La muerte, entre el hambre y la pobreza extrema

Movimientos sociales del Chaco hacen responsables del asesinato del niño a las máximas autoridades políticas y policiales de la provincia. "Lo que llevó a esta situación es el ajuste indiscriminado", aseguran, y piden al Gobierno Nacional que declare la emergencia alimentaria, sanitaria y social.

4 de Septiembre de 2018

Apenas 48 horas antes del asesinato del niño Ismael Ramirez, el comisario mayor Julio Cesar Domínguez, a cargo de la Dirección de Zona Interior Sáenz Peña, había dispuesto una serie de operativos “preventivos” en comercios y supermercados de la ciudad chaqueña, alertado por los mensajes en redes sociales que alentaban “saqueos”. El lunes a la noche, finalmente, Domínguez y su tropa actuaron, la mercadería quedó a salvo y el chico Qom de 13 años murió de un balazo en el pecho, y otro de 14 lucha por salvar su ojo en un hospital.

“Lo que llevó a esta situación es el ajuste indiscriminado, se están pasando los límites de la pobreza y se entra en la marginación. Si no se empieza a contener de alguna manera, los desbordes seguirán empeorando”, avisa Carlos Moqueira, de Alameda Chaco y miembro de la Multisectorial 21 F.

De acuerdo, al relato de los testigos, alrededor de las 20, la policía reprimió a un grupo de personas que intentó saquear el supermercado “El Impulso”, ubicado en la esquina de las calles 21 y 14 del Barrio Obrero. Ismael Ramírez, que no participaba de los incidentes, recibió el disparo fatal, según las primeras pericias, de una escopeta o “arma tumbera”.

“Exigimos a la justicia el esclarecimiento del crimen de Ismael, como así también que informe a la comunidad sobre las responsabilidades de los efectivos involucrados y de los superiores que ordenaron la represión y le exigimos al Gobierno Nacional que declare la emergencia alimentaria, sanitaria y social en todo el país”, remarca Moqueira.

Por su parte, la CTA de Lxs Trabajadores de Sáenz Peña, junto a organizaciones y movimientos sociales, políticos y sindicales, convocó a concentrar y movilizar en la plaza San Martin y “repudiar la terrible represión que se llevó la vida del Ismael Ramírez, un niño de 13 años, y dejara gravemente herido a otro de 14 años, en lo que fuera un intento de saqueo en dicha localidad”.

En un comunicado, el organismo recordó que “los trabajadores y trabajadoras venimos alertando el inminente empobrecimiento de nuestro pueblo a razón de las políticas neoliberales, ya conocidas por los perversos resultados” y extiende las responsabilidades políticas al intendente Gerardo Cipolini, al gobernador de la provincia Domingo Peppo y al jefe de la Policía de Chaco, comisario general Ariel Acuña.

“Nuestra infancia asesinada por comida, expuesta a la represión y la exclusión. Exigimos retroceder en acciones que vulneren la vida y la integridad de nuestres niñes y que se sancione con severidad crímenes de esta envergadura”, cierra el documento.

En tanto, el Frente Popular Darío Santillán denunció amenazas a los periodistas que difunden la verdad. “Inventan versiones y quieren justificar el asesinato de un nene durante un intento de saqueo a un supermercado”, se quejó el vocero del Frente, Federico Palacios.

“En estos momentos, los movimientos sociales de Chaco exigimos justicia. El pueblo Qom y el conjunto de la población está en las calles”, avisa Palacios. “En estos momentos, los movimientos sociales de Chaco exigimos justicia. El pueblo Qom y el conjunto de la población está en las calles”, avisa Palacios.
Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS