Quién pone los muertos

(Foto: Pedero Perez)
10 de mayo de 2020

“No podemos salir a tontas y a locas porque a algún pillo se le ocurre decir que lo más importante es la economía y abrir todo en desmedro de la gente”, dijo el presidente. Del “miserable” que dedicó, sin nombrarlo, a Paolo Rocca, por despedir trabajadores apenas iniciadas las medidas de aislamiento, a este modesto y casi condescendiente “pillo” con el que apostrofó el viernes a los factores de poder que buscan agujerear como sea la cuarentena, el presidente bajó un cambio en la elección de los calificativos para aquellos a los que sólo preocupa la salud de sus fortunas. Si les dijera “asesinos”, la ola de indignación de los medios corporativos nos taparía a todos y motivaría renovadas marchas contra el comunismo albertista.

¿Pero qué son? Los popes que integran la Asociación Empresaria Argentina (AEA) reclaman al gobierno aplicar “acciones que posibiliten una vuelta ordenada al trabajo y la producción”, mientras exigen evitar el default. En un descarado ejercicio metafórico, las autoridades de IDEA comparan el esfuerzo colectivo del aislamiento social con el pago de la deuda, pues respetar ese compromiso “también es cuidar a los argentinos”. El Círculo Rojo en pleno, ex funcionarios como Alfonso Prat Gay –corresponsable de la debacle financiera que agudiza el desafío sanitario– y todos sus acólitos periodísticos baten el parche de sus cacerolas pidiendo el fin de la cuarentena, “cuidar la economía”. En el colmo de la desvergüenza, el “conocido matutino” fabrica una opereta tempranamente frustrada –si pasa, pasa– en la que un anónimo funcionario porteño postula la idea de “contagiarnos todos”, apelando al concepto de “inmunidad de rebaño”, ampliamente rechazado por todos los especialistas para esta etapa de la pandemia.

El gobierno resiste, hasta donde le da el cuero. Posterga la reapertura progresiva de la cuarentena en el Área Metropolitana , donde se concentra más del 86% de los casos de Covid-19, y procura mantener más o menos tenso el tire y afloje por las actividades que habilita y los requisitos que deben cumplimentar. Pero está claro que no debe lidiar con pillos nomás, sino con gente más peligrosa.

Brasil, EE UU, el Reino Unido, hasta Suecia, con diferentes modales pero la misma premisa, eligieron poner la economía por delante de la salud. Arrastrada por el colapso de los sistemas de salud, la economía se desplomó igual en el país de Trump, adalid de la negación de la pandemia. Su PBI caerá casi un 6%, con más de 20 millones de nuevos desempleados, y una cifra monstruosa de muertes que no cesan: hasta ayer, casi 80 mil.

¿Son sólo pillos o son, sin vueltas, asesinos los que piden volver a ese modelo? Y una pregunta aún más escrupulosa: ¿quién pondría los muertos, si se abriera la cuarentena como piden? ¿Ellos? No. Serían los trabajadores de sus fábricas. Y acaso los presos. Y los adultos mayores en los geriátricos. Y los habitantes de las villas, donde las condiciones materiales de la vida, en el país que nos dejaron, tornan imposible el aislamiento. Pero ellos no.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual