Marcha del Orgullo: una vez más, el arco iris le ganó a la lluvia

Una multitud copó la Plaza de Mayo para ver los shows, las carrozas, el rugby diverso y hasta para manifestarse contra el ajuste del gobierno.
Por Nicolás G. Recoaro - @ngrecoaro
18 de Noviembre de 2018
"Menos mal que nos salvó la San Pedro y dejó de llover. Si no era mucho puto pasado por agua", dice, siempre irónica, la escritora y performer Naty Menstrual, al tiempo que ofrece remeras y buzos tatuados con sus obras pictóricas en la feria montada en Plaza de Mayo. Los chaparrones matinales ya se evaporaron, el sol del 17 viene asomando y un arco iris inflable corona la Avenida de Mayo desde su nacimiento, junto al histórico Cabildo. Este 2018, la 27ª Marcha del Orgullo no iba a estar muy concurrida. Sería multitudinaria. La plaza luce un lleno total. "Hoy marchamos por muchas consignas, desde el fin del travesticidio hasta la defensa del cupo laboral trans –se despide la Menstrual–. Pero sobre todo por el derecho de mostrarnos como somos, a ser como queremos ser. Ah, y también contra el ajuste. Que Macri reviente como un sapo".

Desde el escenario, Mimi Maura grita que ya no llora más. La marea diversa disfruta el ritmo caribeño moviendo las patitas y le contesta que, si se quiere ir, que se vaya. En el backstage, Barby sigue atenta el devenir de la jornada. Milita en Unidos y Organizados, una de las 60 organizaciones LGBTIQ, sociales, sindicales y político-partidarias que forman parte de la comisión organizadora. Espacios que en el día a día no articulan, pero que en esta fecha caminan de la mano. Barby cuenta que hace seis meses vienen preparando la gran marcha. Esperan más de 100 mil personas y cuentan con más de 20 carrozas para el recorrido hasta el Congreso. "Hay muchas consignas: la diversidad sexual, el respeto de las identidades, basta de lesbo-odio, entre muchas otras. Pero en el contexto de ajuste, decimos también basta al FMI y a la persecución política. Macri y la Iglesia son antiderechos", se despide la piba maquillada con glitter verde esperanza.


...
(Foto: Edgardo Gómez)


Frente a la Catedral, los puestos estallan de clientes. Los chicos de AY Jockstrap ofrecen banderas multicolores, suspensores floridos y shorcitos ajustados a precios bien populares. Los clientes se los sacan de las manos. No muy lejos, los Ciervos Pampas se dan el gusto de jugar una tocata sobre el asfalto gris. "Somos el primer equipo de rugby diverso de Latinoamérica. Participamos en un torneo de la URBA", cuenta Ezequiel desde el improvisado ingoal. Cuenta que entrenan en el Parque Avellaneda, que ya tienen cinco años de historia y que le ganaron por empuje de scrum a la discriminación. "El deporte –cierra Eze antes de sumarse a un fogoso besazo colectivo– también es un espacio que permite abrir cabezas. A la homofobia le ganamos peleando".

¿Quién dijo que no hay osos en Salta? "Yo soy el rey gay de los ositos salteños", se presenta en sociedad el barbudo y bien alimentado Cristian. Cuenta que ahorra todo el año, pesito a pesito, para venir a la marcha nacional cumbre. "Sabe por qué marcho, por amor. Creo que a todes les que estamos acá nos mueve el corazón". También los derechos conseguidos: "Hay que ejercerlos, cuidarlos y ayudar a que todes los tengan".

Ataviado como el sumo pontífice, Claudio regala bendiciones para los fieles de la diversidad: "Soy creyente, pero vivo la fe a mi manera. No comulgo con una Iglesia que nos discrimina. Mire que leí la Biblia, pero en ningún lado dice que nos tienen que discriminar", se despide con una sonrisa pícara y beatífica.


...
(Foto: Edgardo Gómez)


Antes de que arranque la caravana hacia el Palacio Legislativo, Jimena Barón ofrece un tórrido cierre a toda orquesta. Entonces, los camiones encienden los motores, los parlantes y la masa diversa empieza a marchar. Hacia el arco iris inflable, el barrio de Congreso y más allá.  «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS