El mundo docente tratado con humor y algo más

En la obra Sala de profesores, el director y guionista Mariano Taccagni resignifica sus experiencias pedagógicas en clave de comedia y como genuino homenaje.
25 de Noviembre de 2018

Luego de más de 25 años en la docencia, el dramaturgo y actor Mariano Taccagni decidió llevar a escena una obra que tiene como epicentro aquel lugar que para los estudiantes es una tierra prohibida llena de misterios y para los docentes un lugar de escape en el medio del caos: así nació Sala de profesores, la obra que los sábados se despliega en El Método Kairós.

“Siempre me causó gracia cómo los profesores vamos con una actitud a dar clases y en la sala de profesores somos completamente diferentes. Viví muchas anécdotas que podría haber incluido en la obra, pero preferí darle teatralidad y centrarme en situaciones inspiradas en la realidad pero exageradas para crear una galería de personajes que cuenten como es esto y, al mismo tiempo, hagan reír”, devela el autor.

“Procuré retomar esa curiosidad que nos daba cuando éramos alumnos y utilicé el humor como principal herramienta para bajar la guardia de los espectadores”, agrega. Taccagni logró que Sala de profesores se transformara en una propuesta destacada dentro del circuito off de la Ciudad. Desde su estreno, todas las funciones se hicieron a sala llena, algo cada vez menos usual en los tiempos que corren: “El boca en boca es lo que más nos ayudó”, dice Taccagni.

Esta comedia costumbrista que apela a recursos del musical transcurre una escuela secundaria del barrio de Belgrano y ofrece personajes de todos los colores: una rectora a días de jubilarse, una profesora de Literatura reaccionaria y rebelde, un profesor de Contabilidad que se reincorpora luego de un ACV, una joven profesora de Biología con la vocación intacta, una docente de Matemáticas muy medicada, un obsecuente preceptor (que propone una especia de verdad-consecuencia para dar lugar a confesiones grotescas) y un bohemio profesor de música (que ejecuta en vivo la ecléctica música de la obra), entre otros.

Todos juntos se ven obligados a permanecer encerrados en la sala por un accidente meteorológico y ahí surge la chance de reflexionar sobre la vocación y el modelo educativo actual, pero también surge la oportunidad de ilustrar de manera caricaturesca el variopinto espectro de la fauna docente.

“Todos los que nos dedicamos a la docencia podemos ser lo que sea, pero a todos nos apasiona la posibilidad de transformar al otro, de abrir puertas o curiosidades, de acompañar a los estudiantes en un camino que no siempre es sencillo. La obra intenta adentrar al público en ese mundo desde un lado tierno y gracioso para rendir homenaje a todos aquellos docentes que dejaron y dejan marca para bien, a veces sin ser recordados, porque somos lo que somos también por ellos”, puntualiza Taccagni, quien como actor protagonizó musicales como Jesús de Nazaret (la pasión), una versión de Shrek y una obra sobre Eva Perón, entre muchas otras. Últimamente fue parte, como actor y director, de Hermanos de sangre, un musical de Willy Russell que cuenta la historia de Eddie y Mickey, dos mellizos separados al nacer, protagonizado por Julia Zenko. “Ahí todos salían llorando", destaca el autor y director.

Taccagni asegura que para Sala de profesores no tomó moldes de otros ni apostó a las fórmulas. Esta obra, explica, pretende reivindicar el vapuleado rol del docente y, a la vez, busca hacer pasar un buen momento al público. “Es importante para mí que  el teatro sea un catalizador de emociones –destaca–. La  risa o el aplauso es lo mejor que nos puede pasar más allá de las dificultades. Aunque suene a lugar común, siento exactamente eso. Llegar a un lugar emocional o intelectual en la cabeza del espectador es una posibilidad única que pretendo aprovechar en cada proyecto que encaro." «

Sala de profesores

Elenco: Marcelo Albamonte, Gonzalo Almada, Laura Montini y Silvina Nieto, entre otros. Sábados a las 18:30 en El Método Kairós, El Salvador 4530.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS