Sin patrones, la autogestión se hace carne

Subpga es un frigorífico histórico de Berazategui que se transformó en cooperativa en 2006, tras el vaciamiento empresarial. Acaban de recibir un financiamiento de Desarrollo Social y exportan a Brasil y Angola. La receta, dicen, es "apostar al laburo colectivo".

Imágenes capturadas con Motorola One Vision. 

(Foto: Edgardo Gómez)
12 de septiembre de 2020

En la mañana gélida del sur del Conurbano se reparten facturas y chocolatada bien calentita, en el playón del frigorífico. Los muchachos de la noria están ataviados de estricta etiqueta blanca y cubrebocas al tono. Llevan a mano, todavía enfundados, sus fieles y siempre afilados cuchillos. Antes de comenzar la faena en las cámaras, conversan mansos y tranquilos, con la obligada distancia social que impuso la maldita pandemia. Se los ve contentos a los laburantes del Subpga, la impronunciable sigla de Subproductos Ganaderos Argentinos. No es para menos. La cooperativa nacida en el arrabal obrero de Berazategui acaba de recibir del Ministerio de Desarrollo Social un financiamiento de 8 millones de pesos para poner operativas dos nuevas torres de enfriamiento. “Es un golazo, compañero, sin esas torres seríamos como una heladera sin frío, casi un ropero. Son esenciales. Imagínese lo contentos que estamos”, explica Luis Maidana, presidente de la empresa recuperada por los trabajadores en el lejano 2006, cuando fueron víctimas del vaciamiento empresario.

El Subpga es un frigorífico histórico con más de 70 años sobre el lomo. “En 2005 les habían otorgado a los dueños la mayor cuota Hilton del país, pero los sinvergüenzas primero dejaron de pagar los aguinaldos, después las vacaciones, y más tarde ni siquiera los salarios. Una mañana llegamos y se habían rajado”, recuerda Maidana de los tiempos en que los trabajadores eran carne de cañón de la patronal. Vaciamiento, acampe, toma, desalojo, fondo de lucha, rifas, cortes de ruta, vaquitas en el barrio, colectas en los semáforos del Camino General Belgrano. Durante mucho tiempo los laburantes la pasaron brava, hasta que lograron reabrir el frigorífico. A puro esfuerzo colectivo, armaron una cooperativa.

Atravesaron épocas buenas, malas y hasta muy malas. Pero siempre salieron a flote. “En 2011 tuvimos una renovación. Entonces éramos cien personas, ahora casi 500 familias se ganan el pan acá. Piense que arrancamos desde menos veinte, nadie nos quería poner una vaca. Acá todos ponemos el lomo en varias tareas. Somos industriales, abogados, contadores y, por supuesto, trabajadores del cuchillo. Esta es nuestra empresa y la cuidamos”, dice Maidana, que comenzó en el gremio a los 16 juntando grasa. Maneja el acero con destreza y sabe mares sobre los subproductos como las achuras y los cueros. Actualmente, Subpga produce para el mercado interno y además exporta a Brasil y al continente africano.

“Muchos dicen que empresario viene de la palabra emprendedor, bueno, acá los trabajadores somos emprendedores”, sostiene el presidente, filoso.


...
(Foto: Edgardo Gómez)

...
(Foto: Edgardo Gómez)


Carne propia

Bañadores, guincheros, rajadores de pecho, sierristas: son las especialidades alineadas a lo largo de la noria que convierten la res en carne de gancho. Oficios que suelen heredarse. “Lo llevo en la sangre, mi viejo era del gremio y yo de pibe venía a traerle el morfi”, recuerda Rubén Ángel Sosa, que está en la empresa desde 1979. El memorioso obrero de 64 años da una clase de historia: “Acá trabajaban 3500 personas. La carne nuestra era marca registrada en Sudamérica y en Europa. En el ’87 nos llevamos la medalla de oro. Después vino el vaciamiento, y por el trabajo de todos los compañeros, ahora es nuestra empresa.”

La primera faena en la etapa cooperativa, dice don Sosa, “fue uno de los momentos más felices de mi vida, teníamos unas ganas bárbaras de pelar vacas.” Después saca pecho y dice orgulloso que Subpga es de los mejores frigoríficos de la zona sur: “Le ganamos a los tarifazos, a las 46 inspecciones que nos mandó Macri y andamos mejor que antes. Hasta pusimos médicos y dentistas para atender a los compañeros. Piense que cuando había patrón, no teníamos ni para una aspirina.” ¿La receta del éxito? Don Sosa no titubea: “Apostar al laburo colectivo, al futuro. A los pibes nuevos siempre les digo lo mismo. Que no piensen en el hoy, en el manguito de la semana, que a veces es poco, pero siempre sirve. Si le metemos todos para el mismo lado, el mañana siempre va a ser mejor.”

Vapores, ruido mecánico, hormigueo de trabajadores y las reses que se deslizan desnudas hacia las cámaras. Chinchulines, tripas, sangre. El frigorífico devora todo en una pantagruélica digestión. Nada se pierde. Todo se aprovecha. Ariel Sánchez hace mover los ganchos. Entrar al frigorífico, hace dos años, le cambió la vida: “Estaba en la mala, y los compañeros me dieron una mano. Ahora puedo darle un plato de comida a mi familia”. Muy cerca laburan Cristian y Pablo, expertos afiladores: “El cuchillo es como la extensión de la mano, es un trabajo delicado, no se pueden dañar las mollejas, por ejemplo. Somos como cirujanos”, arriesgan los muchachos.

...
(Foto: Edgardo Gómez)

...
(Foto: Edgardo Gómez)


En la sala de máquinas aparece Walter Espíndola, el hombre orquesta que garantiza el frío: “La principal diferencia con la etapa patronal se la resumo en dos palabras: somos dueños”. Hace un tornillo siberiano en las cámaras que cobijan las menudencias para exportación. La térmica está por el piso, 20 grados bajo cero. Pablo Almada es el especialista en estos terrenos congelados: “La cooperativa es como una cadena, compañero, cada laburante es un eslabón. De cada anillo vive una familia, ese es el compromiso que renovamos todos los días.”

Treinta años en la noria del Subpga atesora Miguel Barraza. Su experiencia la resume con palabras directas, rápidas y precisas, como aconseja laburar a sus pupilos con el cuchillo: “Hay que dar todo por el trabajo. Acá está mi vida entera.”

Antes de dejar las cámaras, los muchachos del frigorífico hacen una promesa para cuando la peste sea sólo un mal recuerdo: “Flor de asadazo vamos a compartir”, se despide Barraza. La carne, de primera obviamente, la pone la cooperativa.

"Acá hay trabajo, gente poniéndole el cuerpo"

La semana pasada se acercaron hasta el predio de Subproductos Ganaderos Argentinos (Subpga) el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y el director de Programas de Inclusión Económica de esa cartera, Eduardo “Vasco” Murúa.

“Este es un gran ejemplo de una empresa recuperada exitosa. Que tiene tránsito federal y que también exporta. Desde el Ministerio, con el sistema de créditos no bancarios, ayudamos con el tema del frío, con dos torres que facilitan la producción. Vamos a seguir aportando para que puedan cambiar otras maquinarias. La cooperativa viene trabajando muy bien, exportando a Angola y a Brasil, haciendo valor agregado. Lo dice el presidente Alberto Fernández todos los días: la Argentina se reconstruye con trabajo y producción. Acá hay trabajo, gente poniéndole el cuerpo”, explicó Arroyo a Tiempo.

Como parte del programa Potenciar Trabajo del Ministerio de Desarrollo Social, se le otorgó al frigorífico un financiamiento no bancario para empresas recuperadas. La asistencia financiera a las cooperativas tiene como objetivo promocionar el desarrollo económico y la inclusión social, en un contexto en el que son un actor clave.

En ese sentido, el titular de la cartera social indicó que existen más de 400 cooperativas que generan unos 18 mil puestos de trabajo en forma directa, y que hasta el momento se presentaron 70 proyectos para la línea Potenciar, de los cuales 40 ya fueron aprobados para recibir financiamiento.

Por su parte, el “Vasco” Murúa agregó que desde el Programa de Inclusión Económica van a seguir impulsando el Plan Recuperar, con ayuda económica para las cooperativas de todo el país: “Queremos que cada cooperativa tenga su proyecto. Sabemos que el contexto es muy difícil por la pandemia, pero tenemos confianza en que, trabajando, estos tiempos duros también los vamos a superar. Pasamos la pandemia de 2001, la de Macri y también vamos a superar esta”.

...
(Foto: Edgardo Gómez)

...
(Foto: Edgardo Gómez)

"De la Cuota Hilton a la lucha

La industria de la carne es, con una veintena de empresas recuperadas, una piedra angular del movimiento autogestivo, junto a las metalúrgicas, textiles, gráficas, alimenticias y gastronómicas. En ese rubro, Subpga fue un gigante, administrado por los hermanos Gonzalo y Álvaro Martínez Villanueva, que lo llevaron a la quiebra en 2006, luego de estar involucrados en un escándalo con la distribución de la Cuota Hilton. Los trabajadores, despedidos en enero de ese año, ocuparon la planta, fueron desalojados por la policía en abril y recién a fin de año lograron que el gobierno provincial, mediante una ley de expropiación (la 13.481), les cediera la propiedad a título oneroso. Desde entonces, la cooperativa de trabajo reinició una faena cimentada, como todas, en la lucha de sus socios La industria de la carne es, con una veintena de empresas recuperadas, una piedra angular del movimiento autogestivo, junto a las metalúrgicas, textiles, gráficas, alimenticias y gastronómicas. En ese rubro, Subpga fue un gigante, administrado por los hermanos Gonzalo y Álvaro Martínez Villanueva, que lo llevaron a la quiebra en 2006, luego de estar involucrados en un escándalo con la distribución de la Cuota Hilton. Los trabajadores, despedidos en enero de ese año, ocuparon la planta, fueron desalojados por la policía en abril y recién a fin de año lograron que el gobierno provincial, mediante una ley de expropiación (la 13.481), les cediera la propiedad a título oneroso. Desde entonces, la cooperativa de trabajo reinició una faena cimentada, como todas, en la lucha de sus socios

Tiempo Audiovisual

Esta nota fue posible gracias al apoyo de nuestros lectores.

Su aporte nos permite hacer periodismo sin condicionamientos. El sueño de un medio libre no es solo nuestro.

SEAMOS SOCIOS