El kirchnerismo pidió citar al jefe de la AFI al Congreso por el espionaje al Instituto Patria y la ex presidenta

La solicitud fue cursada ante el titular de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia, el senador Juan Carlos Marino (UCR-Cambiemos/ La Pampa), por parte de los diputados Leopoldo Moreau y Rodolfo Tailhade (FpV-PJ). Exige que, “en virtud de la gravedad institucional de los hechos descriptos”, Gustavo Arribas comparezca “con carácter urgente”.
(Foto: Télam)
9 de Agosto de 2018

Menos de 24 horas después de haber comprobado y denunciado la existencia de acciones de espionaje ilegal contra la senadora Cristina Fernández y la sede del Instituto Patria por parte de agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), el kirchnerismo pidió oficialmente la citación del titular de la central de espías, Gustavo Arribas, para que dé explicaciones en el Congreso. La solicitud fue cursada ante el titular de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia, el senador Juan Carlos Marino (UCR-Cambiemos/ La Pampa), por parte de los diputados Leopoldo Moreau y Rodolfo Tailhade (FpV-PJ).

La presentación que recibió Marino exige que, “en virtud de la gravedad institucional de los hechos descriptos”, Arribas comparezca “con carácter urgente”.  Tailhade y Moreau forman parte de la comisión que integran tanto senadores como diputados y que tiene como principal misión velar por el cumplimiento de la Ley de Inteligencia. Eso implica, entre otros puntos, resguardar “las normas constitucionales, legales y reglamentarias vigentes” y respetar “las garantías individuales” consagradas en la Carta Magna. 

El martes, desde Unidad Ciudadana se denunció que el equipo de seguridad del Instituto Patria, sede central del kirchnerismo en la CABA y uno de los lugares habituales de trabajo de CFK, había logrado identificar a tres agentes de inteligencia que venían espiando el local partidario de la calle Rodríguez Peña desde por lo menos tres días atrás. La revelación fue posible a partir de la sospecha que causó la permanencia de un auto Volkswagen Voyage chapa patente NNV682, con tres ocupantes en su interior, estacionado en la vereda par de la calle Rodríguez Peña entre Rivadavia y Bartolomé Mitre.

El vehículo, con alguna interrupción en el horario nocturno, se mantuvo emplazado en esa misma calle y con gente en su interior desde el viernes 3 de agosto. Esto se pudo constatar a partir del chequeo de las cámaras de seguridad de la sede kirchnerista.

La confirmación de que los ocupantes del Volkswagen Voyage dominio NNV682 eran miembros de la AFI se produjo tras la intervención de dos miembros de la Policía de la Ciudad que se encontraban por la zona. Uno de consigna y vestido de uniforme, el otro de civil, los efectivos se acercaron hasta el vehículo a pedido de los militantes del Instituto Patria. Los policías solicitaron identificación y entonces comprobaron que los tres sujetos eran agentes de inteligencia del organismo que comandan Arribas y Silvia Majdalani.

En las últimas horas, en el entorno de la senadora y ex mandataria circulaba el dato de que los tres espías formarían parte de la Dirección de Contrainteligencia de la ex SIDE y que su presencia a escasos metros del local central del kirchnerismo respondería a una orden de Majdalani.

Este miércoles, mientras se concretaba la presentación al titular de la Comisión de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia, los abogados del Instituto Patria seguían recopilando datos, antecedentes y detalles con el objetivo de formalizar una denuncia ante la Justicia por el hecho de espionaje. El responsable político del Instituto Patria es el ex secretario general de la Presidencia del kirchnerismo, Oscar Parrilli.

Desde la sede kirchnerista aseguraron a Tiempo que la denuncia, una vez completa y redactada, se presentará en un plazo de “24 o 48 horas”. Entre otras cosas, los colaboradores de CFK quieren observar cuál es la respuesta de Marino y del resto de los integrantes de la Comisión Bicameral, que tiene entre sus integrantes al titular del Bloque Justicialista del Senado, Miguel Pichetto.

Uno de los firmantes del pedido de citación de Arribas es el radical Moreau, legislador al que suele recurrir Cristina cuando se trata de denunciar maniobras ligadas al Poder Judicial u otro tipo de estructuras del Estado: en este caso los llamados ‘servicios’. En diálogo con Tiempo, el diputado del Movimiento Nacional Alfonsinista aseguró que el objetivo de la presentación es que el titular de la AFI y amigo personal de Mauricio Macri se presente en el Congreso “entre esta semana y los primeros días de la próxima”.

“Este es un hecho gravísimo. Corroborado por un montón de pruebas. Y que no forma parte de ninguna fantasía. No sólo por la patente de los autos sino también porque la Policía de la Ciudad pudo constatar, con la exhibición de credenciales, que esta gente (que ocupaba el Volkswagen Voyage) pertenecía a la AFI. Lo que estaban haciendo está absolutamente prohibido por la Ley de Inteligencia y constituye un delito. Aparte, esto que pasó en el Instituto Patria es una muestra de lo que nos puede ocurrir a todos los argentinos si se rompe el pacto democrático modificando las leyes de Defensa Nacional, Seguridad Interior e Inteligencia, que fueron los pilares de ese pacto democrático”, advirtió Moreau.

-¿Y si los integrantes de la Comisión Bicameral rechazan la citación a Arribas? –preguntó Tiempo.

-Sería bochornoso que la citación no se concrete. Porque implicaría, claramente, un intento por encubrir un delito y proteger una acción de espionaje contra una ex presidenta. Pero también contra una fuerza política. Algo así dejaría herida de muerte a la política, porque habilitaría a que ese espionaje ilegal se extienda a toda la sociedad. Vamos a ver cuál es el comportamiento de los legisladores que integran la Comisión. No sólo del bloque oficialista sino también del bloque PJ que conduce Pichetto. Ninguno de los legisladores que la conforman debería negarse a que el titular de la AFI venga a dar explicaciones ante la exhibición de datos tan contundentes.

Para sumar otro indicio que corrobora la pertenencia de los ocupantes del vehículo a la agencia de inteligencia estatal, el mismo vehículo mencionado en este caso –el Volkswagen Voyage matrícula NNV682- fue objeto de otra acusación de espionaje ilegal en abril de 2016. En esa oportunidad, los trabajadores autoconvocados del Hospital Posadas, emplazado en la localidad bonaerense de El Palomar, denunciaron que desde ese vehículo se vigilaban las protestas sindicales y los movimientos cotidianos de delegados y trabajadores. 

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N