El diálogo intimista de los dúos

Javier Cohen y Claudio Ceccoli acaban de editar "Catorce", mientras que Natalia Bril y Leonardo Andersen publicaron "Otra mirada". Ya sea entre dos guitarras o entre una guitarra y una voz, las duplas proponen una forma particular de acercarse a la música.
25 de Mayo de 2018

Dos guitarras, catorce cuerdas y dos destacados guitarristas: Javier Cohen (guitarra de 6 cuerdas) y Claudio Ceccoli (guitarra de 8 cuerdas). Además, doce temas que integran el disco que acaban de publicar titulado, precisamente, Catorce que será presentado este sábado 26 de Mayo 21 en Nivangio, Colombres 946."Catorce alude sencillamente a la suma de las cuerdas de una y otra guitarra con las que hicimos esta música. Y así de simple fue el envión de este disco, que nunca tuvo por delante ninguna otra intención más que tocar juntos una música que nos hiciera bien, por supuesto con todos los mates, las pizzas caseras y los vinos que eso implica", afirman los integrantes del dúo. En el repertorio escogido conviven piezas en las que ambos músicos muestran su virtuosismo y transmiten  no sólo el disfrute de ejecutarlas, sino también el de "la previa". 

"Oblivión" de Ástor Piazzzolla, "Lustrín", "Y amó a su hermano hasta el fin" y "Carta a Perdiguero" de Dino Saluzzi se entremezclan con el clásico de Egberto Gismonti, "Agua y vino" o con "El choclo" de Ángel Villoldo, obras en las que los guitarristas muestran un alto grado de complementación y asumen con absoluta naturalidad los espacios reservados para la improvisación.

Sorprenden también las exquisitas versiones de "Sonrisa" de Herbie Hancock y "Debes creer en la primavera" de Michel Legrand, mientras que "Buenas" y "Pasan cosas" de Cohen y "A través de su mirada" y "Conurbano" de Ceccoli demuestran  un gran trabajo compositivo y confirman el alto nivel que tienen ambos en su rol de instrumentistas al apelar a los infinitos recursos que posee la guitarra.
Catorce resulta un atrapante recorrido sonoro conducido por dos guitarristas que transmiten la frescura con la que se gestó este encuentro musical.

Por su parte, la cantante Natalia Bril y el guitarrista Leonardo Andersen interpretan en Otra mirada un puñado de tangos en los que muestran una complementación que sorprende tanto por la expresividad de la voz de Bril como por el atinado trabajo en los arreglos y la ejecución a cargo de Andersen. El trabajo será presentado en vivo este domingo 27 a las 21 en Circe Fábrica de Arte, Av. Córdoba 4335.

Clásicos como "Bien criolla y bien porteña" de Pontier y Expósito, "La luz de un fósforo" de Suárez Villanueva y Cadícamo, "Palomita blanca" de Aieta y García Giménez o "El choclo" de Villoldo y Discépolo / Marambio Catán cohabitan de manera natural con las composiciones más contemporáneas de Piazzolla y Ferrer ("El gordo triste" y "Yo soy María")

"El tango es el género que a mi modo de ver expresa esos sentimientos que a veces no son aceptados", comenta Bril. "Por esta razón, está más vigente que nunca al invocar cierta rebeldía ante la superficialidad que intenta imponerse en el mundo actual", agrega la cantante. Basta con dejarse sorprender con su sensible interpretación de "Garras" de Troilo y Contursi o "Lejana tierra mía", de Gardel y Le Pera para comprobar que, efectivamente, el tango se aleja de la superficie para bucear en las profundidades. La sofisticada labor de Andersen con su guitarra consigue momentos de gran empatía con la interpretación de la cantante. La química musical que se da entre ambos logra un trabajo en el que el género encuentra una nueva y refrescante mirada.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS