Nordelta: tratarán de que ingrese una línea de colectivo al complejo

Después de los reclamos de las trabajadoras domésticas discriminadas, el municipio de Tigre buscará aprobar una ordenanza para que el transporte público se meta en el complejo privado.
26 de Noviembre de 2018

Tras el reclamo de las trabajadoras del personal domestico del complejo Nordelta, a quienes no les permiten compartir las combis con los residentes del barrio, el municipio de Tigre presentó un proyecto de ordenanza para que una línea de colectivo ingrese al complejo.

El intendente Julio Zamora presentó en el Concejo Deliberante local un proyecto que será tratado este martes para que la línea de colectivos 723 desvíe su recorrido y circule por la avenida interior que atraviesa la ciudad-pueblo. Las trabajadoras habían denunciado que los habitantes del lugar pidieron que no las dejen viajar en las mismas combis que ellos porque “tienen mal olor y hablan mucho”.

En el proyecto de ordenanza, el intendente solicitó u nrecorrido alternativo para colectivo local 723, de la empresa Utenor, y que un ramal ingrese a Avenida de los Lagos. El proyecto que dispone el ingreso de la línea de colectivos a Nordelta aclara que es “necesario optimizar la prestación de los servicios de transporte público de pasajeros en algunas localidades del partido a los efectos de cubrir necesidades de la población que se fueron manifestando con mayor intensidad a partir del crecimiento urbano y poblacional”.

También podés leer: Casas particulares

Zamora, explicó su decisión: “Quisimos negociar con ellos para que entre el transporte público. Pero los vecinos querían proponer una forma alternativa para que ingrese un transporte que no sea público, sino que sea solventado por ellos. Tienen desconfianza en el transporte público, por un tema de seguridad”, dijo a Página/12. “Yo les di un plazo de tres meses para que presenten algo alternativo y no lo hicieron. Se autoimpusieron un propio plazo pero nosotros no lo respetamos: querían extender esto hasta abril de 2019. Pero la situación de las empleadas, que desconocíamos, nos obligó a acelerar los tiempos”, agregó

El caso se conoció hace unas semanas y derivó en una denuncia ante el Inadi, presentada por la legisladora porteña Myriam Bregman, quien definió la práctica de la empresa MaryGo como un nuevo “apartheid”.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

móvil:N