El eterno vuelo de El Ángel

5 de Agosto de 2018
Si hay algo en lo que se parecen Carlos Eduardo Robledo Puch y el Carlitos de la película El Ángel, creado con maestría por Luis Ortega, es que los dos –el real y el personaje ficticio– rompieron todas las reglas: las morales, las sociales, las familiares, las psicológicas, las criminales. Son únicos en su especie. El acto de robar, más que delictivo, fue para ellos un ritual casi religioso y natural. Robledo rompió el molde. Su clase social, su familia bien constituida, su apariencia, fueron su mejor disfraz para cometer delitos, pero lo que más confundió a todos fue su belleza. Más aun en la criatura de Ortega, que se inspiró libremente en el caso real. Los dos Carlitos confundieron amistad con dolor y complicidad con traición. Y todo con una mezcla de rebeldía y libertad, con cara de inocencia y rasgos que hubiese derrumbado a Lombroso, el siniestro creador teórico del delincuente nato feo, malo e irrecuperable. Pero el mito de Robledo sigue ahí. Va contra todo. El real, fantasmizado en una celda eterna de la cárcel e Sierra Chica. El del cine, encarnado por el sorprendente Toto Ferro, traspasa la pantalla, arde y vuela alegremente hacia su propio destino. En su solitario y fatal cuento de hadas.
Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS