De pruebas de amor y alineamientos ciegos

(Foto: AFP)
Opinión
Por Ricardo Romero - Politólogo UBA - Analista Internacional
27 de septiembre de 2020

El discurso pronunciado por Bolsonaro en la apertura de la 75 Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), fue la prueba de amor hacia Donald Trump, más allá de que este lo ignoró en su alocución posterior. Es que, el alineamiento político se manifiesta en todos los planos, desde la convergencia en la gestión de la pandemia, priorizando la economía y dejando que se contagien millones y mueran cientos de miles de personas, hasta el hostigamiento al gobierno venezolano, desde las mismas fronteras brasileñas con ese país en Boa Vista - Estado de Roraima.

Tal es así que Jair Bolsonaro permitió que en territorio brasileño, un Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, increpara al mandatario de un Estado soberano, pidiéndole la renuncia a Nicolás Maduro. Acto que fue desaprobado por el Senado y considerado por el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, una “ofensa a las tradiciones de autonomía” de la política exterior de Brasil.

La entrega no se agota en el plano internacional. Bolsonaro, a costa de los intereses brasileños, le dio una mano a Trump para buscar sostener los votos del electorado de la zona media oeste, aceptando la prórroga por otros 90 días de la cuota de exportación sin aranceles de etanol hacia Brasil, favoreciendo a los productores del llamado “cinturón del maíz”, que con eso repetirán el apoyo que dieron a la campaña en 2016.

Este alineamiento ciego de la política exterior brasileña es sostenida por el canciller Ernesto Araujo, quien se niega a pensar una posible derrota de Donald Trump, más allá de que hoy es un escenario posible. De hecho, ya hay advertencias como las del ex asesor de seguridad del gobierno de Trump, John Bolton, quien aconsejó a Brasil comenzar a tender puentes con los demócratas. Algo que ya empezó a pergeñar Néstor Forster, quien aguarda su pliego de embajador en EE UU, con conversaciones con la oposición moderada al gobierno del magnate.

Cabe notar que la mayor preocupación por una victoria del candidato demócrata, Joe Biden, proviene del ejército del gobierno, que está pensando estratégicamente tanto el escenario internacional como el nacional. Es así, que ayer venció el plazo de candidaturas municipales y si bien Bolsonario manifestó mantenerse al margen, quien va a tratar de posicionar una fuerza política es su vice, el militar Hamilton Mourão, tal como lo anticipó Tiempo (6/9/2020).

Las elecciones municipales, que acontecerán el 15 noviembre próximo, posicionarán a las fuerzas políticas para la contienda presidencial de 2022. Mourão alistó candidaturas para el PRTB (Partido Renovador Trabalhista Brasileiro), intentando capitalizar el espacio del actual gobierno y posicionar a su partido dentro del top five de los partidos políticos brasileños, especialmente como alternativa para la derecha, así como también desplazando a la izquierda en la contienda electoral, especialmente al PT. Las elecciones municipales, que acontecerán el 15 noviembre próximo, posicionarán a las fuerzas políticas para la contienda presidencial de 2022. Mourão alistó candidaturas para el PRTB (Partido Renovador Trabalhista Brasileiro), intentando capitalizar el espacio del actual gobierno y posicionar a su partido dentro del top five de los partidos políticos brasileños, especialmente como alternativa para la derecha, así como también desplazando a la izquierda en la contienda electoral, especialmente al PT.
Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual