"Ser esencial": historias de los barrios populares en plena pandemia

La serie documental que conduce Diego Alonso retrata las carencias y los compromisos solidarios que se hicieron más visibles con la llegada del Covid-19. Cuenta con la dirección Nicolás Cuiñas, el asesoramiento de contenidos del Padre Pepe y llegará a la TV Pública este domingo a las 21:30.

22 de octubre de 2020

El domingo se estrena por la TV Pública Ser Esencial, la serie documental que promete abrir nuevas lecturas sobre la pandemia en general, pero sobre todo sobre las miradas sesgadas que solemos tener sobre los otros -y sobre nosotros mismos-, en especial las que están condicionadas por la clase social a la que se pertenece y el género en el que cada uno se reconoce.

“Es un relato documental con algún tinte periodístico -define Diego Alonso, conductor Ser Esencial, con idea y guión de Walter Peña, asesoramiento del Padre Pepe di Paola y dirección de Nicolás Cuiñas-. Lo que tiene de bueno es que nosotros nunca planteamos un malo: es muy normal en la televisión que cada vez que hay un informe está la búsqueda del malo, y acá nosotros no nos paramos en eso, nos paramos en mostrar lo que está bien. Me parece que es hora de empezar a ver sus espacios y dejar la pelea chiquita, ver verdaderamente lo importante. Este momento único que tiene que ver con la pandemia ha descubierto cosas que estaban pero que no las veíamos porque no queríamos. Y el que no las quiera ver va a poder seguir por su camino sin verlas, pero la idea es poder abrir un poco los ojos a la gente y mostrar qué es lo que realmente pasa.”

Todo empezó apenas comenzó el aislamiento. En primer lugar los movió la inquietud documentalista: lo que no se registra en el momento “después no se puede contar”. Luego, por el conocimiento que Peña tenía del trabajo del Padre Pepe, porque “ese trabajo no se podía dejar de hacer porque mucha gente de las villas se iba a caer del sistema, así que tenían que hacer ir haciendo su obra. Y la idea era documentar que ahí la gente no podía mantener ese aislamiento estricto”.

Alonso también conoce al Padre Pepe desde hace tiempo, de la época en la que trabajaba en La Villa 21: como integrante de Okupas y Tumberos, Alonso se contactó con el grupo de teatro que trabaja en el barrio para hacer casting, y se cruzaron varias veces, incluso en filmaciones.


-¿Encontraste alguna diferencia entre cómo se manejan ellos frente a la pandemia y cómo es en el resto de la ciudad?

-Como ellos ya saben que son de la villa y tienen muy claro quiénes son, dónde están, el por qué de su situación, saben que cualquier causa externa los va a golpear más a ellos que a los que viven en otras condiciones. Son gente como más natural, al menos con menos frivolidad. Tienen muchas más ganas de ayudar, no sé si son más solidarios. He visto un montón de gente que viene de Palermo, de otros lugares, niños bien que de buena onda vienen a llevar cosas, alimentos, y me parece que está buenísimo. No digo que en la Ciudad no haya gente tan natural, pero la frivolidad mata un poco eso. Un día lluvioso como hoy en las villas saben que todos tienen el mismo problema, y nosotros que estamos bajo techo y por ahí me pongo a cocinar un pan y lo subo a Instagram.


En los 13 capítulos se irá contando el accionar de los curas villeros desde el inicio de la pandemia hasta la actualidad. Los que sobrevivieron y los que se fueron. “Ahí se contagiaron casi todos, por suerte no hay muchas bajas. Vamos a contar ese proceso para saber mejor cómo estamos parados nosotros y cómo están parados ellos. Hay unas historias que son muy interesantes, porque empezás a conocer historias que si no fuera por este laburo se habrían perdido. Personajes que han modificado su vida y la pandemia los  encuentra ahí, en su proceso de cambio. Porque no todos los personajes con los que trabajamos son de la villa, la mayoría no, se han adoptado a la villa como forma de vida. Los curas villeros son eso. Salvo el Padre Bachi que había nacido en una villa y era un referente y murió plena obra, no es que se tuvo que esconder para cuidarse, murió en su ley. Y eso es mucho más que digno.”

Pero no sólo son curas los que cambiaron su modo de vida para sumarse al de la villa. “Siempre es una elección: te vienen corriendo los tiros y decís 'me voy a esconder a la villa', también es una decisión propia. Pero no voy por ese lado. En el documental te vas a encontrar con personajes que son maravillosos, uno que era  director de orquesta del Colón y dejó todo y está trabajando de enfermero ahí, un tipo de la alta sociedad y decís: 'Wow, o sea ¿qué pasó?' Y empezás a entender un poco. Creo que los que hacen pan en Instagram se van a querer morir (desata la carcajada)."


Ser Esencial: domingos, 21:30 hs, TV Pública. Con Diego Alonso; idea y guión: Walter Peña; asesoramiento de contenidos: Padre Pepe di Paola; dirección: Nicolás Cuiñas.

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS

Tiempo Audiovisual