Las alimenticias preparan su descargo de cara a la reunión con el gobierno

Responderán a Comercio Interior, que las acusa de que están reduciendo la producción. Pero también fueron imputadas por los comercios en relación a los programas oficiales de precios.
Por Martín Ferreyra - martinferreyra1@gmail.com
21 de febrero de 2021

La puja para contener la suba de precios continuará la semana que viene, en primer lugar con las fábricas de alimentos y otros productos de consumo masivo, con las que el gobierno mantendrá un encuentro que reviste especial importancia. Se trata de un sector fuertemente concentrado y con un peso clave en la formación de precios. Luego vendrán reuniones con la construcción y los productores de tecnología y electrodomésticos.

El encuentro con las alimenticias está condicionado por la imputación del gobierno a un grupo conformado por las firmas más importantes de ese conjunto, y por la inflación de los precios mayoristas, que el Indec calculó en el 5,6% para enero, lo que anticipa que el Indice de Precios al Consumidor continuará en altos niveles en los próximos meses.

Aunque las invitaciones todavía no se concretaron, a un lado y otro de la mesa dan por hecho que se realizarán de manera inminente. En el gobierno aseguraron que el llamado está dentro de los plazos habituales. También descartaron que la imputación a las empresas mencionadas y sus derivaciones administrativas hayan afectado o influido en la convocatoria.

Terreno marcado

El titular de la entidad que nuclea a esas empresas (Copal), Daniel Funes de Rioja, salió rápidamente a cuestionar la imputación por desabastecimiento y el pedido de información del Ejecutivo a sus representadas. El también vicepresidente de la Unión Industrial (UIA) declaró a la prensa que la novedad fue muy mal recibida por el sector y dio a entender que constituye un antecedente negativo para la negociación que viene dentro de pocos días. En esa línea, una importante productora de artículos lácteos que dialogó con Tiempo definió la acusación del oficialismo como una suerte de desconsideración después de que las empresas participaron de los programas de precios de referencia que planteó el gobierno durante la emergencia sanitaria del Covid-19.

Pese a la queja, las alimenticias acusadas de desabastecer los productos de referencia se pusieron a sistematizar la información que requirió Comercio Interior después de la denuncia que se dio a conocer el miércoles. Así lo confirmaron a este medio desde una de las tres industrias de la alimentación más importantes del país y una de las más presentes en los acuerdos con el gobierno.

Efectos relativos

En rigor, los programas de precios de referencia estuvieron limitados a las grandes cadenas de supermercados del país y tuvieron poca presencia en los comercios de proximidad como los almacenes, autoservicios y supermercados chinos a los que el gobierno considera muy atomizados.

Pero en las propias cadenas supermercadistas el efecto de Precios Cuidados y Precios Máximos fue relativo: a una de las partes le bastó con el compromiso por escrito de la contraparte, pero las fabricantes tendieron a respetar los precios de la lista negociada y a aumentar los de sus productos que no quedaron en las listas finales, haciendo valer su poder en la formación de los valores que se exhiben en las góndolas, una realidad que fue hartamente demostrada por consultoras y centros de estudios de consumo masivo así como denunciada a las autoridades por las entidades de defensa de los consumidores independientes y dependientes del Estado.

Incluso el jueves pasado, el representante de los almacenes bonaerenses, Fernando Savore, acusó a las alimenticias de manipular la información de las etiquetas de muchos de sus productos para eludir las listas de referencia.

Mientras se producen estos tironeos entre sectores del empresariado y de la administración pública, los indicadores siguen dando cuenta de la pauperización del salario medio. Esta semana, el Indec informó que la canasta básica aumentó un 4,2% en enero, por encima de la inflación general, y que una familia tipo requirió $ 56.459 para no caer bajo la línea de la pobreza.

Otros diálogos

En tanto, por el lado de la construcción y los electrodomésticos también están a la espera del llamado oficial. Pedro Brandi, presidente del Grupo Construya, conformado por las principales fabricantes de insumos para la construcción, reconoció que el gobierno espera hablar de los precios del sector y adelantó que las empresas van a preguntar por la ejecución del plan de vivienda que anunciaron las autoridades a fin de año.

Desde las firmas de electrodomésticos respondieron a Tiempo que todavía no tienen novedades de la convocatoria que adelantó el presidente Alberto Fernández en la semana previa a los feriados de Carnaval. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual