Ecuador le dio la ciudadanía a Assange, pero aún no puede salir de la embajada

El titular de Wikileaks recibió asilo diplomático en Londres por parte de Ecuador en 2012 para evitar ser extraditado a Suecia, país que lo reclamaba para juzgarlo por delitos sexuales contra dos de sus ciudadanas.
10 de Enero de 2018

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien vive exiliado en la embajada de Ecuador en Londres desde hace más de cinco años, fue nacionalizado ecuatoriano, aunque aún puede ser detenido por las autoridades del Reino Unido si sale de la delegación diplomática.

 Por el momento no hubo ninguna confirmación oficial, que debe llegar por la vía de la Cancillería en Quito, pero Assange publicó hoy en su cuenta de Twitter una foto suya con una camiseta de Ecuador. 

Según la página web del Registro Civil, al fundador de Wikileaks se le asignó el número de documento 1729926483, con un código correspondiente a la provincia de Pichincha.

El diario El Universo publicó hoy que las autoridades ecuatorianas también habrían emitido un pasaporte a nombre del australiano, quien habría recibido su nuevo documento de identidad el 21 de diciembre del 2017.

Fuentes oficiales le dijeron al diario que la entrega del documento fue anotada en el tomo 46, página 327 del registro civil del consulado en Londres y fue firmada por autoridades diplomáticas y políticas del gobierno del presidente Lenín Moreno, en funciones desde mayo de 2017. 

Assange recibió asilo diplomático por parte de Ecuador en 2012 para evitar ser extraditado a Suecia, país que lo reclamaba para juzgarlo por delitos sexuales contra dos de sus ciudadanas. 

 La ministra de Relaciones Exteriores, María Fernanda Espinoza, ha dicho que Ecuador mantendrá el asilo. "Seguiremos protegiendo a Julian Assange. Somos una país defensor de derechos humanos", escribió Espinosa el martes en su cuenta de Twitter según publicó el diario ecuatoriano El Comercio.

Suecia archivó la investigación por denuncias sexuales, pero Reino Unido anunció que lo arrestaría si sale de la sede diplomática, probablemente para extraditarlo a Estados Unidos, donde podría ser condenado, inclusive, a la pena capital, por publicar en su portal documentos secretos militares y diplomáticos sobre las guerras en Irak y Afganistán.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS