Más de la mitad de las empresas despedirá personal antes de fin de año

Una encuesta privada indicó que el 56% de las firmas consultadas planea cesantear hasta el 4% de sus plantillas. Además, reconocen que los salarios quedarán 11,7 puntos detrás de la inflación.
Por Alfonso de Villalobos / Martín Ferreyra - @alfondevil / @mferreyra_ok
14 de Octubre de 2018

Casi todos los días una empresa cierra o despide trabajadores.

El fenómeno se acelera, como lo demuestran los más de 400 despidos de los empleados de Laboratorios Roux-Ocefa que pelean por la continuidad de la planta bajo su propia gestión ante el abandono empresario. La metalúrgica Tandil confirmó su cierre y la cesantía de los cien trabajadores que quedaban de los 900 que supo emplear en su período de auge.

Las cesantías se cuentan de a 500 en la emblemática Alpargatas. Los fabricantes de instrumentos musicales reconocieron más de 450 despidos en grandes plantas y pequeñas empresas. Lo mismo ocurrió con la fábrica Longvie, en Paraná, la plástica Uniplast y la tradicional compañía alimenticia La Campagnola. Esto apenas en los últimos días.

La consultora Tendencias Económicas registró en septiembre 4286 despidos, que representan un incremento interanual del 169,4%, así como un crecimiento extraordinario de las suspensiones, que alcanzaron durante ese mes a 9898 operarios; 10,6 veces más que los registrados hace un año.

Un informe de la Universidad Metropolitana para la Eduación y el Trabajo (UMET) destaca que, en apenas cuatro meses, se destruyeron 97.400 puestos de trabajo registrado, 34 mil de los cuales corresponden al sector privado.

Las Unión Obrera Metalúrgica informó el jueves que sólo durante este año ya se perdieron más de 3000 puestos, y que desde 2015 registran una caída de 50 mil afiliados resultado de los despidos y los retiros voluntarios. Además, pronostican un agravamiento de la situación en los próximos meses.

Pero la situación parece estar lejos de su piso y, claro, no se limita a las empresas que cierran sus plantas sino que también incluye a aquellas que buscan adaptar sus dotaciones a la recesión económica que avisoran.

Una encuesta difundida por la consultora internacional Willis Towers Watson (WTW) sobre las expectativas de empleo en la Argentina para los últimos meses de este año arroja resultados alarmantes.

El relevamiento, realizado en septiembre sobre 454 empresas instaladas en la Argentina (25% nacionales y 75% extranjeras) que emplean más de 110 mil trabajadores en 17 sectores diferentes, dio como resultado que el 56% de ellas reconoce tener en sus planes despedir empleados durante los meses que quedan de acá hasta fin de año.

En la anterior encuesta del mismo tenor, realizada en marzo, apenas un 18% de las empresas decía que iba despedir.

Por otro lado, sólo el 38% de las compañías tiene planificado contratar nuevos empleados cuando, seis meses atrás, ese grupo llegaba al 42%. Pero, además, un 26% de las firmas que pronostican cesantías asegura que las bajas equivaldrán a entre un 3% y un 4% de sus plantillas cuando, en marzo, la mitad de aquel 18% las planificaba con un techo del 2% de sus dotaciones.

Marcela Angeli, directora de Talent & Rewards de Willis Towers Watson, buscó poner un matiz al fenómeno: "La mitad de las empresas que declararon intenciones de despedir también señalaron que contratarían gente. Es cierto que habrá un saldo negativo con un escenario claramente distinto al de marzo, pero también es verdad que hay en marcha una rotación de empleados por reorganizaciones de las estructuras o para cambiar el perfil de los empleados", explicó en diálogo con Tiempo.

El informe, además, indicó que el 16% de las empresas suspenderá la contratación de nuevos empleados y un 11% no reemplazará las vacantes que pudieran producirse. El 7% ya tiene planificado reducir sus plantas durante 2019 y el 8%, las contrataciones de empleo tercerizado. Además, hay pautados planes de retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas así como la reducción o eliminación del presupuesto para capacitación y el rediseño de los planes de salud y otros beneficios.

La misma encuesta señala que las empresas otorgarán incrementos salariales que, en promedio, quedarán 11,7 puntos porcentuales por debajo de los pronósticos de inflación, en torno del 42 por ciento.

Confirmación oficial

La tendencia que se manifiesta en el relevamiento de WTW coincide con los resultados de los informes oficiales.

Por caso, la encuesta que el Indec realiza en el marco del Informe de Coyuntura de la Actividad de la Construcción sobre las empresas del sector indica que un 56,5% de las que se dedican a la obra pública planifica reducir personal mientras que ese porcentaje es del 39,4% para las dedicadas a obras privadas entre septiembre y noviembre próximos.

Según la encuesta del Estimador Mensual Industrial (EMI) del Indec, un 31,1% de las empresas consultadas reducirá sus dotaciones netas y un 41,1% achicará la cantidad de horas  trabajadas.

Por otro lado, la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) que elabora la Secretaría de Trabajo, y que releva las expectativas de más de 3000 empresas en todo el país, también ofrece indicios de esa firme tendencia a la reducción de personal.

Un dato que se destaca es la persistente caída del porcentaje de empresas que buscan personal. El número recaló hasta un 24,6%. Se trata del segundo peor mes de toda la serie que arranca en octubre de 2006, sólo superado por el 23,4% de diciembre de 2008. El promedio histórico se ubica en un 31,7 por ciento.

Fabián Berho, excoordinador de Estadísticas del Ministerio de Trabajo, explicó a Tiempo que "la diferencia entre los que van a tomar y los que van a despedir es de un 0,3% en agosto. Es el mínimo de los últimos diez años. Pero los que despiden tienen una actitud más conservadora al declararlo que los que toman. Muchos despidos están 'escondidos' entre los que dicen que quieren mantener su dotación".

Para el especialista, los datos disponibles en la EIL permiten inferir que, para el tercer trimestre de este año, el desempleo ya llegó a dos dígitos: "El nivel de incorporaciones (la tasa de entrada en la jerga especializada), sigue muy bajo y existe una firme correlación con el desempleo. Si los desocupados, a pesar de las dificultades, siguen buscando empleo –y por lo tanto no baja la Población Económicamente Activa–, el desempleo ya está en dos dígitos. Si, por el contrario, aumenta la población inactiva por el desaliento, entonces estaría aumentando de manera explosiva la pobreza", analizó.

Marzo está muy lejos

Fuentes del sector privado prevén la continuidad en la destrucción de empleo aunque no creen que la proporción sea de la magnitud que surge del informe de WTW.

Victoria Giarrizzo, directora del Centro de Economía Regional y Experimental (CERX), coincidió en que el desempleo se encamina a superar el límite del 10% tras marcar 9,6% a fines de septiembre.

En el primer semestre, según explicó la especialista, se agregaron 503 mil desocupados respecto de diciembre de 2017. En el segundo semestre se agregarían otros 175 mil como consecuencia de una mayor destrucción neta de empleo.

Para Giarrizzo, la ecuación de costos hace que las industrias prefieran mayoritariamente retener personal. Tras la megadevaluación, el costo salarial mejoró para las empresas fabriles, pero como "el escenario va a empeorar, los despidos van a ser inevitables. Marzo, horizonte del gobierno, está muy lejos".

En el comercio, un sector con más rotación de personal, "las ventas se desplomaron y las empresas no tienen liquidez para pagar los sueldos. Además, los comercios están apreciando una suba de los costos de las tarjetas", dijo la experta.

El sector está sufriendo el aumento de los alquileres y el avance del comercio electrónico, dos factores que repercuten en cierres de negocios y despidos. "En los meses que vienen, si no hay reactivación, va a haber muchos cierres de comercios", pronosticó Giarrizzo, quien se desempeña también como consultora mercantil.

Miguel Ponce, del Centro de Estudios para el Comercio Exterior Siglo XXI, advirtió que la destrucción de puestos de trabajo "va a ser una constante en los meses que vienen porque las empresas no pueden trasladar a precios los costos de la devaluación sin demanda en el mercado".

Pero el sector que promete un recorte de dimensiones es la construcción, que sufrirá el brutal recorte de la inversión pública y la indefinición de los proyectos PPP.

El presidente del Grupo Construya, Pedro Brandi, previó un recorte de 60 mil puestos para fin de año, el 5% del total. En la primera parte de 2019 la caída de la actividad puede llegar al 15% arrastrando 60 mil empleos adicionales, agregó Brandi. Confirmó que la tendencia persistirá. «

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N