Rutas cero: las pruebas de las mentiras de Macri

Nuevos datos sobre las obras que el macrismo abandonó y que se habían inciado durante el último gobierno de CFK. Los casos de Santa Fe, Mendoza, Entre Ríos, Río Negro y Formosa.
(Foto: Presidencia)
19 de enero de 2020

El cemento, metáfora de obra pública con la que Mauricio Macri pretendió identificarse ante el electorado, empezó a quedar en cuestión cuando, tras el cambio de gobierno, la nueva gestión comenzó a descubrir que muchas rutas quedaron sin terminar o ni siquiera fueron continuadas. Algunas de obras inconclusas tienen un denominador común: fueron iniciadas durante el kirchnerismo.

En el relevamiento que están haciendo desde el ministerio de Obra Pública conducido por Gabriel Katopodis, heredero de la cartera de Transporte que condujo Guillermo Dietrich, se identifican cinco obras paradigmáticas que, según evalúan, fueron deliberadamente dejadas de lado durante estos últimos cuatro años.

En las reuniones que mantuvo el ministro con 17 gobernadores y gobernadoras, más decenas de intendentes, los relatos se repiten: favoritismo según el color político.

La mayor parte de estas obras que se dejaron de hacer  se habían iniciado en la última etapa del segundo mandato de Cristina Fernández y se frenaron en 2016, 2017 o 2018 “por decisiones políticas”, según evalúan fuentes técnicas de la cartera. Las fechas de certificación, presentado por las empresas encargadas de las obras, muestran que los trabajos tuvieron continuidad entre 2011 y 2015. Hasta el momento, el relevamiento dio cuenta de que seis de cada diez rutas están frenadas. “Son obras que cayeron en la grieta porque no fueron iniciadas por la gestión de Dietrich”, denuncian en el ministerio.

En Santa Fe, se había iniciado la rehabilitación de la ruta nacional, tramo que va desde Cañada Rosquín hasta San Martín de las Escobas. Son unos 32 kilómetros - del 129 al 151- de rehabilitación de calzada, obra cuyo saldo vigente asciende a $ 88.857.032 y fue iniciada en febrero de 2011, pero paralizada en diciembre de 2018. Si bien el avance físico y financiero de la obra para esta fecha debería ser del 100%, el avance financiero es del 49% y el físico del 58%.

En el caso de Mendoza, la pavimentación de la estratégica ruta nacional 40, que une el norte y el sur a lo largo del oeste argentino, quedó inconclusa en el  tramo de 63 kilómetros que une Neuquén y Mendoza, en la localidad de Bardas Blancas. Esta pavimentación de camino de montaña fue iniciada en febrero de 2013, cuenta apenas con un avance financiero del 18% y un avance físico del 34%. La última fecha de certificación fue en noviembre de 2017. Ahora cuenta con un saldo vigente de  797,224,439.97 pesos.

En Río Negro, la duplicación de calzada de la autopista urbana, colectoras y cruces a distinto nivel de la ruta nacional 22 que une Chichinales – Cipolletti, y brinda acceso a las localidades de Cervantes y Coronel Juan José Gómez, quedó un saldo pendiente de $ 738.486.706.  Había sido iniciada en febrero de 2012 y apenas se concluyó un avance financiero del 17% y un avance real del 25%. La obra quedó paralizada en septiembre de 2018.

En el caso de Entre Ríos, los trabajos de construcción de caminos y pavimentación de los tramos rurales de las rutas provinciales 6 y 3, que se vinculan con las rutas nacionales 12 y 18, y que brinda acceso a las localidades de Hernandarias y La Paz -unos 130.43 kilómetros- comenzaron allá por julio de 2013. La obra inconclusa dejó un saldo pendiente de 1.015.820.002 pesos. Tiene fecha de última certificación en noviembre de 2018 y quedó por la mitad. El avance financiero es de apenas del 38% y el físico del 53%.

Y en Formosa, el corredor de la ruta nacional 11, cuyo tramo 3, de 16 kilómetros une Formosa y Chaco, y establece un empalme con la ruta nacional 81, en donde debía hacerse una duplicación de calzada en autovía rural, dejó un saldo pendiente de 440.166.763. Esta obra tiene  fecha de inicio en agosto de 2015 y apenas tuvo un avance financiero y real del 5%. La última fecha de certificación es de septiembre de 2016.

La falta de finalización de estas obras en distintas provincias se compara al porteño Paseo del Bajo, inaugurada por Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, en junio de 2019 ,cuyo gasto superó los 650 millones de dólares, según las cifras oficiales. En ese contexto, el ministro Katopodis señaló el viernes que “el gobierno anterior dijo que iba a hacer 2800 kilómetros de autopistas e hizo apenas algo más que 300. No hizo nada, hizo muy poquito. Cuatro mil kilómetros de rutas seguras fue lo que anunciaron como meta de su plan vial y no hicieron un solo kilómetro de ruta segura".

Además de la evaluación de la situación real de la obra pública, el ministerio también está averiguando quiénes son los 80 gerentes designados por el macrismo dentro del ministerio que condujo Dietrich. Uno de ellos es Roger Botto, ex director y accionista de AuSol -empresa de la que los Macri fueron socios-, quien apenas asumió Cambiemos quedó al frente de la gerencia ejecutiva de Licitaciones y Contrataciones de Vialidad Nacional, con un sueldo de $ 214.693 y que ahora se resiste a dejar su cargo a pesar de que se le pidió la renuncia.  «

Las nuevas formas de contratación

Según pudo saber Tiempo Argentino, desde el Ministerio de Obras Públicas se trazará una estrategia de transparencia en contratación de empresas en el que se involucrará a las universidades públicas como veedores técnicos de los procesos. Esta nueva política, que todavía no tiene fecha de anuncio, tiene el objetivo de cumplir con la meta del presidente Alberto Fernández de dejar atrás la etapa de cartelización que marcó el área.

La Oficina Anticorrupción trabajará en conjunto con el Capítulo Argentino de World Compliance Association para trabajar sobre programas de integridad tanto de empresas públicas como privadas. La presidenta del Capítulo Argentino de la asociación internacional, Lina Anllo, y Félix Crous, titular de la Oficina Anticorrupción, se reunieron a los fines de diagramar trabajo en conjunto y proyectar eventos sobre transparencia tratados en los diferentes Comités Técnicos que integran la World Compliance Association Capítulo Argentino. "Generalmente los riesgos que un programa de compliance debe contemplar residen en áreas sensibles como compras, contrataciones, licitaciones, pagos", comunicaron desde la asociación.

















Tiempo Audiovisual

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS