“Esta es una historia única que merece ser contada”

El documental “Paternal” retrata la vida y obra de Adolfo Roitman, un argentino radicado en Israel que preserva los míticos rollos del Mar Muerto. El director Eduardo Yedlin detalla cómo nació y se hizo realidad esta película.

(Foto: PRENSA)
Por Diego Gez - @diegogez
10 de Septiembre de 2019

Ya está en los cines el film Paternal, un documental del director Eduardo Yedlin que hace foco en la particular historia del Doctor Adolfo Roitman, nacido y criado en el barrio que lleva el nombre de la película y en quien se deposita el cuidado de los celebérrimos rollos del Mar Muerto, documentos que datan de 2000 años de antigüedad.

Roitman –un profesional del mundo de la antropología graduado en la Universidad de Buenos Aires– desde 1994 protege esos documentos que forman parte de la biblia y que representan el registro más antiguo jamás hallado por el hombre. Se trata de escritos que contienen a los 10 mandamientos y el Génesis, el primer libro de la Biblia. Tales documentos fueron escritos por los esenios en piel de animales y guardados para preservarlos del paso del tiempo en ánforas selladas. Todos estos elementos son tomados por director para construir un relato audiovisual con el objetivo de conocer al individuo que existe detrás del académico y que ostenta con orgullo ser el guardián actual de los manuscritos del Mar Muerto.

“Es motivo de alegría llegar a esta instancia de exhibición después de tanto trabajo hecho. Retratar a un personaje como el que da cuenta la película tiene mucho que ver con el interés por contar otras historias. Esta es una historia única que merece ser contada”, sostiene Eduardo Yedlin como realizador responsable.

El film que narra el exhaustivo trabajo de uno de los ex habitantes célebres de la Paternal, nació como consecuencia de la curiosidad del director, situación que con el paso del tiempo fue creciendo hasta transformarse en la producción que llegará a los cines la primera semana de septiembre. “Accidentalmente me topé con una nota periodística donde se daba cuenta de la vida de Adolfo Roitman. Ahí se contaba algo de sus orígenes en el barrio, su amor por el futbol de Argentinos Juniors y su tarea al frente del resguardo y cuidado de los rollos del Mar Muerto, entre otras cosas. Me gustó tanto su historia que comencé a indagar sobre ella cada vez más. Hasta que luego lo contacté por medio del correo electrónico y más tarde pude conocerlo personalmente. Fue recién ahí, en nuestro encuentro cara a cara, que pude darme cuenta que tenía una película sobre su vida”.

Yedlin afirma que gran parte de su pasión por la temática que aborda al film mucho se vincula con su interés por la religión. Definitivamente esa instancia pesó mucho para avanzar con las líneas centrales de “Paternal” como película. “Mucho de mi interés por la historia y la religión posibilitaron que algo tan importante como los escritos del Mar Muerto encuentren un camino narrativo en esta propuesta. Junto a una importante parte anímica también hubo un trabajo de campo no menos central. La película comenzó formalmente en 2017 y recién logramos terminarla el año pasado, no sin esfuerzo por cada uno de los que participamos del film. Visitamos varios países para contar de manera sincera la vida de Adolfo (Roitman), inclusive y lógicamente visitamos Israel, lugar donde él trabaja y se desarrolla profesionalmente. Buenos Aires también fue parte de los lugares donde filmamos y captamos el fanatismo del protagonista de esta película por el futbol. Otra de las cosas que hicimos fue un gran trabajo bibliográfico para explicar  –siempre pensando en el poco tiempo que se tiene en una película– la importancia de ciertas tareas en el ámbito de la conservación de documentos, y que en este caso no representa un documento cualquiera sino más bien algunos de los más importantes para toda la humanidad”.

Ahora que el estreno de Paternal es una sincera realidad, Yedlin analiza la importancia de haber dejado atrás docenas de adversidades para llegar a una certera fecha de exhibición local: “Es verdad que costó mucho llegar a este estreno. Lo digo en todo sentido porque no es fácil hacer películas sin ayuda del Incaa. Lo importante es que creo que con esta película logramos que el cine sea respetuoso de los personajes. Eso es lo que más me importa, sobre todo porque se trata de la vida de un hombre que trabaja con mucho respeto por lo que hace”, concluye el director.


Paternal. Un film de Eduardo Yedlin. Producido por Néstor Frenkel y Eduardo Yedlin. Duración: 77 minutos. En cines.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS