Enojo por largas filas de autos en los ingresos a la Ciudad de Buenos Aires

El primer día luego del feriado sorprendió con demoras de más de una hora por la cantidad de vehículos que buscan ingresar a CABA a pesar del aislamiento. Las demoras afectan el tránsito de personal médico y de transportes de alimentos.

25 de marzo de 2020

“Así no va”, el reto de Diego Santilli, vicejefe de Gobierno porteño,  contra los automovilistas que tratan de ingresar a la Ciudad de Buenos Aires desde la provincia se entiende por el gran atasco en los trece ingresos habilitados. Las largas filas de vehículos de este miércoles a la mañana en los retenes viales dispuestos por el gobierno nacional para garantizar el cumplimiento del aislamiento social obligatorio y preventivo muestran que no sólo los trabajadores de sectores indispensables se están movilizando..

“Lo de esta mañana no es positivo. Cuando me pongo a mirar ahora lo que está pasando en el alto tránsito de la General Paz, en los accesos, veo que no va en línea con lo que necesitamos", dijo Santilli en declaraciones radiales. La idea de la restricción es focalizar los recursos en las necesidades mayores y hacer cumplir el DNU presidencial. Y resaltó: “Cuesta entender cómo la gente no toma conciencia de la necesidad de aislarse”.

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, dijo en declaraciones al programa de María O’donell que se enteró de esa medida “por las noticias”. Y explicó que de todas maneras entiende que “la intención es buena porque intenta aplicar el DNU del presidente” y la idea es que “nadie esté circulando, pero la producción implica una movilización”. En ese sentido, Kicillof apuntó que está trabajando sobre el tema de los ingresos porque el cierre de ciertos pasos –como el del puente Victorino de la Plaza que es el camino más directo para arribar a los hospitales  Malbrán, Muñiz y Garrahan– trae complicaciones que hay que rever.

Algunos de los puntos más complicados, a pesar del DNU, son la Panamericana a la altura del shopping, la autopista Richieri a la altura del Mercado Central y el puente Pueyrredón, que une la Ciudad con Avellaneda. Todos ellos están totalmente atascado desde las cinco de la mañana, con demoras de más de una hora para pasar hacia la Capital. Con más o menos cantidad de vehículos, un paisaje similar se ve en los trece ingresos habilitados. Además de los nombrados, de los 110 ingresos totales, están habilitados la Autopista Ricardo Balbín (Buenos Aires - La Plata) del barrio de La Boca; Puente Avellaneda del barrio de La Boca; Puente Pueyrredón del barrio de Barracas; Puente Alsina del barrio de Nueva Pompeya; Puente La Noria del barrio de Villa Riachuelo; Cruce de la Av. Coronal Julio Argentino Roca del barrio de Villa Riachuelo; Empalme de la Autopista Luis Dellepiane y la Av. General Paz del barrio de Villa Lugano; Cruce de la Av. Eva Perón del barrio de Mataderos; Cruce de la Av. Rivadavia del barrio de Liniers; Cruce de la Av. San Martín del barrrio de Villa Devoto; Empalme Acceso Norte del barrio de Saavedra; Cruce de la Av. Cabildo del barrio de Núñez. Y 26 para el cruce de peatones únicamente.

Por su parte, el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D'Alessandro, dijo que había "un alto acatamiento de la cuarentena, pero se ha retrocedido y hay demasiados autos queriendo entrar a la Ciudad”. El funcionario apuntó que “la gente tiene que entender de una vez por todas que tienen que cumplir la cuarentena, hoy se tomó como un día hábil normal, vino mucha gente a la Ciudad y necesitamos que se queden en las casas", reafirmó D’Alessandro.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual