Cristina espera un fuerte ataque judicial y advierte a los suyos que dará pelea

Decidió no regresar al departamento allanado. En las últimas horas recibió apoyo de organismos y figuras políticas. Preparan un acto multitudinario para el 8 de septiembre.
26 de Agosto de 2018

La Argentina se estremecerá en las próximas semanas. Serán días de mucho nerviosismo, de discusiones en la calle, de polarización, de rabia. Mientras las variables económicas ya permiten hablar de catástrofe cotidiana, la política transita por un dilema cuya definición es difícil de predecir. La principal figura opositora, la senadora y ex mandataria Cristina Fernández, será tratada (ya lo es) como jefa de una asociación ilícita por muchos factores de poder. Se trata de la misma persona a la que millones de argentinos quieren y valoran. A la que reconocen como líder. Pero como ella misma transmitió a colaboradores, a simpatizantes y a las personalidades con quienes se reunió en las últimas horas, Cristina está dispuesta a pelear. El espíritu con el que resolvió afrontar este trance difícil –los allanamientos a sus tres domicilios, la posibilidad de un procesamiento con pedido de desafuero, el riesgo cierto de ir presa- quedó expuesto en el contenido y el tono de su discurso del miércoles en el Senado.

La ex jefa de Estado sabe, en ese sentido, que su compromiso de “no claudicar” conmueve a mucha gente. No por casualidad, en los últimos tres días proliferaron los actos relámpago y las apariciones de vecinos y militantes con banderas de “Fuerza Cristina” o “No me arrepiento”. En esquinas de la ciudad, en los cortes de semáforos, en los puentes peatonales de las autopistas, en pintadas en las paredes. Esta respuesta popular colectiva, que tiene una parte espontánea y otra organizada, tendrá su punto más alto en la concentración que se realizará a lo largo de la avenida 9 de julio el sábado 8 de septiembre. El mensaje central ya no será “la patria está en peligro” o “la patria no se rinde”. Esta vez se concentrará en un nombre propio. En el kirchnerismo, entretanto, se preguntan si el interés político que subyace en la causa de Claudio Bonadio incluye también la búsqueda consciente del caos. El ingreso a un escenario de tensión extrema.

Cristina atravesó las últimas 72 horas con una cotidianeidad diferente a su rutina de todos los días. Mientras transcurrían los allanamientos en su departamento de Juncal y Uruguay, en su casa familiar de Río Gallegos y en la vivienda de El Calafate, la senadora repartió su tiempo entre el Instituto Patria y el departamento de su hija Florencia, en el barrio de Constitución. Está confirmado que CFK no volverá a instalarse en el inmueble de Recoleta. Al menos por un tiempo. En su entorno desconfían del personal no identificado que ingresó y permaneció allí durante más de 13 horas sin la garantía que implica la presencia en el lugar de un abogado defensor. Como se sabe, Carlos Beraldi fue forzado a retirarse a pesar de lo que indica el Código Procesal Penal. Esta extralimitación de Bonadio dejó en una situación muy incómoda al senador Miguel Pichetto. En la sesión del miércoles, Pichetto dijo que los recaudos solicitados por CFK para la diligencia del allanamiento eran innecesarios. “Son cosas obvias. La participación del abogado defensor está en el Código”, salió a cruzarla con aire sobrador. La conducta de Bonadio lo contradijo con crudeza (ver página 13).

El jueves y el viernes, en paralelo a la acción del Poder Judicial, CFK mantuvo reuniones con organismos de Derechos Humanos, intelectuales, figuras de la cultura y del ambiente artístico. El primer encuentro, que duró más de una hora y estuvo cruzado por las demostraciones de afecto, ocurrió el jueves: Cristina recibió a Taty Almeida (Línea Fundadora), Lita Boitano (Familiares de Desaparecidos Detenidos por Razones Políticas), Carlos Pisoni (HIJOS), el jurista Eduardo Tavani y el sociólogo Horacio González, entre otros. Al día siguiente se difundió una solicitada firmada por Abuelas de Plaza de Mayo, Madres Línea Fundadora, Familiares, APDH, Liga por los Derechos del Hombre, HIJOS Capital, Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, Familiares de los 12 de la Santa Cruz, entre otras entidades. El pronunciamiento manifestaba un “explícito apoyo” a Cristina y advertía sobre la persecución judicial, “que no respeta ni siquiera el resguardo de su intimidad o la presencia de sus abogados defensores”. “La realidad nos indigna y nos angustia pero a la vez nos exige estar a la altura del desafío de la resistencia”, concluían los organismos. 

También hubo visitantes extranjeros. El vicealcalde de Barcelona, el argentino Gerardo Pisarello, dirigente del espacio En Comú (cercano a Podemos) y cuyo padre fue asesinado por la dictadura en 1976, se entrevistó con ella el viernes a la tarde. “He venido a agradecerle, como víctima de la dictadura, su valiente política de Estado en materia de Memoria, Verdad y Justicia”, tuiteó Pisarello.  En paralelo a sus actividades públicas, Cristina no descuidó a su familia. El jueves al mediodía, tras la larga sesión en el Senado, festejó el cumpleaños de su nieta Helena. Su hermana Giselle, médica clínica, la acompañó luego al Instituto Patria. Pasó el resto del día cerca de ella. En definitiva, quienes conversaron con CFK en las últimas jornadas coincidieron en una descripción. “No va a claudicar”, contaron a Tiempo testigos de sus palabras. «

Desde el PJ convocaron a un frente patriótico contra Macri

El sector mayoritario del PJ, con una visible presencia de dirigentes kirchneristas, realizó este sábado otro de los encuentros que motoriza el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, bajo el lema “Hay 2019”. La actividad tuvo lugar en el micro-estadio de Ferro, comenzó con comisiones de discusión por temas y concluyó con un acto cargado de fervor en el que los oradores, con aire decontracté, hablaban sentados en un taburete. Rodríguez Saá es, como se sabe, uno de los precandidatos presidenciales de la oposición. La lista de quienes hablaron incluyó a los diputados Axel Kicillof y Hugo Yasky; al intendente de Ensenada, Mario Secco; la ex diputada Diana Conti; la concejala de La Plata Victoria Tolosa Paz; y la ex senadora nacional por Chaco, Elena Corregido. En una jornada en la que abundaron las alusiones explícitas e implícitas a la situación judicial de CFK, Rodríguez Saá propuso la unidad de todo el peronismo y el campo popular “en un Frente Nacional Patriótico”. “El peronismo tiene un apotegma que dice Primero la patria. Hoy ese apotegma significa El límite es Macri. En segundo lugar, el movimiento, es el Frente Nacional Patriótico. Tercero, los hombres: eso lo dirimiremos en una interna con el sistema D’Hont y sin piso”, aseguró el puntano. En sintonía con otros discursos, el gobernador aseguró que el peronismo defenderá a Cristina, aunque no la mencionó de modo explícito.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS