¿Por qué el trabajador autogestionado es discriminado en las políticas públicas?

Opinión
Por Miriam Juaiek - CESO Incuba
7 de agosto de 2020

El trabajador autogestionado sufrió una mayor pérdida en sus ingresos en comparación con aquel que desarrolla su tarea en relación de dependencia. A raíz de la pandemia de COVID-19 y la consiguiente cuarentena decretada por el Gobierno Nacional que restringió el desarrollo de determinadas actividades, aquellos trabajadores que no se encuentran en relación de dependencia recibieron un porcentaje muy inferior en materia de ayudas económicas. Los ingresos máximos de asistencia desde el Estado en el caso de los trabajadores autogestionados no llega a cubrir el monto mínimo que recibe un trabajador en dependencia

Si bien desde el Gobierno se señaló que todas estas medidas apuntan a “morigerar el impacto de las medidas sanitarias sobre los procesos productivos y el empleo”, es claro que las esas medidas tienen un mayor impacto en los trabajadores en relación de dependencia. Entre otras se pueden mencionar la reducción de cargas sociales, salario complementario, créditos a tasa cero para trabajadores monotributistas y autónomos, sistema integral de prestaciones por desempleo y la posibilidad de acceder a un Crédito a Tasa Subsidiada para empresas.

En números concretos, un trabajador autogestionado recibe hasta 6.500 pesos durante dos meses cuando su salario máximo sea de 16.875 pesos. En junio se amplió por 2 meses más, con un monto de hasta 16.500 pesos para ese lapso. Por el contrario, quien está en relación de dependencia recibió desde abril entre 16.875 y 33.750 pesos por mes. Aunque algunos autogestionados pudieron acceder al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) por un monto de 10.000 pesos mensuales o al Crédito Tasa Cero, esta última opción implica un endeudamiento en un momento en que han perdido su capacidad de generar ingresos con su trabajo personal.

Para complicar más la situación hay una clara diferencia en lo que hace las herramientas para recibir los beneficios. Por ejemplo: el trámite que debe realizar quien está en relación de dependencia demora pocos minutos para que se corrobore la información de facturación expuestos por la AFIP. El trabajador de autogestión necesita completar varios formularios, escanear estatutos y actas sociales y enviar la documentación por email al Ministerio de Trabajo. En el primer caso el cobro se hace a las tres semanas mientras que en el segundo no hay un tiempo establecido.

No es un dato menor que, de acuerdo a las investigaciones del INDEC, el costo de la Canasta Básica Total – Línea de Pobreza para un adulto supera los 14.000 pesos mensuales mientras que en el ingreso familiar para 2 adultos y 2 niños es de aproximadamente 44.000 pesos. Teniendo en cuenta la duración de la cuarentena, más de 4 meses, se puede calcular un ingreso por adulto de 56.000 pesos y por grupo familiar de 176.000 pesos, cifras muy superiores los beneficios a los que pueden acceder los trabajadores.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual