Los sectores pro vida profundizan sus ataques a la aplicación de la ley sexual integral

En diferentes puntos del país, se organizaron bajo la consigna "educación sexual para decidir sí, ideología para adoctrinar no". Como caracteriza a estas agrupaciones, no hay propuesta alguna más que la oposición. Marchará el domingo 28. 

Por Analía Serrudo - Nota elaborada en el marco del programa de prácticas profesionales realizado entre Tiempo y la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV)
25 de Octubre de 2018

Organizaciones “pro vida” se oponen a las modificaciones que se proponen para la Ley de Educación Sexual Integral y entienden que la ESI no debe ser obligatoria ya que incita a la "ideología de género.”

Estas modificaciones de la ley, propuestas en ambas comisiones (Educación y Mujer, Familia, Niñez y Adolescencia) busca en primer lugar eliminar las arbitrariedades institucionales e incluir la definición de integrabilidad en cuanto a una perspectiva laica y científica. Además, la discrecionalidad de las provincias en cuanto a su aplicación y su garantía de obligatoriedad. En otro de los puntos de la ley se refiere a las leyes de identidad de género y matrimonio igualitario.

Respecto a esto, Celeste Mac Dougall militante por la campaña Aborto legal, seguro y gratuito, explica la situación actual de la ley: “El proyecto sobre las modificaciones no llegó a congreso aun, pero las mismas son fundamentales, principalmente la quita del polémico artículo 5 que planteaba que cada institución según su ideario pudiera dar la educación sexual que considere.”

La representante feminista continúa detallando la importancia de estos cambios: “Los cambios del articulo 1 también son fundamentales, ya que plantea la perspectiva científica y laica. En cuanto a su correcta aplicación, lo que está faltando es la capacitación de docentes teniendo en cuenta que es una ley que ya tiene 12 años.”

La Fundación Hora de obrar, que representa a un sector de la comunidad de iglesias evangélicas y en sintonía con lo que ya ha manifestado públicamente la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE). Hora de Obrar expreso su opinión en un comunicado al respecto de la ESI: “Desde nuestra visión de la relación entre el Estado y las diversas confesiones religiosas, afirmamos el ineludible rol del Estado en garantizar la educación de calidad y basada en los derechos de los niños, niñas y adolescentes, que incluyen la necesidad de abordar temas relativos a su sexualidad.”

Además agregaron: “Entendemos que la sexualidad es parte fundamental de la vida humana y que, desde la infancia, es necesario recibir una Educación Sexual Integral tanto en el ámbito familiar como en los espacios de formación escolar de nuestros niños, niñas y adolescentes.” 

“Nos manifestamos contra la imposición y a las presiones desde cualquier sector. Decimos Sí al respeto y pleno cumplimiento de las leyes que amplían derechos; Sí a la aplicación de la Ley de Educación Sexual Integral”, analizan.

Por su parte, un grupo de manifestantes pro vida que hoy son los mismos que se suman a “Con mi hijos no te metas” dio a conocer un comunicado expresando su oposición a la educación con enfoque de género, brindar información y libertad a las y los alumnos sobre su identidad y su sexualidad, y entienden esto como una ofensa hacia la familia. “No queremos que se imponga una enseñanza sexual ideológica basada en conceptos culturales desplazando toda argumentación científica, que se le quite el derecho a los padres a educar a sus hijos de acuerdo a sus convicciones y que se enseñe ideología de género en ningún ámbito del gobierno incluso en las instituciones educativas.”

Acerca de estas asociaciones, Mac Dougall Celeste brindó su opinión respecto a este movimiento: “Es una consigna regional, no sólo de nuestro país. Atrasa con relación a tratados internacionales que la Argentina ha firmado con rasgos constitucionales, como son los derechos de niñas, niños y adolescentes y asimismo, el propio estado argentino ha sancionado sus propias leyes respetándolos. Además, se abandona el paradigma tradicional de los menores tutelados por un adulto, sino que se entiende a los mismos como sujetos civiles que deben recibir derechos como la educación sexual integral con perspectiva laica y científica. “

“Entonces no es que nos metemos con sus hijos, sino que es una responsabilidad como docentes y es un derecho de los niños recibir esa educación con la información indicada”, de esta forma la militante expresa su opinión en relación a las consignas de estas organizaciones “pro vida”.

Llama la atención los argumentos en contra de la legalización del aborto al momento de la votación de la ley, que entendían a la ESI como un método para prevenir los mismos y hoy se encuentran en contra de la reforma de dicha ley.

Uno de ellos es el de María Cristina Fiore Viñuales del partido Renovador de Salta: “No es empoderar a la mujer permitirle el aborto, empoderar a la mujer es darle educación sexual, darle salud como corresponde, para que ejerza libremente su vida. En esto tenemos una deuda pendiente”.

Otro argumento a favor de la ESI y en contra del aborto en el momento de la votación, fue el de Roberto Basualdo presidente del partido Producción y Trabajo-San Juan “Yo sueño con la educación sexual, trabajar con la prevención, que fue sancionada en 2006. Recién ahora el Consejo Federal de Educación pide que lo implementen en todos los distritos y que sea obligatoria”.

El movimiento que marchará se describe en su página de Facebook, como “un movimiento ciudadano que nace como reacción a la imposición de la ideología de género en nuestros hijos mediante el sector educativo en los diferentes estados soberanos”. Tendrá su primera movilización en distintas zonas del país con proclamas como “somos ciudadanos responsables que buscan un desarrollo y crecimiento sano para sus hijos.” Las provincias participantes son las siguientes: Buenos Aires, Neuquén, Mendoza, Córdoba, La Pampa, Misiones, Santa fe, Bahía Blanca, Corrientes, Formosa, Entre Ríos, Rio Negro, Tucumán, y Tierra del Fuego.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS