Reclaman que se reglamente la ley de cupo trans

Se aprobó en la Provincia en 2015, pero nunca se implementó. Hay proyectos similares en otros distritos. Prevé cupos laborales en la administración pública para personas travestis, transexuales y transgénero.
29 de Octubre de 2016

Florencia Guimaraes García tiene 35 años y es militante por los derechos de las personas trans, un colectivo que da una lucha permanente por la identidad y que por estos días enarbola un reclamo puntual: la efectiva implementación de la Ley 14.783, que debe garantizarles cupos laborales en la administración pública de la provincia de Buenos Aires. "Es uno de los tantos proyectos que encabezó Diana Sacayán –la activista que un año atrás fue víctima de un travesticidio–. Es muy agotador, por la soberbia de los funcionarios que tienen que reglamentar la ley. El objetivo es sacar de las calles a las compañeras que se prostituyen. Para que sea así, es necesario que tengan un empleo. También se impulsó en otros distritos, y en las últimas semanas se sumó Chubut. Pero queremos que esto se implemente a nivel nacional”, explica a Tiempo la referente de la agrupación Furia Trava. El legislador provincial chubutense Gustavo Fita (FpV) detalla la iniciativa como "la creación de un sistema de capacitaciones y formación para que reúnan las condiciones de idoneidad para ocupar un puesto laboral, en los puestos que sean necesarios".

La ley de cupo laboral de las personas travestis, transexuales y transgénero fue aprobada por la Legislatura bonaerense el 17 de septiembre de 2015, y se promulgó dos días después. “Pero falta la reglamentación. Si eso sucede se haría verdadera justicia por Diana Sacayán, porque fue su militancia”, reclama la diputada provincial Karina Nazábal. Y se queja: “El Estado es responsable por cada noche que estas mujeres se prostituyen para sobrevivir. Se permitió durante décadas que esta población fuera ocultada, discriminada, silenciada, reprimida y asesinada a través de múltiples mecanismos que como sociedad construimos, y a los que no se les opuso ninguna resistencia ni objeción. Muy por el contrario, se facilitó este genocidio cotidiano”.

Con leyes de vanguardia como las de Matrimonio Civil Igualitario e Identidad de Género, la Argentina se constituyó en referente mundial en el reconocimiento de derechos a la comunidad LGBTTTI. “La de cupo laboral en el empleo público para personas trans es la primera norma mundial recomendada por la ONU, para seguir construyendo mayores niveles de igualdad y equidad en nuestro país”, cuenta Nazábal.

En Rosario es una ordenanza aprobada. En Salta tiene media sanción. Y en otras provincias donde también se presentó el proyecto (Chaco, Mendoza, Corrientes y Córdoba), no hubo avances.

La ley bonaerense prevé la creación de empleos en el Estado provincial y sus organismos (empresas estatales y sociedades anónimas con participación estatal) y la de un Registro Único de Aspirantes para las personas trans mayores de 18 años, hayan o no accedido a los beneficios de la Ley 26.743 de Identidad de Género, para que se capaciten. Darío Arias, coordinador de Conurbanos por la Diversidad, explica: “Le exigimos a la gobernadora María Eugenia Vidal que esté a la altura de las circunstancias y reglamente de manera urgente la ley de cupo laboral travesti trans. Si no lo hace, está incurriendo en una deliberada violación al derecho al trabajo de nuestros compañeras y compañeros. Estamos esperando una nueva reunión con la Secretaría de Derechos Humanos. El cónclave se realizará este lunes 31 de octubre. Solo a través de nuestro esfuerzo colectivo vamos a lograr avanzar”.

Si esta ley es reglamentada e implementada, las travestis que se prostituyen en las calles tendrían la posibilidad de trabajar. También se reduciría el índice de travesticidios, en el contexto de desprotección en el que viven muchos integrantes de este colectivo. “Pedimos que todas las provincias se sumen a este reclamo. Es muy importante, porque apunta a sacar a muchas compañeras del infierno que significa la prostitución. Queremos que los cupos laborales estén garantizados, algo que jamás hemos tenido. Nuestra comunidad es la única que tiene una expectativa de vida de apenas 40 años, por el abandono al que nos condena el Estado”, reclama Florencia. Y concluye: “Es una sociedad discriminadora y de instituciones expulsivas. Solo el 1% de las personas travestis vive hasta los 60 años, y ocho de cada diez chicas están en situación de prostitución. Creemos que es vital reglamentar esta ley. Porque pone a nuestro país a la vanguardia respecto de las leyes hacia nuestra comunidad”. «

Travesticidios

En la primera marcha contra los travesticidios, realizada en Buenos Aires a fines de junio, se informó que fueron 13 durante 2015, y ocho en la primera mitad de este año.

Salir del infierno

«Esta ley es muy importante porque apunta a sacar a muchas compañeras del infierno que significa la prostitución», dice Florencia Guimaraes García, militante de Furia Trava.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS