Del jingle casero al flashmob: la campaña desde abajo que superó la lógica de los aparatos

Los videos informales a favor de Axel Kicillof y el exitoso #SiVosQuerés en la Ciudad son emergentes de una organización subterránea que supera los formatos electorales tradicionales. Origen, gestación y tensiones de un fenómeno tan potente como inasible.  

(Foto: AFP)
Por Viviana Mariño - @vmarinio
15 de Septiembre de 2019

"Un día, cuando el hombre sea libre, la política será una canción". Corría 1939 cuando el escritor y ferviente republicano español León Felipe formuló el presagio en conversación con un texto del poeta Walt Whitman. Desde entonces, el arte replicó la ilusión: en la Argentina, por caso, Jaime Dávalos y Eduardo Falú hicieron propia la afirmación en su mítico "Canto al sueño americano". Y la rueda siguió girando.

Desde la recuperación de la democracia en 1983, la comunión entre música y política acumuló estribillos merecedores de un capítulo especial en los manuales de historia, resonó con sabiduría popular en estadios de fútbol y marcó a fuego a varias generaciones que la sintetizaron poniendo el cuerpo, en la calle. La campaña por las elecciones presidenciales del próximo 27 de octubre reversionó ese principio de unidad: el kit básico de los candidatos compite con acciones paralelas gestionadas desde abajo, con la música como eje articulador de una organización anómina (y eficaz) apalancada en la semiosis infinita de las redes sociales.

Con el marco facilitador de un mensaje partidario-oficial que equilibró el diagnóstico con la esperanza, el ritmo quedó del lado del opositor Frente de Todos: primero fueron los jingles, videos y covers caseros a favor del candidato a gobernador bonaerense, Axel Kicillof; y luego el pegadizo "Si vos querés" que aportó volumen y visibilidad a la campaña del aspirante a jefe de Gobierno porteño del espacio, Matías Lammens.

El fenómeno desbordó a los comandos de campaña. Impuso su potencia con reglas propias de armado y difusión, y logró efecto multiplicador ante cierto desconcierto inicial de las estructuras partidarias tradicionales y alguna resistencia de la vieja guardia militante. "Una campaña político-electoral requiere en términos generales de un control de arriba hacia abajo. Sin embargo, cuando el activismo territorial y la militancia empiezan a gestionar desde los márgenes aparecen la espontaneidad, la autenticidad y la sorpresa. Esos elementos amplían la eficacia del mensaje. Es un efecto soñado para cualquier estrategia", analiza el politólogo Mario Riorda en diálogo con Tiempo.

Las mil versiones de Axel

En el equipo de campaña de Kicillof perdieron la cuenta del número de spots musicales informales que circularon como apuntalamiento militante durante la campaña de las PASO. El exministro de Economía se multiplicó en todos los estilos: varios clásicos de The Beatles, la electrónica ochentosa de Depeche Mode, el rock vernáculo y la cumbia -"Pim, pum, para la Provincia, Axel gobernador"- fueron algunas de las pistas que viralizaron al menos una veintena de temas musicales con aspiración de jingle institucional.

...

El comando electoral reaccionó primero con acto reflejo -"no son oficiales", repetían voceros y armadores ante la repercusión inicial-, pero terminó por aceptar el efecto aglutinante de una movida tan informal como poderosa. Desde sus redes sociales, Kicillof agradeció y replicó algunas de las cortinas musicales que también agitaron su acto de cierre de campaña previo a las PASO en el partido bonaerense de Merlo.

En rigor, las acciones de militantes sueltos y colectivos vinculados al frente de unidad del PJ y el kircherismo entablaron un diálogo sin fisuras con la campaña territorial -barrio por barrio, vecino por vecino- que Kicillof impuso como un sello propio en su disputa con la gobernadora María Eugenia Vidal. En el bunker bonaerense de Juntos por el Cambio todavía resuena el lamento por cierto sesgo de origen -la famosa campaña de cercanía que el macrismo creía su marca registrada- que el candidato opositor logró poner de su lado. "Kicillof hizo campaña en modo contracampaña: cultivó un perfil auténtico, alejado del concepto y estética del aparato. Ese estilo descontracturado derivó en un cercanía especial con el voto joven que fue, de algún modo, la fuente del antimarketing. Esas acciones pueden tener un resultado y efecto impactantes", evalúa Riorda.

#SiVosQuerés

Fueron dos viernes consecutivos. El primero a metros del Obelisco; el segundo en diferentes puntos de las 15 comunas de la Ciudad. En el atardecer de cada noche sonó el hit más pegadizo de la campaña: "Macri ya fue, Vidal ya fue, si vos querés, Larreta también". Vecinos, militantes y ciudadanos "sueltos" tomaron el espacio público y multiplicaron el slogan en una acción urgente -flashmob (multitud relámpago en su traducción literal del inglés)- de apenas unos minutos de duración que combinó el estribillo del momento con los pasos de una coreografía de fiesta de 15.

La incansable repetición a través de las redes sociales, en especial los mensajes de WhatsApp, hizo el resto. Otra vez, el candidato que capitaliza los resultados de esa organización subterránea miró desde afuera. "Si vos querés...", se limitó a tuitear Lammens el sábado posterior a la primera irrupción callejera.

...
(Foto: AFP)


Aunque la movida tiene vasos comunicantes con referentes del equipo frentista, el origen y desarrollo de la campaña hace pie en organizaciones de recorrido independiente, provenientes del mundo de la cultura, el movimiento de mujeres y la lucha por la ampliación de derechos civiles. El anonimato es su principal activo.

"Cada espacio trae consigo saberes y experiencias propias. La potencia de la acción es su carácter colectivo; la fuerza radica en no aceptar privatizaciones ni apropiaciones, ni de individuales ni de agrupaciones particulares", explica a Tiempo uno de los mentores.

Causa y consecuencia

#SiVosQuerés debutó apenas unos días antes de las PASO con un mapping -la proyección de leyendas e imágenes sobre paredes o edificios públicos- que replicó algunas de las ideas fuerza que luego decantarían en la cumbia de moda. La acción fue el resultado de una serie de encuentros -cada sábado en un espacio del barrio porteño de Chacarita- convocados desde principio de año para intentar modelar un mensaje de cambio que hiciera pregnancia en el electorado de la Ciudad.

Esa dinámica de intercambio y el objetivo de convertir a la experiencia y acción en la calle en una construcción colectiva tiene inspiraciones cruzadas. Los impulsores del fenómeno porteño reconocen a organizaciones de comunicación alternativa y culturales del vecino Brasil -Media Ninja, la fugaz Vira Voto y Fora do Eixo, entre otros- como un espejo de diálogo y referencia.

La organización digital es pieza clave: la trama de adhesiones se articula entre grupos de WhatsApp de al menos diez integrantes (amigos/conocidos) que reciben y multiplican los datos sobre modalidad, fecha y horario de cada intervención urbana. El efecto sorpresa es la prioridad.

Con una historia de producción musical con eje en el compromiso político, Sudor Marika fue responsable de la sinopsis. "Atrás de esto hay muchos vecinos y organizaciones que se propusieron pensar qué hacer para que el macrismo no siga gobernando la Ciudad. Nos convocaron a participar de esa red antes del proyectorazo en los edificios", reconstruye Nahuel Puyaps, bajista de la banda, en diálogo con este diario.

Con el propósito de "romper desde abajo la burbuja mediática", los músicos recibieron un borrador con ideas que fueron el germen de la canción. "El resultado de las PASO cambió el clima. Tomamos el 'Si vos querés' porque sintetiza la idea de devolverle la decisión a los votantes, pero nosotros no somos los dueños de esta voz", reflexiona Puyaps.

Y agrega: "Nos interesa conectar a la política con la sensibilidad. Durante estos meses de debate nos preguntamos por qué a los grandes líderes o dirigentes que admiramos a veces les cuesta tanto tocar la fibra de la gente".

Sin margen para poner bajo su control la construcción y multiplicación de las acciones que germinan desde abajo, los candidatos tampoco pueden apostar a su efecto en términos de acumulación electoral. Las próximas semanas tendrán a esos laboratorios informales trabajando a destajo, pensando nuevas formas de comunicar que, según apunta Riorda, confrontan de algún modo con "el ego y la inercia" de los dirigentes. Hace apenas unas semanas, el asesor catalán Antoni Gutiérrez-Rubi se preguntaba cuándo la política volteará la mirada hacia Tik-Tok, la plataforma china con más de 500 millones de usuarios que permite editar videos cortos sobre la base de grandes hits. La campaña hacia los comicios nacionales de octubre recién comienza: la política (y la música) todavía pueden dar sorpresas.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS