bastó con que otras dos quedaran fuera de servicio para provocar cancelaciones masivas. A fin de poder cumplir con su programación en estas circunstancias, Flybondi depende además de la aerolínea Andes, que le alquila sus dos aviones. La compañía ya había cerrado un acuerdo similar con la aerolínea LADE de la Fuerza Aérea en 2022, pero esto tampoco impidió que otros miles de pasajeros se quedaran sin sus vacaciones de invierno de aquel año.

Durante el último fin de semana XXL, presenciamos escenas de viajeros varados en distintos aeropuertos del país, a la espera de información sobre sus vuelos. Las demoras prolongadas dieron lugar a cancelaciones, y los empleados de la compañía hacían todo lo posible para explicar una situación que estaba fuera de su control. Quien mantuvo un llamativo silencio fue Mauricio Sana, el presidente de la firma que suele estar muy activo en las redes sociales promocionando el derecho a volar y denunciando las consecuencias económicas de las medidas de fuerza cuando los trabajadores reclaman por sus derechos. Sana forma parte de una nueva generación de CEOs influencers que tienen una respuesta para todo, excepto para los reclamos contra las empresas que lideran.

En estos seis años de actividad, la línea aérea que algunos sectores políticos presentan como un nuevo paradigma para la aviación en el país, ha protagonizado numerosos incidentes que ponen de manifiesto la precariedad de sus operaciones. El más grave ocurrió en el aeropuerto de Iguazú, cuando un despegue tuvo que ser abortado por causa de un «tailstrike», un contacto anormal de la cola con la pista. Un informe de la Junta de Seguridad del Transporte (JST) reveló que la aeronave estaba desbalanceada y que nadie se había percatado de que los pasajeros estaban mal distribuidos dentro de la cabina. Aunque los manuales de Flybondi describían la importancia de una correcta distribución del peso en el fuselaje, la tripulación de cabina declaró desconocerlo. Además, el documento de la JST evidenció que los despachantes en esa escala no podían conciliar los datos del programa que proporcionaba la ubicación de pasajeros con el que calculaba el peso y el balanceo, debido a que la señal de Internet era demasiado débil en el contenedor que utilizaban como oficina y no permitía el uso simultáneo de más de un software.

Los problemas de Flybondi no se limitan a Argentina. La compañía ha sido multada en varias ocasiones en Brasil por cuestiones relacionadas con la seguridad de la aviación. No obstante, los distintos organismos de control argentinos han ignorado estos episodios. Recientemente, un inspector de mantenimiento de la empresa afirmó en una demanda laboral que rechazó un ascenso por advertir situaciones irregulares que trasladó a los gerentes de producción y calidad sin que fueran atendidas. El técnico denunció que fue apartado de sus funciones y posteriormente despedido después de protestar porque un avión que no estaba en condiciones de volar lo hizo durante tres días, poniendo en riesgo la seguridad de más de mil pasajeros. No se tiene conocimiento de ninguna acción de la autoridad aeronáutica por este hecho.

El DNU 70/23, que sigue vigente, incluye un título dedicado exclusivamente al sector aerocomercial. Fue elaborado con la premisa de que la liberalización del mercado y la flexibilización de los requisitos y controles conducirán a una mejora en la cantidad y calidad de los servicios, lo cual no solo es completamente falso, sino también peligroso. Para implementarse, requiere la aprobación de una reglamentación que está siendo redactada por una comisión de «expertos» compuesta por actores nacionales y, sugestivamente, por empresas extranjeras. Sin embargo, un sector vital para la actividad, como son los sindicatos, no fue convocado.

Los problemas recurrentes de Flybondi y su impacto negativo en los viajeros no sólo reflejan deficiencias operativas, sino también un desafío mayor en términos de seguridad y regulación. Es fundamental que las autoridades correspondientes tomen medidas efectivas para garantizar la seguridad y el bienestar de los pasajeros. De lo contrario, corremos el riesgo de normalizar estándares inaceptables y poner en peligro la confianza en la aviación comercial.

*Rodrigo Borrás es Pro Secretario de Relaciones Institucionales y Política Aérea de la Asociación del Personal Aeronáutico – Guido Jager es trabajador Aeronáutico

Ver comentarios

  • Mi primer vuelvo aereo en Flybondi, el peor. Me lo retrasaron 16 hs!!! Asco de empresa, el servicio, los empleados ni "Hola" te dicen, el que habla con el alta voz no se le entiende nada. Literal fue un dia perdido. A la vuelta perdí el vuelo solo por 5 minutos, se había ido el avión unos minutos antes, llegué 20 munytos antes y no llegué a subirme. Tuve que sacar pasaje en aerolíneas argentinas (otro nivel) el buen trato, la predisposición de las azafatas, excelente. El espacio para sentarse!!! Es impresionante como vale la pena pagar más. Lo barato sale caro!!!

  • Acá en el aeropuerto de Rio de Janeiro, esperando que haya alguien en el mostrador de Flybondi.Nos cambiaron los horarios dos veces

  • El 26 de Marzo realice un viaje a Foz de yguasu para visitar a mi madre .En mi regreso pasé por un shopin que lo llaman Frihop algo así, donde realicé algunas compras baratas ,como colonias cremas ,a todo esto me llama mi hija que llovía mucho aquí en bs as .entonces mande embalar mi valijas .llego a aeroparque mi valija estaba destrozada sin ruedas y mis cosas todas revueltas sucias me robaron tres cremas ,las colonias y objetos personales. Llore de la rabia ,porque en el vuelo había chinos con valijas ,cajas, pasajeros de Estados Unidos. LAS COSAS DE ELLOS LLEGAFON EN PERDECTOS ESTADOS 🤔Preguntas?ellos tienen más prioridad que los argentinos?porque pagan en dolar y los Argentinos no somos nadie💔🤕

  • Yo he viajado en ambos aerolíneas y flybondi... Me han parecido iguales los 2 con buenos y malos momentos, con similares situaciones (por ejemplo los golpes de cola al despegar los he visto también en aerolíneas en Bariloche hace 2 o 3 años, cancelaciones por mantenimiento en ambas, pero más cancelaciones políticas en aerolíneas (paros sindicales). Las low cost no son un invento argentino, funcionan en todos lados. El sistema debe adaptarse porque se quedó en el tiempo

Compartir

Vitico: «Si el trap le gusta a tanta gente algo bueno debe tener, pero lo mío siempre va a ser el rock»

El mítico bajista y cantante de Riff sigue girando, ahora acompañado por una nueva banda.…

45 mins hace

ATE Capital y UPCN: «Denunciamos la intención de desmantelar el Estado»

Daniel Catalano, de ATE CApital, y Andrés Rodríguez, de UPCN, mantuvieron una reunión en la…

53 mins hace

Milei en España: «Estamos incomodando a los rojitos del mundo»

El presidente viajó a Madrid a presentar su libro "El camino del libertario" e insistió…

57 mins hace

Pavement desplegó sus sinfonías de languidez vigorosa e hizo flotar al C Complejo Art Media

La banda comandada por Stephen Malkmus volvió a nuestro país después de 14 años. Desplegó…

1 hora hace

Magalí y su viaje a Francia: la historia que refleja el ninguneo a la ciencia de la gestión Milei

Es biotecnóloga, formada en la universidad pública. Trabaja en nanotecnología aplicada al cáncer. Su proyecto…

2 horas hace

El gobierno pidió al BID dar de baja el crédito que ya estaba asignado para renovar el tren San Martín

Las autoridades nacionales pidieron al Banco Internacional de Desarrollo la reasignación del crédito destinado a…

2 horas hace

Turismo con Cuota Simple sigue hasta fin de año

Se extendió el plazo para comprar pasajes, alojamientos, paquetes y servicios turísticos y viajar por…

4 horas hace

Masacre de Monte: condenaron a otros tres policías y ya son siete los que recibieron penas de prisión

Los efectivos recibieron penas de cuatro años y seis meses de prisión al comprobarse que…

4 horas hace

Las fotos de la semana

Una selección de las imágenes más destacadas del mundo en los últimos siete días.

5 horas hace

Ley Bases: negociaciones contrarreloj del oficialismo, y apuesta de Unión por la Patria a una carta sorpresa

La postergación del dictamen en el Senado alienta a los distintos campamentos a torcer un…

6 horas hace

Sudáfrica denuncia en La Haya que “el genocidio continúa” y pide “detener a Israel”

“Desde el principio, la intención de Israel fue siempre destruir la vida de los palestinos…

6 horas hace

Si la Torre Eiffel no quiere moverse de París, Rubén Díaz la convence y la trae a Argentina

Su arte consiste en colocar íconos arquitectónicos europeos, desde la Torre Eiffel al Coliseo Romano…

6 horas hace