La inflación de los más pobres volvió a superar a la general

Las canastas que se utilizan para medir la pobreza y la indigencia crecieron en un 3,7 por ciento, según Indec.

21 de febrero de 2019

La inflación de los más pobres sigue sin techo y se escapa de la ya elevada inflación general. Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), tanto la canasta de pobreza como de indigencia tuvieron en enero una variación del 3,7 por ciento. A nivel interanual, ambas también coincidieron en un preocupante 55,8%.

El incendio inflacionario volvió a tener foco en los sectores más vulnerables de la población. A nivel general, Indec publicó la semana pasada que en enero los precios subieron un 2,9% con respecto a diciembre, lo cual otorga una variación enero 2018 – enero 2019 de 49,3%. Es la más alta desde 1991.

En ese marco, la Canasta Básica Total (CBT – se utiliza para medir la pobreza) y la Canasta Básica Alimentaria (CBA – se utiliza para medir la indigencia) subieron un 3,7 con respecto a diciembre y 55,8 en la variación interanual enero 2018 – enero 2019.

Así las cosas, la inflación de los pobres e indigentes está 6,5 puntos porcentuales por encima de la ya alta inflación general. En 2018, la inflación general había sido de 47,6%, mientras que la CBA y CBT cerraron en 53,5 y 52,9%, respectivamente.

El informe de Indec también destaca que un hogar compuesto por dos adultos y dos menores necesita $ 26.442,92 (mensual) para no ser pobre y $ 10.557,16 para no ser indigente. A nivel individual, un adulto necesita $ 8.577,58 para no ser pobre y $ 3.423,03 para no ser indigente.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual