Alberto Fernández: "Estamos virtualmente en default"

El precandidato presidencial del Frente de Todos participó de una cena organizada por el Partido Solidario de Carlos Heller. Ante un auditorio de pequeños y medianos empresarios y cooperativistas, trazó un duro diagnóstico de la herencia económica de la gestión de Cambiemos. "Es hora que el FMI empiece a ser corresponsable de las políticas de Macri", juzgó. 

(Foto: Telam)
Por Martín Piqué - @MartinPique
14 de Junio de 2019

Un termómetro de todo candidato que busca votos suele ser el interés que despiertan las actividades en las que se anuncia su presencia. Si ese es el criterio a aplicar con Alberto Fernández, postulante a la presidencia por el Frente de Todos, la respuesta que obtuvo este jueves en la cena organizada por Carlos Heller alcanzará para dibujar una sonrisa en su equipo de campaña. La iniciativa que había surgido de Heller en su condición de titular del Partido Solidario y presidente del Banco Credicoop era reunir a mil empresarios PYME para escuchar de primera mano al candidato del principal polo opositor. La propuesta tuvo una recepción muy entusiasta y así fue que los asistentes al salón Fresno del complejo de eventos de Parque Norte terminaron siendo dos mil referentes de empresas pequeñas y medianas.

Fernández llegó acompañado por su vocero, Juan Pablo Biondi, y tras recibir pedidos de selfies y saludos afectuosos, se sentó en la mesa principal. Allí lo acompañaban Heller y Juan Carlos Junio, del Partido Solidario; Eduardo Fernández, titular de la Asociación de Pequeños y Medianos Empresarios (APYME); más directivos PYMES como Leandro Iraola, del Grupo Corven, que fabrica motos y autopartes en la ciudad santafesina de Venado Tuerto; Alejandro Simón, CEO de Sancor Seguros; Daniel Millán, de la cadena de cosméticos Millanel; Leonor Farías, de la fábrica de precintos de seguridad Berko; y Luis Tendlarz, de la Federación de Industrias Textiles Argentinas (FITA).

Tras sentarse en la mesa y luego de intercambiar algunas frases con los otros comensales –se anunciaba un menú con entrada de fiambre, ensalada capresse, empanadas de carne, bondiola con papas y batatas-, Fernández se desplazó hasta el escenario. Lo acompañaba Heller. Ambos subieron hasta el palco y se sentaron en dos mullidos sillones mientras por detrás, en una pantalla LED, se leía la frase “otro país es posible” sobre fondo verde, el color que identifica al Partido Solidario.

Antes de que Fernández hiciera su discurso, entre la entrada y el primer plato, Heller pronunció unas palabras. En su condición de anfitrión, el líder del Partido Solidario hizo un durísimo diagnóstico de la actualidad económica del país. Luego señaló que en la Argentina existen 610 mil empresas privadas y que el 99% de ellas tienen menos de 600 empleados (por lo que serían pequeñas y medianas).

Heller también recordó que son las PYMES las que tienen más capacidad de dar trabajo y que su actualidad es clave para cualquier reactivación. Mientras el exdiputado hacía estas reflexiones desde el escenario, en otra de las mesas lo escuchaban representantes del sector PYME, pero también algunos empresarios de medios, como Raúl Olmos (del Grupo Olmos, propietario del diario Crónica y otros medios) y Santiago Pont Lezica, dueño de la FM Milenium.

 Fernández arrancó su exposición con una arenga dedicada especialmente para el auditorio que lo escuchaba: eran dos mil mujeres y hombres ligados al mundo de las empresas PYMES y del rubro cooperativo. “Acá están los que resistieron la política de destrucción de la economía y de la industria. Acá están los que van a poner en pie a la argentina otra vez”, aseguró para arrancar. En el primer piso salón Fresno se escuchó un largo aplauso.

...
(Foto: Telam)


Optimismo electoral, realismo sombrío para la economía 

Como en todas sus intervenciones públicas, el candidato del Frente de Todos analizó con dureza y sin contemplaciones los resultados de la gestión macrista. Además, Fernández puso el foco en contestar uno de los latiguillos repetidos por Mauricio Macri: la idea de que no hay otra alternativa a la política económica que viene llevando a cabo la gestión Cambiemos.

“No estamos condenados a morir sin encontrar la salida del laberinto. Hoy lo comentaba en la Asociación Bancaria: vamos a llegar (al gobierno) en un momento muy difícil del país, con una economía muy desquiciada. Pero todos y todas vamos a dar vuelta esta página negra que se empezó a escribir el 10 de diciembre de 2015”, prometió Fernández y otra vez le respondieron con aplausos.

 “La industria perdió 130 mil puestos de trabajo y está funcionando al 60% de su capacidad instalada. El consumo cae día a día. Ya llevamos 38 meses de recesión. ¿Pero qué otra cosa podíamos esperar de estas políticas? Macri nos quiere convencer que el problema son los costos laborales o la ineficiencia de las PYMES. Pero a las PYMES no les podés abrir la competencia con una importación desleal o que las castiguen con intereses usurarios. Las PYMES son las que dan el 70% del empleo en la Argentina”, afirmó Fernández en el inicio de su exposición.

“En los doce años de Néstor y Cristina el salario promedio creció 19%. En cambio, en los tres años y medio de Macri el salario cayó 21%. Todo esto está cuidadosamente urdido por los que creen que el problema de la inflación es la demanda y el consumo. Tenemos que hacer que los argentinos recuperen su salario para que vuelvan a consumir. Tenemos que tener bancas públicas que apoyen al pequeño y mediano empresario”,  subrayó el candidato presidencial.

Uno de los puntos más fuertes de su discurso, sin embargo, apareció cuando el candidato se refirió a la “corresponsabilidad del FMI” en la gestación del “escenario espantoso” en el que, según Fernández, se encuentran la economía y la vida cotidiana de los argentinos. Fernández se refirió al tema con una crudeza y una sinceridad que sonaban como una advertencia sobre lo que ocurrirá en el país en el 2020, incluso a pesar de un triunfo electoral (al que, por otro lado, pareció dar por descontado).

“¿Qué va a pasar el año que viene? No nos van a prestar ni el FMI ni el mercado. Además, el FMI ya sabe que esos dólares se usaron para fugar o para la timba financiera. Por eso ya estamos virtualmente en default. Y estaríamos totalmente en default si el FMI no nos hubiera prestado más y Macri no se hubiera endeudado en 100 mil millones de dólares. Por todo esto es hora que el FMI empiece a ser corresponsable de las políticas de Macri que llevaron a esta catástrofe. ¿Quién se va a hacer cargo de este mal dispendio de divisas que nos cuesta tres mil dólares por mes para sostener este supuesto festival de tranquilidad”, preguntó Fernández en voz alta sin disimular la preocupación.

En otro tramo del discurso, el postulante del Frente con Todos se refirió a las negociaciones con Sergio Massa y a la voluntad de construir el polo electoral más amplio posible. En ese punto se mostró satisfecho y optimista en cuanto a cuáles serán los resultados. “Cuando le di la mano a Sergio (por Massa) sentí que la tarea estaba cumplida”, confió al relatar la escena del martes en las oficinas de la calle México al 300, en San Telmo.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS