Alberto Fernández ya inició el diálogo para ampliar el frente opositor

Tras la decisión de CFK de competir como vice en una fórmula encabezada por su exjefe de Gabinete, el flamante precandidato reavivó los contactos con dirigentes y gobernadores del PJ. El objetivo de fortalecer el frente antimacrista. La intimidad de la decisión y la construcción política del anuncio.
19 de mayo de 2019

“Es con todos.” La frase podría reducirse a un simple hashtag de redes sociales. O a otro eslogan de ocasión que no está acompañado por la voluntad efectiva de concretarlo en el plano de los hechos. La definición, cuya presencia crece en las redes sociales, excede la mera retórica. Y explica el objetivo de ampliación de la base de sustentación política y social que este sábado puso en marcha Cristina Fernández con la fuerza y el empuje de un liderazgo determinante para la vida cotidiana del país. Su anuncio de que se auto-limitará en el rol electoral para acompañar a Alberto Fernández pero en el segundo lugar de la fórmula produjo un terremoto político y, al mismo tiempo, apartó el principal obstáculo para el máximo ensanchamiento de la coalición opositora. El objetivo del renunciamiento –o del enroque entre la reina y la torre- quedó expuesto en un par de declaraciones muy sugestivas, tanto de CFK como del flamante precandidato presidencial. “La coalición que gobierne deberá ser más amplia que la que haya ganado las elecciones”, había dicho varias veces Cristina en una advertencia que, con el resultado puesto, adquiere otro sentido. ‘Alberto’, docente de Derecho Penal, hincha de Argentinos, ex jefe de Gabinete y por varios años número tres del kirchnerismo, agregó otro argumento al contar un diálogo revelador de cómo se gestó la decisión. “El país no necesita a alguien como yo, que divida, sino a alguien como vos, que sume”, fue una de las reflexiones que planteó Cristina el miércoles por la noche, al transmitirle por primera vez la propuesta.

En las primeras horas de la mañana del sábado, como se sabe, el video con la declinación presidencial de CFK circuló como una bomba por las redes sociales. El spot con la voz en off de la senadora había sido preparado durante la jornada del viernes. Hasta ese momento sólo estaban enterados del acuerdo secreto entre la exmandataria y el  aspirante  a serlo unas diez personas muy cercanas a ella: su hijo Máximo, Axel Kicillof, Eduardo ‘Wado’ De Pedro, Oscar Parrilli, Andrés Larroque, Jorge ‘Topo’ Devoto, Tristán Bauer y el vocero de Cristina, Hernán Reibel.

Ese mismo viernes Alberto se preparó para el momento clave en su vida política. Al día siguiente, en horas del desayuno, la sociedad tomaría conocimiento de la noticia que él había mantenido casi en secreto durante 48 horas. Hasta su esposa, la periodista rosarina Fabiola Yáñez, se había enterado recién el viernes. El exjefe de Gabinete comunicó la información a su gente más cercana cuando ya no hubo vuelta atrás. El miércoles por la noche, en la primera charla sobre el tema, Fernández le había sugerido a Cristina que no tomara decisiones “en caliente”. Pero CFK estaba muy convencida, por lo que ratificó su propuesta dos días más tarde.

Habrá sido por alguna filtración, quizá a alguno de sus depositarios se le escapó el secreto: lo cierto es que en la noche del viernes ya había circulado la versión sobre una probable sorpresa electoral que involucraba a CFK y al propio Fernández. Una fuente calificada comentó a Tiempo que el rumor tomó fuerza a partir de una conversación telefónica en la que habría participado uno de los propietarios del Grupo América, cuyos dueños –vale recordarlo- son Daniel Vila y José Luis Manzano. Alberto, en todo caso, se preparó para presenciar la difusión del video acompañado por su gente más querida más algunos allegados de confianza.

Así, el sábado empezó muy lejos de la rutina para el ahora precandidato presidencial: en el living de su histórico departamento de la calle Juana Manso al 700, Puerto Madero, se acomodaron frente al televisor dirigentes de la política, familiares y cuadros técnicos, todo armonizado por música de Litto Nebbia, su amigo personal. A lo largo del día fueron desfilando el bonaerense Santiago Cafiero, hijo de Juan Pablo y nieto de Antonio; los economistas Matías Kulfas y Cecilia Todesca Bocco; el publicista Enrique ‘Pepe’ Albistur; el sindicalista y dueño de Página/12 Víctor Santa María; el legislador porteño Leandro Santoro –quien luego se retiró para asistir a un acto en  Ferro-; el ex diputado bonaerense Fernando ‘Chino’ Navarro, entre otras personalidades. De la lista de invitados formaban parte varios miembros del Grupo Callao, fundado por AF con la idea de apadrinar a graduados universitarios con experiencia en la gestión.

UN MENSAJE QUE CONMUEVE Y CAMBIA TODO


...

La semana había sido agitada para todo el kirchnerismo. La aclaración de la Corte Suprema sobre el juicio del Tribunal Oral Federal N° 2, en la causa de Vialidad en Santa Cruz, había causado inquietud e indignación por las irregularidades cometidas en la instrucción. El inicio del debate, con la expresa intención de ciertos grupos mediáticos y factores de poder en amplificar todo lo que allí se diga para consolidar el rechazo y el odio sobre la figura de Cristina, no era el mejor escenario para desplegar una candidatura presidencial. Una postulación que hasta ahora venía creciendo de modo sostenido. Cerca de CFK, sin embargo, negaron enfáticamente que la declinación estuviera ligada al frente judicial. Alberto incluso comentó a algunos amigos que la ex mandataria, desde hace tiempo, solía bromear con el latiguillo: “Mirá que soy yo o sos vos”. 

Con el spot ya en plena viralización por las redes, CFK recibió una sucesión imparable de comunicaciones telefónicas. Uno de esos llamados lo realizó el titular nacional del PJ, José Luis Gioja. El diputado había visitado a la senadora el jueves, en el departamento que suele usar Florencia Kirchner, en el barrio de Constitución. Cristina lo recibió de muy buen humor mientras jugaba con su nieta, Helena. El ex gobernador de San Juan la notó distendida. Gioja no sabía lo que se estaba gestando. El sábado, cuando la llamó, la expresidenta bromeó por lo eficaz que había sido el secreto. “Yo reivindico muchísimo el gesto de Cristina. No sé en la historia cuántos casos hay como estos, en el que el que más mide y más representativo es hace lo que ha hecho ella. Ahora se empiezan a caer un montón de argumentos que se usaban para insultarla a Cristina. Y Alberto, por otro lado, es un cuadro político destacado. Esto no va a ser ‘Alberto al gobierno, Cristina al poder’. Para nada. Alberto va a contribuir al proceso de unidad nacional, o por lo menos de unidad de la oposición”, aseguró Gioja en diálogo con Tiempo.

La primera reacción de toda la dirigencia política tras la difusión del video fue observar cuáles eran las repercusiones del amplio arco del panperonismo. En especial de quienes representan poder territorial o sectorial, como gobernadores, gremialistas e intendentes. El foco estaba puesto, sobre todo, en los mandatarios provinciales que se habían mantenido equidistantes entre el tándem peronismo oficial/kirchnerismo, por un lado, y el PJ cordobés y Alternativa Federal, por otro. Fernández fue contestando por Twitter las felicitaciones de muchos gobernadores. Todos interpretaban el anuncio de la sorpresiva fórmula como un gesto que fortalecía las chances de la unidad opositora. Los mensajes que iban llegando tenían la firma de Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Juan Manzur (Tucumán), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Lucía Corpacci (Catamarca), Domingo Peppo (Chaco), Sergio Casas (La Rioja) y Gustavo Bordet (Entre Ríos).

Pero las comunicaciones hacia el departamento de AF en Puerto Madero también fueron telefónicas. Desde el entorno del exjefe de Gabinete informaron que el flamante precandidato a presidente conversó a lo largo del día con todos los gobernadores del justicialismo, a excepción de dos: el salteño Juan Manuel Urtubey y el cordobés Juan Schiaretti. Tanto en el entorno de Alberto como entre los colaboradores de Cristina se reconoce al cordobés como un actor importante para el objetivo de correr las fronteras y ampliar las bases de la coalición nac-pop. Schiaretti emergió como una figura con proyección nacional –quizá en el rol de articulador- tras el resultado de la elección provincial. El viernes, antes de conocerse la determinación de CFK, trascendió que el mandatario cordobés convocó a un encuentro a Urtubey, Sergio Massa, Miguel Pichetto, Margarita Stolbizer y el gobernador socialista de Santa Fe, Miguel Lifschitz. Pretenderían, por lo que se sabe, poner los cimientos para otro polo opositor, alternativo al del PJ y el kirchnerismo. Una paradoja de la política de las últimas horas, plena de sorpresas y alineamientos transitorios, es que CFK y el propio Fernández hicieron su aporte para el resultado de Schiaretti: retiraron de la competencia a la boleta de Unidad Ciudadana para unir a todo el voto de impronta peronista. Eso gesto podría tener su correlato desde Córdoba, o no.

Anoche, en el departamento del piso 12 de la calle Juana Manso, ratificaban que la idea es insistir en la convocatoria a los peronistas alineados en Alternativa Federal. La propuesta es acordar con ellos o invitarlos a competir por las candidaturas –presidente, gobernador de Buenos Aires- en una PASO más abarcativa y potente. La comunicación telefónica que ayer mantuvo AF con Massa, de tono “muy afectuoso”, alentó esas esperanzas.  Por ahora, sin embargo, tanto Massa como Schiaretti se siguen mostrando autónomos y completamente ajenos a las determinaciones que toma el PJ oficial.

Habituado a la relación con los medios, Alberto conversó brevemente con los cronistas que hacían guardia en la puerta de su domicilio. Hubo, también, alguna contada entrevista.  “No era este el lugar en el que esperaba terminar. Encaré todo este llamado a la unidad sin proponerme como candidato, precisamente para que nadie piense que estaba llevando agua para mi molino. Las circunstancias hicieron que termine acá, y estoy encantado de cumplir la función. Agradezco mucho a Cristina y a los que acompañaban. Ahora a trabajar. Lo que va a dejar Macri va a ser una Argentina de muy mala calidad. En todo sentido: económica e institucionalmente”,  remarcó. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual