Resistencia colectiva veinte veinte

A pesar de vivir un año entre alfileres, la escritura de historias levantó un espacio resiliente pese a la distancia. El taller virtual de escritura creativa de Tiempo, Página blanca, destelló en creaciones y acompañamientos.

(Foto: Corina Bertone)
Por Juliana Corbelli - Coordinadora de Página blanca
8 de enero de 2021

En Página blanca desarrollamos la resiliencia pandémica veinte veinte con el acto de escritura. Las camaradas que asistieron a la edición primavera soltaron la mano para el nacimiento de personajes y escenas. Y con la sensibilidad de la comunicación literaria que les dio crearse, la escritura de historias levantó un espacio de resistencia colectiva.

Pese a sentir que las microficciones nos mantuvo entre alfileres, logramos compilar una muestra de escritura que llamamos Primera ola porque motivos de escritura proliferan donde se tuerce la remada. La nuestra provino de una charla sobre la vacunación que se nos acercaba hace unos días nomás, en diciembre. Probamos relato, escritura inocente, verso, puente. Como coordinadora acompañé las mentes trabajando, recolectando metáforas y diversos estados de escritura. La grupalidad militó la alegría del encuentro, confió en sus personajes, y así nos acompañamos en las rutas de viaje a casa, algo errantes y con la mirada marrón.

Cuando cuento que Página blanca es federal y apunta a crear grupalidades creativas en territorio me refiero a que además de escribir habitamos los espacios, a distancia: vuelos de cóndores, olas de tormenta y sombras en la arena; espejos en el río, la primavera porteña, el viento fresco del mar que parece calmo. Mensajes entregados. Porque en la colectiva de guasap corrió un puente sobre un canal, una marcha detenida en el arco iris, un cactus sobresaliente, por detrás de una casa amarilla. No faltó el atardecer del Cerro Campanario un día domingo y nos visitaron las galerías un pájaro de jazmín y un hornero que no podía volar. Y como de las palabras respiramos, aunque en digital, se instaló el hábito de las frases de la semana, tales como “El tiempo es incómodo, camina con una media rota” (Diego Pietrafesa, CABA). “Buscá el arco iris que haga detener tu marcha” (María Cristina Valenzuela, Cipoletti). “La palabra verdadera como bandera” (Tamara Dardick, Santa Teresita). Y escribieron y respondieron, y volvieron a escribir la primera ola: Rosario Hasperue, Celina Romano, Favio Correa, Nicolas Danziger, María de los Ángeles Buceta, Sebastián Moreira, Soledad De Marco, Sergio Venditti, Gabriela Deocare, María Bernarda Tinetti, Ivana Carina Ortiz, Matías Pozzo, Rocio Orieta, Graciela Anfosso, Corina Bertone, Graciela Rimondi.

También podés leer: Primera ola de escritura

Por supuesto, no dejó de haber atrasos en las entregas, desorientaciones y luchas contra los word, los drives, los zomms, las plataformitas o los propios medios y tabúes. Hubo quien se enredó con el cable de la impresora y por el carro atascado, sumó una cosa rota al inventario de pandemia. ¿Problemas con la conexión? ¿Exigencias de trabajo? En semanas se fue formulando la anestesia del Club de la media falta pero, por prepotencia, lxs impuntuales del mundo siguieron en unión por el horizonte de la creación. Intentos de escritura, escrituras de fin de semana, escrituras a diario.

No estuvimos en soledad. Las editoriales independientes nos acompañaron con maestría, como Ediciones Godot, China editora, Sigilo, Tipas móviles y muchas más que llegaron a los discos sólidos. Los proyectos de Página blanca edición primavera quedaron abiertos y una muestra de escritura del momento se hizo presente en esta primera ola de la experiencia con la ficción y con una realidad en común. Pasen por aquí.

También podés leer: Formación en Tiempo, está abierta la inscripción de la edición Verano 21


*El nuevo taller a distancia de escritura creativa comienza en marzo. Socios y socias tienen un descuento. Consultas a: talleres@tiempoar.com.ar







Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual