Denuncian por "homicidio" a los médicos que practicaron la cesárea a la nena de 11 años violada

La denuncia penal fue radicada en Tucumán, donde el estado provincial obligó a la menor a parir una beba que murió a los pocos días. Los sectores antiderechos buscan avanzar.

Cecilia Ousset, la ginecóloga denunciada. Trabaja junto a su marido, José Gigena.
11 de Marzo de 2019

Un grupo de abogadas y abogados de Tucumán radicaron una denuncia penal contra José Gigena y Cecilia Ousset, los profesionales que llevaron adelante la cesárea a la nena de 11 años violada a la que el estado provincial obligó a parir a pesar de que tanto la menor como su familia había solicitado la interrupción legal del embarazo. La denuncia es por homicidio calificado de la beba nacida en la operación, la cual falleció el viernes.

María Teresa Mockevich, Viviana Matar, Luciana María Colombres, Jorge Javier Ramacciotti, Constanza Del Carril, Raúl Alfredo Lezana, Ángela Lorna Vittini, Ricargo Miguel Auad, con el patrocinio de Salvador María del Carril, son las personas que buscan responsabilizar a los profesionales de la salud de la muerte de bebé.

Cabe recordar que el Ministerio de Salud Pública de Tucumán había obligado a la nena de 11 años a parir después de dilatar el pedido de ILE solicitado por la menor y su familia, con argumento de que se procure "salvar las dos vidas", según un comunicado emitido horas antes de que se le practicara una cesárea a la nena, a la que se la denominó "Lucía" para cuidar su identidad.

La nena había sido amenazada de muerte por su violador para que no dijera nada y recién casi cinco meses después se lo pudo contar a su mamá. Aunque en ese momento comenzó a ser víctima además del estado tucumano, cuyo gobierno provincial el año pasado se declaró oficialmente "provida". Si bien "Lucía" manifestó en cuatro oportunidades oficial su voluntad para que se le practicara la ILE (cuando iban 19 semanas de gestación), desde el Poder Ejecutivo y desde el Poder Judicial se dilató al situación para que se le pudiera practicar el aborto, tal como sucedió en un caso similar en Jujuy, donde la beba murió días después de la cirugía.

La ginecóloga Cecilia Ousset que participó como instrumentista en la cesárea afirmó que todo el sistema de salud tucumano obligó a la nena a seguir gestando y afirmó que eso se debió a una cuestión electoral, que viene jugando hace bastante en la provincia norteña cuando se habla de derechos de las mujeres.

“Una nena de esa edad tiene peligro de muerte porque no tiene el cuerpo desarrollado para continuar su embarazo”, afirmó Ousset en diálogo con Radio Nacional Tucumán luego de haberse conocido que el Sistema de Salud Provincial (Siprosa) ordenó la práctica dando cumplimiento a un fallo judicial.

La médica contó que fue convocada por el secretario ejecutivo médico del Siprosa, Gustavo Vigliocco, y que en el quirófano estuvieron el doctor José Gigena, quien realizó la operación, ella como instrumentista, y una anestesista de la Maternidad. Además, aseguró que “todos (los restantes) integrantes de quirófano del hospital se declararon objetores de conciencia”.

Denuncia anunciada

El obstetra Gigena había asegurado el fin de semana que la justicia y los grupos denominados “pro vida” de Tucumán querían “intimidar a la comunidad médica para que esto no se vuelva a hacer”. Hoy, abogados antiderechos lo denunciaron a él, a la ginecóloga Ousset y a la Defensora de Menores Adriana Mónica Romano.

Así lo confirmó el abogado denunciante, Salvador del Carril, a LV12. “En cuanto a los médicos la imputación es la presunta comisión de delito de homicidio cuya víctima fue la menor. Y en cuanto a la defensora, es incumplimiento como funcionaria pública y desobediencia judicial”, precisó.

“La denuncia va dirigida, por el momento, en contra de los médicos que intervinieron. Y de la investigación penal pueden surgir nuevas personas que pueden resultar imputadas. No tenemos más información porque el tema se manejó con hermetismo. No podemos avanzar y denunciar a más personas hasta que no conozcamos la existencia de alguna conducta”, explicó Del Carril, quien aseguró ser parte de un grupo de profesionales militantes de “la protección de la vida huma desde la concepción hasta la muerte natural”, a pesar de ir en contra de las leyes.

Gigena había adelantado el sábado en diálogo con Maria O'donnell, que esperaban alguna medida de la fiscalía. "Nos dijeron que iban a hacer una especie de allanamiento para buscar información del hospital", contó y detalló que "la bebé falleció ayer a las 15:30 horas. Lamentablemente. Pensábamos que todo iba a transcurrir con normalidad, como siempre cuando muere un bebé".

"Nos enteramos que el fiscal subrogante López Ávila había determinado que se practique autopsia en el cuerpo del bebé. Supongo que será para tratar de determinar la causa de muerte, será algo protocolar", continuó el obstetra, al tiempo que concluyó:"Está mal judicializado este tema. Es como seguir con la tortura para la niña. Hice lo que debía hacer. No tengo miedos respecto a esta situación. Me da bronca lo que pasa".

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N