Crisis en Chubut: renunció otro ministro y se profundizan las protestas de los gremios

Se trata del titular de la cartera educativa Leonardo De Bella que siguió el mismo camino que Luis Tirrio su colega en el ministerio de economía. Docentes y estatales ratificaron el paro por tiempo indeterminado y 48 horas de cortes de ruta.
Por Alfonso de Villalobos - @alfondevil
26 de Agosto de 2019

El ministro de educación provincial, Leonardo De Bella, presentó el lunes su renuncia "indeclinable" al cargo que ostenta desde el 2 de mayo de este año. La dimisión se produce con el marco del ascenso de las protestas de los trabajadores estatales y docentes que exigen el pago en término de sus salarios (los perciben en cuotas), el cumplimiento de las paritarias ya suscriptas (con cláusula gatillo) y la reapertura de las mismas.

Se trata del segundo ministro provincial del gabinete del gobernador Mariano Arcioni que renuncia en menos de un mes. El primero había sido el titular de la cartera de Economía Luis Tarrio que presentó su dimisión el 9 de agosto en medio de una escalada de protestas que también forzaron la renuncia de la intendenta de Rawson, Rossana Artero.

De Bella presentó un escrito con fecha del 26 de agosto dirigido al gobernador en el que comunica su “renuncia en carácter de indeclinable” al cargo que ostenta desde el 2 de mayo de este año. Allí asegura que “en la coyuntura política del presente, se vuelve necesario que usted cuente con nuevos interlocutores en la cartera educativa”.

El 1 de agosto de este año, mediante el decreto 828/19, el gobernador Arcioni extendió el "estado de emergencia económica y administrativa", que había expirado el 26 de julio, hasta el mismo día del año 2020. Arcioni, reelecto gobernador con el 38% de los votos en junio de este año había recalado en el cargo el 31 de octubre de 2017 cuando falleciera el entonces gobernador Mario Das Neves a quien secundaba en el cargo de vice.

El estado de emergencia económica y administrativa, en rigor, habilita al ejecutivo a disponer del pago de salarios en cuotas y eludir obligaciones en materia presupuestaria para sostener la infraestructura edilicia de escuelas y establecimiento públicos, entre otras medidas. Se trata de un recurso legal para ampararse ante posibles acciones judiciales en su contra de parte de proveedores o empleados.

Sin embargo, la respuesta de los trabajadores no se hizo esperar y, desde la promulgación del decreto a esta parte, no han cesado las protestas, huelgas, ocupaciones y cortes de ruta que fueron repelidos con represión y hasta la detención de los principales dirigentes del gremio docente provincial, la UTECH, como Daniel Murphy y Magalí Stoyanoff.

Esas detenciones, lejos de amedrentar a los manifestantes, generaron un recrudecimiento del conflicto que para esta semana promete cortes de los accesos a las principales ciudades como Puerto Madryn, Esquel y Comodoro Rivadavia y que, en su momento, generaron la adhesión de los trabajadores petroleros que decidieron “bajarse de las torres” hasta que los detenidos no fueran liberados.

La situación económica de la provincia no parece encontrar una salida en lo inmediato toda vez que el cuadro general de la economía nacional ha agravado las condiciones de financimiento incluso desde la firma del decreto de emergencia económica a esta parte.

El último paquete de medidas del gobierno para intentar paliar el impacto de la mega devaluación post PASO afecta en forma directa a las finanzas provinciales toda vez que se espera un impacto en las regalías petroleras que se verán licuadas por la devaluación y el congelamiento de tarifas así como un retroceso en términos absolutos en la recaudación de impuestos coparticipables como IVA y Ganancias. Al mismo tiempo, el gobierno teme por la retracción de inversiones privadas pautadas por U$S 1.200 millones en la cuenca de San Jorge. El último paquete de medidas del gobierno para intentar paliar el impacto de la mega devaluación post PASO afecta en forma directa a las finanzas provinciales toda vez que se espera un impacto en las regalías petroleras que se verán licuadas por la devaluación y el congelamiento de tarifas así como un retroceso en términos absolutos en la recaudación de impuestos coparticipables como IVA y Ganancias. Al mismo tiempo, el gobierno teme por la retracción de inversiones privadas pautadas por U$S 1.200 millones en la cuenca de San Jorge.
Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS