El nuevo Tiempo

Hace cinco años, una asamblea compuesta por 125 trabajadores de la información conseguía el objetivo de recuperar un medio que había intentado ser vaciado, para convertirlo en una persistente cooperativa. Así nació esta nueva etapa de Tiempo Argentino, que sería imposible sin el apoyo de sus solidarios socios y lectores.

(Foto: Eduardo Sarapura)
19 de abril de 2021

Fueron 125 manos las que se alzaron en el aire para elegir la vía cooperativa. Ese 19 de abril de 2016, en la asamblea constitutiva, logramos el objetivo de recuperar un medio. De evitar su apagón. Nuestro recorrido autogestivo, en este quinto año, llega con el inicio de otra etapa, de un medio consolidado en el mapa comunicacional y a unos días de presentar una nueva plataforma digital. Nuestro sostén es el mismo: una audiencia interesada en apoyar una propuesta sin dobleces, sin condicionamientos, sin otro interés que el de ejercer la tarea periodística al servicio de su comunidad y su derecho a la información. Tiempo hoy es un faro por su calidad informativa y por ofrecer coberturas con distintos soportes y lenguajes de aquellos temas que el poder concentrado silencia.

Durante el conflicto de 2016 editamos Por Más Tiempo, un diario que daba cuenta de nuestra propia coyuntura, y también la de otras trabajadoras y trabajadores. Se convirtió en nada menos que el nombre legal de la cooperativa, una declaración de principios también expresada en el primer diario como cooperativa. La tapa marcó la mirada y la postura de Tiempo, medio que nunca es indiferente frente a lo que pasa. Esa primera edición denunció los despidos en la era Macri, una política de ajuste que continuó hasta el final de su gobierno. Lo que siguió fue un camino de crecimiento permanente. Desde entonces, más de 250 ediciones dominicales llegaron a los kioscos y elaboramos una propuesta digital, potenciada con los equipos de redes y audiovisuales también nacidos en la etapa autogestiva. Además, Tiempo lanzó un espacio de formación con distintos talleres y capacitaciones que hoy se dictan de manera virtual.

En estos cinco años, también realizamos alianzas con otros medios y organizaciones para abordar temáticas con perspectiva colaborativa, para sumar más enfoques en nuestra cobertura o para profundizar otros ejes que no hubiésemos podido desarrollar en soledad. En abril de 2019, junto a Reporteros Sin Fronteras, presentamos en el Congreso Nacional el Monitoreo de Medios, versión argentina de una investigación que se realizó en otros 20 países para revelar quiénes son y qué intereses tienen los dueños de los medios de comunicación.

Desde 2018, cada año Tiempo organiza el Encuentro Nacional de Diarios Recuperados junto a otras once experiencias autogestivas del país con las que trabajamos en red porque sostenemos, en palabras y acciones, que la unidad es el camino. Con ese mismo espíritu, también trabajamos con una agenda propositiva para incentivar debates y políticas públicas. La Ley de Fomento al Pluralismo y la Diversidad Informativa es una de ellas: busca reparar las claras desigualdades del sistema comunicacional potenciando a los medios sin fines de lucro. El proyecto fue presentado el año pasado, tiene estado parlamentario con la adhesión de 36 diputadas y diputados, y hay expectativas para que sea ley.

Sobre la base de 12 puntos consensuados por un espacio amplio, también se lanzó una propuesta para federalizar las comunicaciones y democratizar la pauta. Es un pedido que reúne a más de 200 medios comunitarios, cooperativos, autogestivos y populares, entre los que está Tiempo. Como cada propuesta pública, participamos desde el Sindicato de Prensa de Buenos Aires y la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa donde también sumamos nuestro apoyo a los distintos reclamos del gremio. Visibilizar ese escenario es otra forma -una más- de diferenciarnos de los medios corporativos, adictos al lobby y a la información armada en función de sus propios intereses.

Las banderas de Tiempo están a la vista: somos un colectivo de trabajadores y trabajadoras de prensa que le da espacio a las y los trabajadores, a los sectores populares, a las y los invisibilizados, a la defensa de lo público y de los Derechos Humanos.

Así llegamos a nuestro quinto aniversario. Nuestro motor para lo que viene, para entrar en la curva rumbo a los diez años como cooperativa, es mantener la iniciativa, empezar otros proyectos, sumar más desafíos y ampliar nuestra propuesta periodística. Ya las iremos contando. Por lo pronto va un adelanto: en unos días vamos a dar a conocer nuestra nueva propuesta digital, con una web renovada y con un desarrollo de código abierto que estará disponible para otros medios. Con nuevos espacios y herramientas de participación para ustedes, la comunidad que cada año nos impulsa -y compromete- a seguir creciendo.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual