Acusan al canciller brasileño de haber recibido sobornos de Odebrecht

Según ejecutivos de la constructora que se acogieron al sistema de delación premiada´, José Serra se benefició con aportes a cuentas secretas en Suiza.
28 de Octubre de 2016

El canciller brasileño, José Serra, fue acusado de haber recibido siete millones de dólares en forma ilegal en cuentas secretas en Suiza para su campaña electoral de 2010 por parte de la constructora Odebrecht, cuyos ejecutivos negocian con la justicia revelar delitos a cambio de reducción de penas por corromper funcionarios y políticos, informó la prensa local.

El diario Folha de Sao Paulo publicó parte de las delaciones premiadas que dos ejecutivos de Odebrecht, Pedro Novis, titular de la empresa de ingeniería entre 2002 y 2009, y el director Carlos Paschoal, encargado de las negociaciones electorales a políticos del estado de San Pablo, el más rico del país.

Según la publicación, los ejecutivos de Odebrecht dijeron que le pagaron 23 millones de reales (unos siete millones de dólares de la actualidad) en forma clandestina a la campaña de Serra a la presidencia en 2010, cuando el aspirante del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) fue derrotado por Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT).

El grupo Odebrecht, el mayor conglomerado de ingeniería de América Latina, negocia una delación premiada de unos 50 ejecutivos para revelar cómo funcionaba su "Departamento de Sobornos" a la clase política a cambio de reducción de penas y multas.

El heredero del imperio de la construcción civil, Marcelo Bahía Odebrecht, quien fue presidente de la compañía, está condenado y preso por corrupción por parte del juez Sérgio Moro, quien investiga los desvíos en Petrobras que irrigaron el financiamiento electoral con obras sobrefacturadas y realizadas en cartel de empresas.

El depósito del dinero para la campaña del hoy canciller del gobierno de Michel Temer lo negociaron, según los documentos de Folha de Sao Paulo, dos dirigentes del PSDB, Marcio Fortes y Ronaldo Cézar Coelho, ex diputados que participaron de la coordinación de la campaña de 2010.

La delación premiada ha sido la principal fuente de investigación de los fiscales de la Operación Lava Jato frente a la trama de corrupción en Petrobras que alcanzó a todos los partidos.

En el caso de Odebrecht, se espera que estas confesiones de 50 ejecutivos haga estallar el sistema político que está en grave crisis por las revelaciones de financiación ilegal por parte de las principales empresas del país a los partidos.

Los ejecutivos indicaron que el depósito en Suiza no tenía contrapartida, pero Odebrecht oficialmente donó menos de 1 millón de dólares a la campaña presidencial de Serra. La campaña de Rousseff en 2010 y 2014 está también bajo la lupa de los investigadores luego de que el publicista Joao Santana, y su esposa, Mónica Moura, admitieran que Odebrecht le hizo depósitos en el exterior, aunque se investiga cuál es el motivo de esa contribución ilegal.

Las revelaciones de Odebrecht, de acuerdo a la prensa local, pueden causar inestabilidad en el gobierno de Temer y es por eso que varios dirigentes partidarios estudian un plan B para 2017 en caso de que el actual mandatario, ex vicepresidente que apoyó la destitución de Rousseff, aparezca involucrado por los delatores.

El canciller Serra dijo a través de sus voceros que no se pronunciará "sobre supuestas filtraciones de supuestas delaciones acerca de donaciones hechas al partido y reitera que no cometió irregularidades".

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva está procesado en Brasilia en una causa en la cual se investiga si favoreció, a cambio de ventajas, a Odebrecht para ganar contratos en Angola y exportar servicios financiados por el banco de fomento BNDES.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N