Los altibajos de la relación con India

(Foto: Xinhua)
Opinión
Por Rubén Darío Guzzetti - IADEG-IDEAL-CEFMA
14 de junio de 2020

El primer gobierno indio (1947) fue de corte socialista, como explicitaba su constitución. Esto acercó posiciones en política internacional con China, como reflejó la Conferencia de Bandung de 1954, cuando ambas naciones junto con Birmania (hoy Myanmar), impulsaron el proyecto “Cinco principios de la coexistencia pacífica”, elaborado por el primer ministro chino Zhou Enlai.

En 1959 comienzan los distanciamientos. India da asilo al Dalai Lama, perseguido por esclavista y huido de la región autónoma del Tíbet.

Cuando el imperio británico tuvo que retirarse -como en otros lugares- siempre buscó dejar conflictos que le permitiesen seguir teniendo influencia. En este caso trazó una difusa línea de frontera de 3480 kilómetros llamada Mc Mahor, que China nunca reconoció, lo cual generó disputas territoriales.

En el extenso territorio de Ladakh se encuentra Aksai Chin, entre la provincia china de Xinjiang y Jammu y Cachemira (India-Pakistán). Aksai Chin es administrada por China y reclamada por India. En la triple frontera de India, China y Bután está Aramuchal Pradesh, controlada por India y reclamada por China.

Otros puntos de disputa son Gilgit Baltistan, en Ladakh, reclamado por India y China, administrado por Pakistán.Y el glaciar Siachen, controlado por India.

No obstante, hubo acercamientos e intentos de acuerdos. En 2003 el presidente Hu Jintao y el primer ministro Alal Bihari Vajpayee acordaron que China renunciaba al territorio de Sikkin, entre Bután y Nepal.

En ese periodo los dos países llegan a un acuerdo estratégico integral en 2006 y China apoya el ingreso de India en el Consejo de Seguridad de ONU, aunque el objetivo no se logró.

La creciente presencia de Estados Unidos en la región y el conflicto histórico entre India y Pakistán fueron alejando a las dos potencias asiáticas.

A fines de 2006 el primer ministro Manmohan Singhy el presidente George W. Bush acuerdan una cooperación militar que incluyó gestiones para que la ONU deje de supervisar el desarrollo nuclear indio. Tanto India como Pakistán no suscribieron el TNP (Tratado de No Proliferación de armas nucleares).

A fines de 2019, el actual primer ministro Narendha Modi derogó las previsiones constitucionales en la zona de Jammu y Cachemira, lo que generó gran resistencia en la población. Esta decisión ocasionó la expulsión del embajador indio de Pakistán. El parlamento indio también reconoció la ciudadanía a refugiados de Bangla Desh de fe el hindú, pero no a los musulmanes.

A pesar de todas las diferencias, China tuvo gestos de acercamiento: Acuerdos de cooperación, importantes relaciones comerciales -sobre todo en el área de telecomunicaciones- apoyó el ingreso de India a BRICS, a la Organización de Cooperavión de Shanghai(OCS) y el G-20.

Nueva Delhi, presionado por EE UU, se retiró en cambio de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP) el más grande acuerdo de libre comercio del mundo, que integran 15 países. Yestá en conversaciones con los gobiernos de EE UU, Australia y Japón para un acuerdo que compite con la Nueva Ruta de la Seda, controlaría el Océano Índico y debilitaría a China.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual