Fuerte respaldo a dos universidades del conurbano

Se realizaron dos abrazos a las facultades de Quilmes y la Arturo Jauretche. 

13 de Agosto de 2018

En menos de 24 horas, comunidades educativas, autoridades, docentes y no docentes, organizaciones sociales, políticas, gremiales, legisladores y dirigentes de la oposición concretaron dos multitudinarios abrazos a dos casas de altos estudios del Conurbano bonaerense, la Universidad Nacional Arturo Jauretche, y la Universidad Nacional de Quilmes, para denunciar el recorte presupuestario que padecen estas casas de altos estudios y alertar sobre una situación que se extiende a gran parte del sistema universitario argentino. Retrasos en las partidas, obras paradas, una paritaria de docentes universitarios muy lejos de cerrarse y, sobre todo, un presupuesto desactualizado en relación a la inflación y al crecimiento anual sostenido en matrícula y demanda de servicios de estas casas de altos estudios, conforman un cóctel que preanuncia un segundo cuatrimestre de elevada conflictividad y sobre todo, con el normal funcionamiento de ambas universidades en riesgo.

El primer abrazo se efectuó cerca del mediodía, al edificio ubicado sobre la Avenida Calchaqui, en Florencio Varela, donde una multitud se congregó en el predio universitario. Bajo el lema “Salvemos a la Universidad Nacional Arturo Jauretche”, marcharon el Rector Ernesto Villanueva, con el acompañamiento de sus pares Alejandro Villar (UNQ), Jaime Perczyk (UNAHUR), Gabriela Diker (UNGS), el intendente de Lomas de Zamora Andrés Watson, los diputados y diputadas nacionales Roberto Salvarezza, Laura Alonso, los diputados provinciales Julio Pereyra, Juan Debandi, Miguel Funes, entre muchos otros representantes del ámbito académico, político y legislativo.  

“Estamos viviendo un momento presupuestario tremebundo y horrible. Tenemos que luchar para torcer la situación y asegurar la continuidad de nuestra querida Universidad Nacional Arturo Jauretche”, resumió el Rector Villanueva.  En diálogo con Tiempo, el secretario general de la Asociación de Docentes, Extensionistas e Investigadores de la UNAJ, Esteban Secondi, mencionó alguno de los factores que llevaron a la UNAJ a una situación crítica: “El presupuesto no llega, no alcanza hasta fin de año. No nos alcanza para llegar con los sueldos a fin de año, y también se debe el trabajo de 140 docentes del año pasado. Se les debe un cuatrimestre entero. Se deben 250 sueldos del ciclo de inicio de este año, y tenemos 600 docentes que están en situación irregular” detalló.  “Tenemos una demanda altísima, en los últimos tres años a razón de entre ocho mil y nueve mil (nuevos) estudiantes ingresantes al año. Somos la universidad que más creció en los últimos años. 

Paralelamente no hay una inversión de parte del Estado nacional que responda y esté a la altura de estas circunstancias. Efectivamente, este año tuvimos 8500 alumnos para ingresar y no se hacen aulas hace dos años. La relación entre no docentes y estudiantes es la más baja del sistema. Lo mismo con los docentes. Damos clase prácticamente a la intemperie, porque el ministerio de Educación no manda fondos para arreglar ni siquiera los vidrios”, lamentó.  

Además, Secondi marcó que las obras están paradas en una casa de altos estudios que tiene, según el dirigente gremial, 20700 alumnos en su matrícula. “La situación de discriminación presupuestaria que nosotros vivimos es tremenda”, marcó.  

Universidad Nacional de Quilmes



Previo a la movilización a la UNQ, parte de los marchantes se movilizaron a la Escuela Secundaria de Educación Técnica de esa Universidad, ubicada en Ezpeleta. Ya en la tarde noche, una multitud se dio cita en Roque Sáenz Peña al 300, en Bernal, con muchos de los manifestantes que participaron del abrazo a la UNAJ movilizados para defender también a la UNQ.

“La Universidad Pública es un derecho, no un privilegio” marcaba una de las principales banderas que llevaron los marchantes. La consigna estaba en línea con el pronunciamiento de la asamblea interclaustro de la UNQ, que manifestó: "La universidad pública es derecho, no un privilegio. Es por eso que luchamos contra el recorte presupuestario a nuestras universidades y el acuerdo con el FMI. Invitamos a todxs a participar y defender la educación pública". 

En diálogo con Tiempo, el Rector de la UNQ Alejandro Villar marcó tres ejes que aquejan a esta Casa de Altos Estudios. El primero, la paritaria docente que “no está cerrada. Hoy hubo una oferta por parte del Ministerio, que no se mueve del 15 por ciento original, y claramente no ha sido aceptado por el gremio, con lo cual nos encaminamos hacia un cuatrimestre con mucha conflictividad laboral, lo cual es un problema para la calidad educativa. Nosotros entendemos y apoyamos la posición de los docentes, en términos de que es necesario que se garantice un salario que al menos alcance una inflación que va a superar el 30 por ciento”, remarcó.  

“El otro elemento tiene que ver con los gastos de funcionamiento, que es la parte del presupuesto que se destina al pago de proveedores, a becas, al pago de los servicios, que están cada vez más caros. Esto ha tenido un retraso muy grande. Recién ahora se está terminando de pagar mayo”, señaló Villar.  

“Y el tercero es el tema de las obras, que han sido paradas. Nos informaron que todas las obras que no habían sido iniciadas no se iban a iniciar. En un primer relevamiento que hizo el Consejo Interuniversitario Nacional, hay por los menos cuatro mil millones de pesos –a plata del año pasado- de licitaciones que ya estaban en camino, de obras para las universidades que tienen que ver con comedores, aulas, centros de usos múltiples”, enumeró el rector.

En la base de los padecimientos de las universidades públicas está el Presupuesto. “La situación presupuestaria de las universidades es muy preocupante, y además nos preocupa mucho el Presupuesto 2019. La presencia del Fondo Monetario Internacional en el armado de ese presupuesto no ha tenido buenos augurios, sobre todo para el sistema educativo. Estamos muy preocupados y atentos acerca de qué va a pasar con esto”, alertó el rector Villar.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS