Cuatro años de cárcel para el femicida de Úrsula en una causa previa por violencia de género

El veredicto se conoció esta mañana y coincidió con lo que había pedido la fiscal. “Si la justicia hubiera actuado antes no estaríamos hablando de la muerte de Úrsula”, dijo la mujer que denunció las agresiones del policía Matías Ezequiel Martínez.

22 de febrero de 2021

Matías Ezequiel Martínez, el policía acusado por el femicidio de Úrsula Bahillo, no sólo tenía denuncias previas de la joven de 18 años. También, de parejas anteriores. Una de esas causas previas avanzó hasta llegar a juicio, por el que este lunes el agresor fue condenado a cuatro años de prisión efectiva por violencia de género.

El hecho por el que se lo condenó ocurrió en 2017. Según consignó la agencia estatal Télam, el veredicto fue dictado esta mañana por el juez en lo Correccional 1 de Junín, Héctor Alberto Barbera, y la condena coincidió con lo que el pasado jueves había pedido la fiscal de juicio María Fernanda Sánchez en el marco de la causa por violencia sufrido por Belén Miranda, expareja de Martínez.

Este proceso oral se realizó el jueves pasado en los tribunales de Junín, donde la única declaración fue la de la víctima y el propio Martínez reconoció el hecho cuando se le leyeron los cargos. Voceros judiciales indicaron que el veredicto y la sentencia fueron notificados de manera electrónica a las partes, por lo que el policía no fue trasladado a los tribunales, como sí ocurrió el día del debate.

Finalmente, Martínez fue condenado por los delitos de "lesiones leves agravadas en concurso con amenazas agravadas" y estos cuatro años de cárcel se unificarán con la eventual pena única de prisión o reclusión perpetua que le espera al policía en caso de ser juzgado y condenado por el femicidio de Úrsula.

“Cuatro años vengo luchando para que se haga justicia y esperando mi momento, porque era mi momento, y salió todo como esperaba”, escribió la mujer en su cuenta de Twitter tras los alegatos de la semana pasada. Y advirtió: “Si la justicia hubiera actuado antes no estaríamos hablando de la muerte de Úrsula, pero voy a seguir de pie hasta que se haga justicia por ella”.

Después del femicidio de Úrsula, Belén contó ante la prensa sobre la violencia que había sufrido durante su relación con Martínez. Dijo que era un "protegido" de sus compañeros policías y recordó el día que él la golpeó y la amenazó con un arma. "Una sola vez me agredió físicamente y fue lo peor que pasé en mi vida", contó.

Al recordar el episodio ocurrido en 2017, contó que Martínez llegó un mediodía a buscar su almuerzo y cuando se dio cuenta de que uno de los hijos de ella se había orinado en la cama, empezó a gritar y a cuestionar por qué los chicos no estaban en sus camas, a lo que ella le contestó que si no le gustaba se fuera.

Según Belén, la respuesta de Martínez fue agarrarla del cuello y tirarla contra una pared y luego contra la cama, y una vez que ella estaba en el suelo, sacó su arma reglamentaria y la amenazó con matarla o con suicidarse, mientras simulaba con la pistola.

La joven relató además que Úrsula se había comunicado con ella vía Instagram tres días antes de ser asesinada –el 8 de febrero- y se encontraron y charlaron durante una hora. "En ese tiempo le llegaron como cien mensajes de él, preguntándole qué hacía conmigo, diciéndole que la iba a matar, ella tenía todas las pruebas", apuntó Belén y recordó que, antes de despedirse, Úrsula le dijo: "Si me pasa algo, ya sabés quién me mató".

Martínez, que estaba de licencia como policía bonaerense y con carpeta psiquiátrica, está detenido en la Alcaidía Penitenciaria de Junín, acusado del delito de "femicidio agravado por alevosía y ensañamiento".

El femicidio de Úrsula

Úrsula fue hallada el lunes 8 de febrero cerca de las 20.30 asesinada a puñaladas entre unos pastizales en un campo ubicado a la altura del paraje Guido Spano, a unos 13 kilómetros de Rojas, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, y en ese mismo lugar la policía apresó a Martínez herido.

El femicidio fue descubierto tras un alerta al 911 de un tío del imputado, quien refirió que creía que su sobrino había matado a una joven porque le confesó en un llamado que "se había mandado una cagada". Al llegar al lugar, la policía encontró a la chica asesinada y al hombre malherido, ya que después del crimen se clavó el arma homicida en el abdomen, adentro de su auto. Si bien Martínez intentó escapar a pie por los pastizales, fue reducido y quedó detenido.

Úrsula había denunciado en varias oportunidades a su exnovio por amenazas y violencia de género e incluso el policía tenía una medida de restricción perimetral que había violado dos días antes del crimen.

En relación a la causa, el fiscal Sergio Terrón, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Junín y a cargo de la investigación, ordenó un examen psicológico a Martínez para establecer si está en condiciones de afrontar un futuro juicio oral, y pidió una prórroga de 15 días para pedir su prisión preventiva.

Además, entre las últimas pruebas incorporadas al expediente se encuentra una carta escrita por el policía Martínez encontrada en la billetera de Úrsula junto a copias de las denuncias realizadas por la joven.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual