Dejan en libertad a menor que había sido capturado con pruebas falsas

Brian, de 16 años, estuvo un mes encerrado en el Instituto de Menores. Continuarán con la denuncia contra la Policía Metropolitana por violencia institucional.
1 de Marzo de 2018

Luego de que los vecinos se manifestaran en reiteradas oportunidades en la puerta de los Tribunales de la calle Ricardo Balbín para reclamar su inocencia, la Justicia de San Martín ordenó este jueves la libertación de Brian De Angelis, de 16 años, quien había sido arrestado con pruebas falsas durante un violento allanamiento en la casa de sus abuelos en Villa La Rana. El joven estuvo preso un mes en un Instituto de Menores. 

La pesadilla de Brian comenzó a las 8 de la mañana del 1 de febrero, cuando la Policía Bonaerense realizó un allanamiento en la casa de sus abuelos por el supuesto robo que había sufrido un miembro de la Policía de la Ciudad. Aunque los efectivos no hallaron nada en el lugar, veinte minutos más tarde llegaron al domicilio agentes de la fuerza porteña, quienes entraron sin orden de cateo, se llevaron el dinero que los jubilados tenían ahorrado, rompieron los muebles, electrodomésticos, depositaron un cargador de pistola debajo del colchón de la cama y detuvieron al joven, que había ido a visitar a su abuelo, recientemente operado del corazón.

Este miércoles, los abogados José Novello y Juan Manuel Casolati presentaron los argumentos ante los jueces de la Cámara de Apelación y Garantías para demostrar la inocencia del menor. Según demostraron los letrados, el 31 de enero la policía pidió una rueda de reconocimiento, pero Brian fue detenido el 1 de febrero.

“Es una causa armada por la Policía Metropolitana, pero lo más grave es que cuenta con la complicidad de un fiscal y una jueza del Foro de Responsabilidad Juvenil que lo avalaron todo. El supuesto damnificado de uno de los robos es miembro de esta misma fuerza de seguridad, que ni siquiera tiene jurisdicción para proceder en nuestra provincia”, le explicó Casolati a Tiempo.

Otro de los argumentos de los letrados fue que la Policía Metropolitana violó todos los límites establecidos por las leyes provinciales, ya que no pueden irrumpir en el territorio sin orden de las autoridades locales: sólo lo pueden hacer si están protagonizando una persecución, tal como estipula el Artículo 20 de la Ley 24.059.

Este jueves, los jueces de la Sala N° 2 de la Cámara de Apelación y Garantías ordenaron la inmediata libertad del menor, ya que se tuvo por acreditada su inocencia: exactamente un mes después de su detención, Brian salió del Instituto Leopoldo Lugones de la ciudad de Azul, donde había sido trasladado y permanecía encerrado injustamente.

“Hay que tener en cuenta que en el domicilio hubo dos allanamientos simultáneos, eso es terrible. Y más grave aún que la Metropolitana no tenía ninguna autorización, ni siquiera había avisado a la comisaría local. Esto es algo insostenible, también fue puntual para mostrar la inocencia de mi ahijado y la maqueta armada de la causa. Ahora lo que la Cámara debe hacer es investigar la posible comisión de delitos cometidos por los miembros de la fuerza en cuestión, pero de una manera u otra, todos están involucrados”, denunció Casolati.

Los familiares de Brian cuentan con el acompañamiento del diputado nacional Leonardo Grosso y otras autoridades de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso, quienes consideran que lo ocurrido es un hecho de violencia institucional, por este motivo seguirán adelante con la denuncia contra la Policía de la Ciudad. Ahora resta que los jueces dicten el sobreseimiento de la causa y la nulidad de la misma, por haber sido instruida por una fuerza inferior y ajena a la Provincia.

Por el encierro arbitrario, Brian pudo haber perdido el trabajo que tiene en una carpintería de Villa Ballester. Sin embargo, su empleador le guardó el puesto. Ahora, el joven podrá retomar sus estudios secundarios y seguir mostrando su talento en las inferiores del Club Atlético Chacarita Juniors.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS